EL FIN DEL MUNDO

Desde que tengo conciencia de mi mismo he oído hablar del fin del mundo. Y han pasado los años, y nada ha ocurrido. La mente creativa de hombres que buscan notoriedad, y algunos centímetros en los periódicos ha provocado situaciones de ese tipo. 
El concepto del fin del mundo es bíblico, y se refiere a aquel momento cuando el Padre destruirá, por medio del fuego, a la tierra conocida, y también los cielos. Para que esto suceda debe, antes, pasar algunas cosas. Lo que si puedo asegurar es que aún falta mucho tiempo para esto. 
Pedro escribió acerca de esto: Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas. (2 Pedro 3:9-11).
¿Cual es la razón por la que Dios destruirá a la tierra? La respuesta la hallamos en Isaías 24. Le invitamos a usted a leerlo completo, porque alli dice Dios lo que hará. 
¿Cuando será esto? No se sabe. Ni aún el Señor Jesús lo sabe. El dijo: “pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre (Mateo 24:36). Y Pablo escribió: Pero acerca de los tiempos y de las ocasiones, no tenéis necesidad, hermanos, de que yo os escriba. Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche; que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán (1 Tesalonicenses 5:1-3). Tal y como entendemos de lo que está escrito, no es posible hacer una predicción confiable del día y la hora en que terminará todo.
Es necesario entonces aclarar acá, cuales eventos han de venir, antes del fin de todas las cosas:

  1. Debe aparecer al "hombre de pecado", o antiCristo. Pablo escribió: no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca.Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios (2 Tesalonicenses 2:2-4).
  2. Deben llevarse a cabo siete sellos y siete trompetas, las cuales aparecen en su Biblia a partir del capítulo 6 de Apocalipsis. El Señor Jesús vendrá después del sonido de la séptima trompeta (1 Corintios 15:53)
  3. Debe venir el Señor Jesús a buscar a su iglesia. El vendrá después del sonido de la séptima trompeta (Mateo 24:31; 1 Corintios 15:53)
  4. Se producirá el juicio contra la iglesia, cuando el Señor pondrá a las ovejas a la derecha, y a los cabritos a la izquierda (Mateo 25)
  5. Jesús y sus santos gobernarán la tierra, durante mil años (Daniel 7:26-28), tiempo durante el cual Satanás estará preso (Apocalipsis 20:2).
  6. La iglesia ascenderá al Paraíso donde será guardada por un tiempo, entre tanto el Padre desata su ira contra el morador de la tierra, que la ha contaminado con su pecado (Isaías 24, 26). Durante este tiempo Dios dejará caer sobre la tierra, las siete copas de su ira. 
  7. Satanás será soltado, y reunirá a un ejercita para pelear en contra del Cordero (Apocalipsis 20:7).
  8. Dios enviará fuego del cielo y los destruirá (Apocalipsis 2:8-9).
  9. Satanás junto con la primera y segunda bestia, así como la muerte, el Hades, y todos los que no están inscritos en el libro de la vida serán apresados y enviados al lago que arde con fuego y con azufre (Apocalipsis 20:10,14).
  10. Será el gran juicio de todos los que murieron sin Cristo. Los libros serán abiertos y cada quien será juzgado conforme a sus obras (Apocalipsis 20:12)
  11. En ese momento la tierra será destruida, y Dios hará unos nuevos cielos y una nueva tierra (Apocalipsis 21)
  12. Después de la Santa ciudad, la nueva Jerusalén bajará del cielo.
Un mensaje para todos aquellos que lean esta página, es que Dios destruirá sólo a aquellos que no le obedecieron, que no aceptaron las palabras de Jesús, y no se dejaron guiar por el Espíritu Santo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL SEXTO SELLO:

¿QUÉ PASA CON LA TRIBU DE DAN?

EL RAPTO Y EL ARREBATAMIENTO