domingo, 23 de diciembre de 2018

¿JESÚS O YAHSHÚA?



Tradicionalmente hemos oído y leído llamar al Hijo de Dios por el nombre de Jesús. Por ejemplo en el evangelio de Lucas se lee, durante la aparición del ángel Gabriel:María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios. Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS” (Lucas 1:30,31).
Así que, aparentemente, el nombre que el ángel le dio a María para ponerle a su hijo fue Jesús. Pero hay un problema acá y es que es muy poco (pero realmente muy poco) probable que el ángel haya hablado a María en español, inglés, latín o griego. Con toda seguridad le habló en hebreo. Y en hebreo el nombre no es Jesús.
Veamos una comprobación de esto. En Mateo 1.21 el ángel (suponemos que fue Gabriel, ya que éste fue identificado por Lucas como el portador de la buena noticia) le dice a María: “Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de su pecado”. Cuando el ángel dice “porque”, automáticamente enlaza una parte de la oración con la otra, queriendo dar a entender que una es consecuencia de la otra. Es decir tal parece que Jesús significaría “Dios salvará a su pueblo”. Sin embargo, esto no es así. El ángel le dijo a María que el Nombre de su hijo tendría un significado que reflejaría la obra que haría en la tierra; es decir salvaría a su pueblo. Jesús es un nombre occidentalizado producto de una transliteración del hebreo al griego (Iesous), luego al latín (Iesus) y por último al español. Pero la transliteración no mantiene el significado inicial.
Veamos lo que publica el recurso Biblia Paralela, con relación al Nombre del Señor.
   Quien colabora con escribe lo siguiente “2424 Iesoûs - Jesús , la transliteración del término hebreo "Yehoshua" / Jehoshua , contratadas para "Joshua") que significa " Yahwhe salva" (o " Yahwhe es salvación").
En consecuencia el término Jesús (o cualquier otro es una transliteración al idioma natural), por lo que el nombre a considerar como válido debe contener las consonantes YHSH. Los puntos vocales fueron añadidos posteriormente.
Esta porción escrita en la herramienta de internet de aparecerá cada vez que sea mencionado el Nombre de Jesús, refiriéndose al Hijo de Dios.
EL NOMBRE TIENE UN PROPÓSITO:
En el antiguo testamento tenemos algunos ejemplos, de colocar un nombre que reflejen una acción, o un propósito. Un caso es el de Lamec que llamó a su hijo “Noé [“consuelo, descanso”], diciendo: Este nos aliviará de nuestras obras y del trabajo de nuestras manos, a causa de la tierra que Yahweh maldijo” (Gn 5.29). Heber puso a su hijo el nombre de Peleg [“división”], porque en sus días fue repartida la tierra (Gn 10.25). Era costumbre ponerle el nombre al hijo según lo que este haría después en su vida, o según alguna característica que resaltara. El mismo Isaac (risa) recibió su nombre, porque Sarah rio cuando le anunciaron que, a una edad avanzada, tendría un hijo (Gn 17.19).
Dada la costumbre impuesta por el mismo Dios de colocar el nombre (e incluso cambiarlo) de acuerdo a algo en específico, no parece creíble que el nombre que el ángel le dio a María fuese Jesús (en inglés y español que eran idiomas que no se hablaban en aquella época) o Ieosus (griego) o aún Iesus (latín) porque ninguno de ellos al ser pronunciado significa “Dios salvará a su pueblo”.    
Está claro que el deseo del Elohe Yahweh era que el nombre de Su Hijo significara “Dios salva” o “Dios salvará”, lo cual lleva implícito el mensaje de que la salvación viene de Dios. Pedro dio unas palabras que muestran claramente el entendimiento que él tenía acerca de este asunto: “Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo. Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos (Hch4.12; RV1960).
Que interesante que la conclusión de Pedro es que en el nombre hay salvación; porque Jesús no significa eso.
BUSCANDO EN INTERNET: En la página http://emologias.dechile.net se lee para la definición etimológica del Nombre del Hijo de Dios: “La palabra Jesús viene del latín Iesus, y este del griego Iesous y este del hebreo Yehshúa (salvador)”. Como puede ser visto acá, para explicar el nombre en otra lengua se acude a definición en hebreo, porque no existe una para otro idioma.
¿ENTONCES CUÁL ES EL NOMBRE?
 Debemos tener claro que en hebreo cada consonante significa algo, y de allí que cuando se quería dar valor a un propósito, se armaba el nombre para que tuviese ese significado. De allí que en los ejemplos que pusimos al principio (Noe y Peleg), los padres buscaron que el propósito se asociará con la construcción del nombre. En este sentido si el Abba Yahweh quería que el nombre de su Hijo tuviese el propósito de significar “Yahwh salva”,  no podía ponerle Iesous, Iesus o Jesús. El Nombre tenía que significar eso.
Ahora bien, habiendo entendido esto podemos comenzar a construir el verdadero nombre del Hijo; teniendo primero que comprender algo: El Nombre del Elohe no es Jehová (vea nuestro artículo referido a esto), sino Yahweh. El Nombre del Elohe también fue construido (por ÉL mismo) con un propósito: decirle al mundo que Él es el Eterno Dios, que no hay otro antes que ÉL, ni habrá otro después. Que ÉL no fue creado, sino que ha existido desde siempre. EL tetragramatón YHWH  (Exodo 3.14), tiene ambas líneas, el significado junto al propósito. “Yo (Y) Soy (H) el que (W) Soy  (H), interpreta el deseo de Dios en cuanto a que la humanidad sepa cuál es Su Nombre, porque así sabe qué es Él.
EL NOMBRE DEL HIJO: Para construir el Nombre del Hijo debemos tener claro el propósito, como ya hemos explicado; y este es dejar claro y que cada quien entienda que Dios Salvará a su pueblo, como ya hemos explicado en un comentario de Pedro.
En Hechos 4, Pedro y Juan están ante el concilio a causa de la sanidad dada a un cojo, por lo que al ser interrogados por este asunto Pedro dice: “Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo. Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos” (Hechos 4:11,12).
Pedro dice hay un nombre que significa salvación. Cualquiera que escuchara el Nombre, entre el pueblo judío, entendía que el Nombre decía claramente que hay salvación en Dios. Acaso cuando usted escucha el nombre Jesús entiende que en Dios hay salvación? Claro que no. En cambio cuando un judío oía el Nombre Yahshúa sabía que le decían esto. Escuchar el Nombre, era entender el propósito.
EL NOMBRE EN EL ANTIGUO TESTAMENTO: El salmo 69.35 dice textualmente “Porque Dios salvará a Sion, y reedificará las ciudades de Judá; Y habitarán allí, y la poseerán”. En arameo tiene la forma que presenta Biblia Hub, la cual mostramos seguidamente:

El término Dios (God en inglés y Elohim en arameo) salvará (will save en inglés y yowosia en arameo) es exactamente “el propósito” que dijimos en párrafos anteriores que el Padre quería significar en Su Hijo.
Veamos ahora lo que la concordancia Strong dice al respecto. El término yowosia se origina en “yasha”. Este término fue usado con dos intenciones:
1.      Sea liberado, salvo.
2.      Sean salvos, en la batalla.
Esto mantiene el propósito original del nombre del Hijo. Ahora si vemos la estructura del término “yasha”, vemos que se acerca notoriamente a Yahshúa. Es una palabra compuesta (ya + sha) y sin duda Ya (sin la h) debe mantener la estructura original de Yah como diminutivo de Yahweh. El término Yah lo encontramos muchas veces en las Escrituras para referirse a Dios. También vemos que se usa sha (sin la u). Acá lo importante son las dos consonantes, “s” y “h” que significan salva.
Ahora veamos otro salmo que es aún más preciso. El salmo 70, en el verso 4. Allí dice: “Gócense y alégrense en ti todos los que te buscan, Y digan siempre los que aman tu salvación: Engrandecido sea Dios”. Su apariencia en arameo es:
Acá encontramos llegando al final del texto que para “tu salvación” (Your salvation) se usa el término yesuateka. Recurrimos entonces a la concordancia Strong para hallar la definición. Esta palabra se origina en “yehshúa”, que es exactamente el Nombre dado el Señor. Acá no queda lugar  a dudas de que el nombre correcto no puede venir de otro idioma que no sea el arameo.
EL PROPÓSITO: Llamar al Elohe Yah  es como si solo Le llamáremos por “Yo Soy”. Estas fueron las palabras expresadas por el Hijo de Dios cuando los que le buscaban para apresarle, preguntaron por él. Juan 18.5 y al instante “retrocedieron, y cayeron” (Juan 18.6). La respuesta del Señor fue “Yah”.
De tal manera que Yah debe formar parte del nombre del hijo, si entendemos que Yahweh quiso expresar en él: “Yo soy quien salva”. Ciertamente esta partícula no aparece en Iesous (griego). Iesus (Latín) o Jesús (español e inglés). El resto del nombre se puede construir con las consonantes SH, que traduce “el que salva soy”. De tal manera que el nombre del Hijo queda construido como YHSH, es decir “Yo el que salva Soy”. Los puntos vocales vienen por el sonido que toma esta palabra al ser pronunciada; es decir “Yehshúa” (otros lo pronuncian “Yahshúa”).
Es así que al pronunciar el Nombre Yehshúa decimos “el Yo Soy salva”. Y esto es el propósito del Padre. Por eso Pedro dijo que en ningún otro Nombre hay salvación, porque ni siquiera la transliteración de un idioma a otro garantiza esto.
Esto tiene su importancia porque es en el Nombre que suceden las cosas. El Señor está cuando dos o más se reúnen en Su Nombre.
SATANÁS CONOCE EL NOMBRE: Pedro y Juan sanaron a un cojo que se sentaba en el templo a pedir. Eso causó un enorme revuelo que provocó que  vinieran “sobre ellos los sacerdotes con el jefe de la guardia del templo, y los saduceos, resentidos de que enseñasen al pueblo, y anunciasen en Yeshúa la resurrección de entre los muertos. Y les echaron mano, y los pusieron en la cárcel hasta el día siguiente, porque era ya tarde” (Hechos 4.1-3). Al siguiente día el sumo sacerdote Anás, y Caifás y Juan y Alejandro, y todos los que eran de la familia de los sumos sacerdotes;  poniéndoles en medio, les preguntaron: ¿Con qué potestad, o EN QUÉ NOMBRE, habéis hecho vosotros esto?
A esto, Pedro lleno del Espíritu Santo les respondió: “no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos” (Hch 4.12). Las autoridades viendo el arrojo de los apóstoles decidieron intimidarles para que “no se divulgue más entre el pueblo”. Por ello decidieron amenazarles “para que no hablen de aquí en adelante a hombre alguno en este NOMBRE”. Y llamándolos, les intimaron que en ninguna manera hablasen ni enseñasen en el nombre de YEHSHÚA.
Es apropiado inferir que quien realmente no quería que ese NOMBRE fuese conocido era el propio Satanás ¿Por qué? Es sencillo, el nombre habla de la derrota del enemigo de Dios, porque ¿de que habría que sanar o salvar, sino de la destrucción que este ser causó en cada persona por el pecado de Adán primero, y por el propio después? Dios salva por medio de Su Hijo de la destrucción que Satanás causó.
PERSECUCIÓN POR EL NOMBRE: La persecución que vino después que el Señor ascendió fue por causa de su Nombre, y aún la persecución que vendrá en el mundo, a los que le aman es por causa de su Nombre.  Porque éste tiene poder para salvar. En Joel, libro profético que tendrá su cumplimiento durante el tiempo del fin, dice: “Y todo aquel que invocare el nombre de Yahweh será salvo; porque en el monte de Sion y en Jerusalén HABRÁ SALVACIÓN, como ha dicho YAHWEH, y entre el remanente al cual él habrá llamado.
En este sentido (considerando que Satanás odia el Nombre) adquiere sentido lo que el Señor le dijo a los discípulos: “seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre; mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo” (Mateo 10:22; Marcos 13:13) y también “Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre” (Mateo 24:9).
RECOMPENSA POR AMAR EL NOMBRE DEL SEÑOR: Mateo recoge este pasaje: “Y cualquiera que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por mi nombre, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna.” (Lucas 6:22,23). Quien ama  y recibe el Nombre del Señor, será recompensado. Por esto Satanás lo odia.
EL PODER DEL NOMBRE: En la congregación: Cuando la iglesia (o grupos de ella) se reúnen en el Nombre, ocurre la bendición más grande. Veamos: “Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mateo 18.20).
Las  señales: Es en su Nombre que ocurren los milagros y sanidades: “Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán”
El perdón: La predicación del perdón de Dios a los hombres, está fundamentado en el arrepentimiento basado en Su Nombre (recordemos a Pedro en Hechos 4:11,12). Después de su resurrección el Señor se apareció a sus discípulos “y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. Y vosotros sois testigos de estas cosas” (Lucas 24:46-48).
Los demonios: Que un demonio (el cual es el espíritu de un gigante, producto de la relación entre un ángel y las mujeres de la tierra, quien murió a su tiempo por la voluntad del Padre) se sujete a un hombre adámico,  no es cosa de esperar. Ellos saben quién tiene el poder y a él obedecen; en consecuencia obedecen a Dios. No tienen porque obedecer al hombre. Sin embargo lo hacen cuando éste es discípulo y va en el Nombre del Señor. Recordemos este evento: “Volvieron los setenta con gozo, diciendo: Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu nombre. Y les dijo: Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo. He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará. Pero no os regocijéis de que los espíritus se os sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos”. (Lucas 10.17-20)
Hijos de Dios: Pablo escribió en Romanos 8:26,27 lo siguiente: “El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados”. Pero cómo da testimonio el Espíritu? Lo hace sobre la base del Nombre. Así escribió Juan: “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios” Juan 1:12,13).
Para ser nacido de Dios es necesario recibir al Hijo, creer en Su Nombre.
RECOMPENSA: Al ángel de la iglesia de Éfeso el Señor le reconoce lo siguiente: “Yo conozco tus obras, y tu arduo trabajo y paciencia; y que no puedes soportar a los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos; y has sufrido, y has tenido paciencia, y has trabajado arduamente por amor de mi nombre, y no has desmayado” (Apocalipsis 2:2-3). Luego al final añade: “Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios”. (v.7)
Al ángel de Pérgamo le dice: “Yo conozco tus obras, y dónde moras, donde está el trono de Satanás; pero retienes mi nombre, y no has negado mi fe, ni aun en los días en que Antipas mi testigo fiel fue muerto entre vosotros, donde mora Satanás”. (Ap 2.13)
Al ángel de la iglesia de Pérgamo le da un anuncio semejante: “Yo conozco tus obras; he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque aunque tienes poca fuerza, has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre”. (Ap. 3:8)
CONCLUSIONES:  Así pues las Escrituras dan clara evidencia de que es absolutamente necesario conocer el Nombre del Señor, respetarlo y mencionarlo en su correcta pronunciación, para beneficio propio. Conozca el apropiado Nombre del Señor y pronúncielo como es. Esto es agradable a Dios.


¿YaHWeH o Jehová?


Moisés fue llamado por Dios Creador para que sacara al pueblo de Israel de Egipto, y lo llevara a la tierra prometida. Ante esta instrucción Moisés le refuta: “He aquí que llego yo a los hijos de Israel, y les digo: El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros. Si ellos me preguntaren: ¿Cuál es su nombre?, ¿qué les responderé?”. Entonces Dios le dijo: “Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY.
Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros”. En términos hebreos יְהֹוָהsería; es decir . Esta expresión ha quedado como el “Nombre de Dios”, sin embargo fue una respuesta a la pregunta de Moisés. Dios le dijo “Yo Soy”. No le dijo que este era Su Nombre, sino más bien es suficiente para ti y para ellos que “el único Dios Verdadero te mande”. A fin de cuentas Dios dejaría muy claro ante Faraón y mundo, que quien les mandaba a salir de Egipto ES y esto quedó muy claro por los hechos milagrosos que acompañaron la salida de Israel desde Egipto.
En Éxodo 6:2 Dios le dice a Moisés que Él sacará a Israel de Egipto “con mano fuerte” y le aclara a Moisés, recordándole lo que antes le había dicho: “Yo Yahweh”. El término Yo en hebreo se escribe  אָ֫נִי y se pronuncia “ani”. Luego viene la partícula conocida יְהֹוָה que corresponde a las letras Yod He Vau He; es decir YHVH.
Es a prtir del 6.3 Dios no usa donde usa   יְהֹוָ que pareciera simplificar el Nombre a YHWH que traduce Yo Soy Quien Soy en sólo 4 letras. Este es el conocido tretagramaton. Ahora bien en hebreo no es usual colocar vocales, aunque cuando alguna palabra es pronunciada, indudablemente se usan vocales. Sin embargo a en el hebreo moderno se usan los  “puntos vocalícos”, que conceden el sabor a vocal a la pronunciación. Era una práctica utilizar algunas de las vocales de Adonay para ser usadas al expresar El Nombre.
En este sentido el Nombre debería ser pronunciado Yahowahy, pero se adaptó a Yahowah y luego a Yahoweh y Yahweh que es como suele ser pronunciado. No obstante al latinizar el término fueron cambiadas las letras Y por la I y la W por la V, pasando a IaHVeH. Más adelante hacia el siglo XIV con la llegada del español, a la I se le añadió una colita, para pasar a ser J. Es posible que el nombre jota, venga del griego iota, con lo que era designada la “i”.
Así pues de Yahweh, se pasó a Iahweh y luego intercalando la “o” y cambiando la primera “a” por “e” y la I por J se pasó a Jehováh y ahora último a Jehová.
¿Pero hay alguna diferencia con esto? Sin duda Jehová no es el nombre de Dios, sino Yahweh. Notemos que la palabra mundialmente usada en cualquier idioma de la misma manera, Alleluyah, que significa Alabanzas a Yah, usa esta partícula para abreviar el Nombre. En este caso YaH significaría “Yo Soy”. Esta palabra no se escribe JeH, como debería ser si el Nombre de Dios fuese Jehová. Antes por el contrario usa YaH, con lo cual deja claro que la primera parte del Nombre es YH y no JH.
La importancia de pronunciar correctamente el Nombre radica en Sus Promesas. Por ejemplo en Joel 2.32 Dios dice: “Y sucederá que todo aquel que invoque el nombre del SEÑOR será salvo; porque en el monte Sion y en Jerusalén habrá salvación, como ha dicho el SEÑOR, y entre los sobrevivientes estarán los que el SEÑOR llame”. Si a usted le interesa ser salvado en tiempo de grandes dificultades, y sabe que puede serlo mediante el Nombre de Dios, se atrevería a usar un nombre incorrecto? Ahora bien en el original es usada la palabra YHWH donde aparece SEÑOR. Así pues el Nombre que es necesario invocar para ser salvo, durante los días de esa grande tribulación, es el correcto es decir YHWH, y no Jehová que nada significa.
Jehová no es el Nombre correcto de Dios. Su Nombre es YHWH o YaHWeH.
¿Por qué cambiaron el nombre de Dios? Esto nación en el corazón de Satanás. Él es el único que no desea que el Verdadero Nombre de Dios sea conocido, porque sabe que en el Nombre y poder de salvación. De igual manera ha ocultado el verdadero Nombre del Hijo, que es YaHSHua y no Jesús, o Iesus o Ioesus. El Nombre del Hijo significa Yah Salva.
Satanás que ha sido enemigo de Dios desde el principio y se ha opuesto a EL, queriendo incluso quitarle de Su Trono, ha ocultado el Nombre del Padre y del Hijo a través de lo que aparenta ser la iglesia.
El equivocado nombre Jehová se dice que se creó aproximadamente en 1518 por Pedro Galatino, quien fue confesor del papa León X.  A pesar de los esfuerzos de los reformadores protestantes por retornar a la verdad de la Biblia, la mayoría de los protestantes todavía retienen el erróneo nombre Jehová el cual fue tomado por ellos de los católicos.
Sólo llamando a Dios por Su Verdadero Nombre se honra al Padre y se reciben las promesas.



jueves, 6 de diciembre de 2018

EL PRONÓSTICO DE THE ECONOMIST


The Economist es una publicación semanal en lengua inglesa, con sede en Londres (Reino Unido), que aborda la actualidad de las relaciones internacionales y de la economía desde un marco global,
 sigue una línea editorial liberal que apoya la libertad económica, el libre comercio, la globalización, la inmigración y el liberalismo cultural, y que ha sido definida por ellos mismos como «un producto del liberalismo de Adam Smith y David Hume».3 Busca influir entre cargos de responsabilidad política y económica, por lo que su público objetivo es de clase alta y está familiarizado con el lenguaje económico. La publicación ha sido reconocida en el ámbito periodístico por el rigor de sus artículos,4​5​ que no suelen ir firmados; el consejo editorial se hace responsable colectivamente de la información.6​>

Lo anterior es un escrito cuya autoría pertenece a wikipedia, no es nuestro. Pero sirve para entender varias cosas. Primero, la revista pertenece en un 50% a los Rothschild - Agneli, de tal manera que tienen autonomía para decidir sobre la línea editorial. Los Rolthschild - Agneli están unidos por los negocios. Antepasados de los Agneli fueron banqueros y comerciantes del gusano de seda, negocios que los Rothschild han desarrollado siempre. Lo otro que encontramos es la línea editorial de la revista, dirigida hacia la libertad económica y el libre comercio, estándares que les ha servido a los Rothschild para desarrollar su estructura financiera. Con esto en mente pasaremos a escribir sobre el punto que queremos citar.

Los Rothschild (y esto lo puede confirmar cualquiera que lo desee, solo entrando en un buscador y tecleando este nombre) poseen una enorme influencia en este mundo. Ellos han construido desde el siglo XVIII, a través del fundador de la dinastía Mayer Amschel Bauer, un consolidado poder a través de los negocios, especialmente la banca. Este grupo familiar ha desatado un impenetrable imperio ligado al mundo financiero, que les ha llevado al tope del poder mundial. Siendo los propietarios del FMI y el BM han establecido un entramado de poder que inicia con préstamos a gobiernos de todo el mundo, los uales cuando se ven imposibilitados de pagar, ceden sus tesoros naturales como el oro, por ejemplo, lo cual aumento el poder de esta élite.

Los Rothschild son satanistas, es decir que conscientemente le sirven a Lucifer. Sus planes, los de los Rothschild, son los que han recibido del demonio y éstos tienen como base la destrucción del 90% de la población.  En su corazón (el de los Rothschild) está el desatar una serie de eventos en el mundo, que vayan dirigidos con este propósito. Para ello han planeado guerras, hambre, terremotos, epidemias, inundaciones y sequías. El más dramático de todos los eventos planificados por ellos es la matanza global, que ocurrirá sin que haya una razón aparente para ello. Unas fuerzas de destrucción masiva, preparadas desde hace años para ello, están listas para salir a la calle a simplemente, asesinar gentes.

Esto lo anunció el Señor Yahshúa cuando estuvo entre nosotros y aparece en los evangelios de Mateo (capítulo 24); Marcos (capítulo 13) y Lucas (capítulo 21). Pero el libro que más habla de ello es el libro profético de Apocalipsis. El capítulo 6 por ejemplo describe con muchos detalles estos acontecimientos. El caballo 1 es la llegada del Anticristo; el caballo 2 es la guerra; el caballo 3 corresponde al hambre y el 4, la gran matanza. Otros profetas hablaron de esto. Por ejemplo Zacarías (cap 13), Joel (cap 2) y Daniel (caps 7, 8, 9, 10 y 12).

La revista The Economist suele publicar en diciembre un pronóstico de como "ellos ven" el año siguiente. La revista muestra en su línea editorial y suelen presentar más que una previsión es un anuncio. Ellos controlan todo, tienen los medios para hacerlo y además quieren hacerlo; entonces ¿qué los detiene? En este punto debemos decir que el único que los puede detener es DIOS TODOPODEROSO. Y es ÉL quien los ha detenido desde el siglo pasado, cuando han venido anunciando (a escondidas) sus planes y no han logrado concretarles. Hay algunas razones por las que EL PADRE ha impedido que ellos hagan lo que quieren; siendo la más importante que el número de los gentiles que han de entrar por gracia a la salvación, aún no ha sido completado.

EL ANUNCIO PARA 2019: Dos portadas para 2019 han sido anunciadas. Acá te las presento el primer anuncio.


El fondo absolutamente negro de la portada podría significar algunas cosas, unas figuradamente y otras prácticas. El anuncio en términos figurados podría tratarse de un "panorama oscuro" para la humanidad y esta oscuridad figuradamente hablando está basado en términos prácticos. Un mundo completamente inundado como consecuencia de la manipulación climática (a través de las antenas de baja frecuencia como el HAARP), destruido a través de grandes terremotos de magnitudes superiores a 12 grados, con gente muriendo a causa de epidemias y hambre desplegadas en todo el mundo, sufriendo de una súper destructiva guerra mundial con armas atómicas o sufriendo una matanza indiscriminada y salvaje. El anuncio en términos prácticos podría tratarse de una oscuridad absoluta en todo el mundo, como consecuencia de un blackout. Éste será generado mediante bombas atómicas disparadas hacia la estratosfera, que provocarían que el plasma al regresar a la tierra, debido al cinturón de Van Hallen, achicharre todos los circuitos eléctricos en el área efectiva de impacto de la bomba. Una ausencia de electricidad dentendría al mundo, lo pararía en seco. lo cual aumentaría el hambre y la ausencia de recursos médicos.

La segunda portada que han sacado a la luz pública es la siguiente.

Ésta, un poco más gráfica que la anterior, muestra muchas imágenes. La portada está basada en el estilo Davinci, de cuyo fallecimiento se cumplen en 2019, 500 años. En ella se ve al hombre de Vitruvio (El Hombre es un estudio de las proporciones ideales del cuerpo humano, realizado alrededor del año 1490). A éste se le observa teniendo en una mano una mata de marihuana, en la otra del lado derecho un pelota de baseball. En los brazos izquierdos se observa a un celular con un código QR y una balanza con personas en ellas. ¿Que significa esto? La marihuana creemos será porque el próximo año se dará permiso en las naciones para su consumo controlado, como ya ha sucedido en otras naciones (Uruguay, por ejemplo). El código QR en el celular será porque el próximo año se dará inicio a la terminación del uso de efectivo, y al uso de este dispositivo para cancelar compras. La balanza con personas a cada lado, pero sesgado hacia uno, podría indicar que en esos tiempos se favorecerá el jucio a favor de algunos. La pelota de baseball podría ser porque de alguna manera este deporte tendrá un protagonismo inusitado. Algo como lo que ha sucedido con el football, que se ha visto envuelto en escándalos en los últimos años. Quizá sea el turno del juego de pelota. 
Otros dibujos como el cohe con enchufe, lo cual podría significar que a partir de 2019 se dará un gran impulso al coche eléctrico. La subida económica de India (el elefante cuyo colmillo es una curva ascendiente) , mientras China (el oso panda) mira con cierto enojo. El rostro con reconocimiento facial. indica que este procedimiento que está ampliamente desarrollado y en uso en naciones avanzadas, sería confirmado para identificación. Otros dibujos menos importantes aparecen en la revista.

Pero hay uno que llama la atención y este es "los 4 caballos del Apocalipsis" andando juntos y al mismo tiempo. Pienso que este era el propósito principal de la revista. Sin embargo ellos no planificaron delatarse tan abiertamente; así que lo incluyeron dentro de muchos dibujos. De esta manera lo anunciaban, pero nadie lo detectaría. Lo que han anunciado es que ellos planean desatar los males anunciados en los sellos, el próximo año.  

Acá te muestro donde está

Y esto lo hemos sacado de alli.


Así pues que ya lo sabes. Podrías prepararte para ese momento haciendo la paz con DIOS PADRE, mediante SU HIJO, YAHSHÚA. Aunque la iglesia estará acá durante esos tiempos malos, Dios guardará a los suyos.









GRETA THUMBERG

Esta reseña fue escrita por Tabhita Within para "Medium-Ambiente", para The New York Times El viernes 15 de marzo de 2019, 1...