lunes, 16 de noviembre de 2015

ELIMINACIÓN DEL EFECTIVO Y CHEQUES:

Un banco nacional tiene un publicidad simpática e ingeniosa, cuyo fin es desestimular por parte del usuario del banco, el uso del cheque y del dinero en efectivo. Para ello recurren a unos personajes vestidos de manera exagerada y grotesca, simulando la supuesta moda de aquella época. La vestimenta ridícula, las patillas exageradas y una actitud despreocupada y falsamente optimista de los personajes,  hacen el juego al propósito del banco.
Ellos esperan que la frase de su eslogan sea usada para etiquetar al usuario del cheque o del efectivo, poniéndole en evidencia y, siendo la burla de quienes le acompañan, vaya poco a poco o de una vez, dejando de usar estos medios de pago. En definitiva el uso de efectivo o cheque es, para los propietarios del banco, tan anticuado y ridículo como la ropa y la actitud despreocupada de los protagonistas del comercial.
Pero detrás de esto hay mucha tela que cortar, y un sinfín de cosas que evaluar. Esta política, nueva en mi país, no lo es tanto en otros lugares, por lo que una vez unidas las piezas, y armado el rompecabezas, esto viene a mostrar el juego macabro que  los gobernantes del mundo han empezado a jugar.
ANTECEDENTES EN EUROPA: El gobierno de Dinamarca quiere ser el primer país en el viejo continente que elimine el pago con dinero en efectivo. Para ello quieren comenzar con las tiendas, gasolineras y restaurantes a partir de abril de 2016. El Mobile-Pay sería el instrumento a utilizar, para lograr tal cometido. Mobile-Pay es una plataforma de pagos, que utiliza teléfonos inteligentes y deja de lado el efectivo, el cheque y las tarjetas de crédito y débito. En Dinamarca, en este momento, 1 de cada 3, utiliza Mobile-Pay.
En Francia se había planificado que, a partir del septiembre pasado, se pondría un límite de hasta 1000 euros para las transacciones en efectivo. Asimismo, los bancos deben informar al gobierno sobre cualquier transferencia que supere los 10.000 euros. Esto es control de la economía, buscando meter mano al efectivo en la calle.
En España el gobierno aprobó el pasado año, la Ley de Lucha Contra el Fraude, que prohíbe los pagos en efectivo por más de 2.500 euros.  En Grecia, donde la economía tiene ya 4 años en dura crisis, todo pago que supere los 70 euros debe ser hecho con cheque o tarjeta de crédito.
En Suecia la cuestión está más organizada y avanzada, pretendiendo la eliminación de dinero en efectivo (en metálico y papel). Ciertamente, en este país, los bancos  grandes han puesto en marcha la eliminación del dinero metálico y en papel, así como el uso de talonarios (cheques). El diario sueco SVENSKA DAGBLADET, recoge en su portal informativo que la banca ha reducido el manejo de efectivo en un 65% a 75%.
En América, en Uruguay, el Ministerio de economía llevará a consideración del Parlamento un proyecto de  ley que eliminaría el pago en efectivo en salarios y rentas inmobiliarias. El proyecto de ley llamado “de inclusión financiera” persigue el cobro y pago de sueldos y alquileres y pensiones, mediante transferencias o cheques bancarios.  Por otra parte, toda transacción superior a 15.000 dólares, será expuesta a una sanción.
Pero esto no es un asunto solo de Europa y América del Sur. En Estados Unidos el Financial Times ha escrito un artículo (firmado por Paul Joseph Watson), mediante el cual llama a la eliminación del dinero en efectivo, para dar más poder a los gobiernos y a los bancos centrales.
En el artículo un lamento sobre el ahorro, para tiempos de crisis, es el detonante para solicitar la eliminación del dinero metálico, contante y sonante.  Según este artículo mucha gente está guardando dinero, para el caso que un colapso económico ocurra. Y esto no es de su agrado. La principal preocupación de los bancos está en la posibilidad de que las gentes hagan grandes (o totales) retiros de dinero, en caso de que las tasas de interese bajen a valores cercanos a cero. Esto no podría ser hecho si el único dinero posible fuese digital, o cibernético.
¿CUÁL ES EL PRINCIPAL MOTIVO?
Detrás de todo esto hay alguna gente involucrada, que tiene sus propios intereses. Pero principalmente el gobierno. Pero no podemos descartar los intereses bancarios, y en última (o primerísima) instancia la élite que gobierna al mundo, y que es dueña de casi todos los bancos.
El argumento, que esgrimen los banqueros, para defender la eliminación del dinero físico y los talonarios (chequeras), son los siguientes:
1.       Ahorro en costos de emisión de chequeras
2.       Ahorro en seguimiento del uso de éstas
3.       Ahorro en la distribución del efectivo
4.       Ahorro en comisiones.
Por su parte los gobiernos argumentan lo siguiente:
  1. 1.       Hay evasión fiscal cuando se comercializa con dinero físico.
  2. 2.       También hay evasión fiscal por parte de los comerciantes, porque no queda registrada la transacción.
  3. 3.       Sería posible reducir en un alto porcentaje el narcotráfico y el terrorismo.
  4. 4.       Se promueve el anonimato.

El artículo escrito por Watson menciona que Keneth Roggof, economista, profesor universitario y Jefe del Fondo Monetario Internacional, se reunió a comienzos de este años (2015) con representantes de la Reserva Federal, del ECB, así como de los bancos centrales de Suiza y Dinamarca para tratar el tema de la eliminación del efectivo. La reunión fue en Londres. El año pasado Roggof solicitó la eliminación del dinero físico circulante, a fin de detener la evasión de impuestos, y la actividad ilegal, así como también prevenir que la gente haga retiros de dinero cuando las tasas de interés estén cerca de cero.
Keneth Roggof representó a los USA en la reunión de Bilderberg, celebrada en Chantilly, en 2012. Roggof es de la corriente de eliminar las monedas nacionales, y unificarlas todas en una sola. Por ello cuando se presentó la crisis con el euro, que puso a temblar la estabilidad de esta moneda unificada, fue un asunto para preocuparse.
La eliminación del cheque y del efectivo tiene como objetivo final el uso de una moneda electrónica para todas las transacciones, quitando de esa manera el privilegio del anonimato, exponiendo a cada persona a ser monitoreada por los amos del mundo. La cabeza de todo esto no está en el banco que promociona la eliminación del dinero físico; ni tampoco del gobierno del país donde ese banco funciona. La cabeza de todo esto está en los dueños del sistema financiero global: la familia Illuminatis, con los Rothschid a la cabeza.
Ellos son quienes dirigen la banca en todo el mundo y son los dueños de los bancos centrales, y de la Reserva Federal en USA, así como las casas de moneda en cada país, y son propietarios además del FMI y de Banco Mundial.  Su fortuna es la mitad de la de todo el mundo junto; es decir unos 500 trillones de dólares.
Al final de todo esto lo que buscan es que nadie pueda comprar ni vender, si ellos no lo aprueban. Al final de todo esto lo que buscan es que todos adoren a la bestia, y se rindan ante ella. Al final de todo esto lo que buscan es que las gentes lleven su marca (la pirámide con el ojo), su nombre (Illuminatis) o su número (666).
Esto no es cuestión de un simpático comercial de televisión, sino de una gran lucha, la más importante de toda la historia de la humanidad; la lucha entre Dios y el diablo. El campo de batalla es el mundo y el trofeo que quiere exhibir el demonio, es la rendición de los hijos de Dios.  Pero al final la victoria es de Dios, y de Su Hijo Jesucristo.
  


sábado, 24 de octubre de 2015

JESÚS ADRIAN ROMERO Y EL HALLOWEEN

 Volvemos de nuevo con la “Prédica a su congregación” (exclusivamente, como advirtió después) acerca de recomendarles la práctica del Halloween. Usted dice que conoce muy bien la historia, que la ha leído, y que no va a entrar en detalles porque ellos (su congregación) también la conocen. Esto es una forma de ejercer control mental, porque si alguien de prestigio (como usted) dice que alguien conoce algo, nunca va a contradecirle, para no quedar como ignorante, lo cual pesaría dos veces.
 Sin embargo, hay algunas cosas que me gustaría mencionar de su sermón, acerca de Halloween. Usted dijo “los cristianos de aquella época dijeron vamos a redimir esta fecha” Me gustaría aclararle sr Romero que los cristianos que buscaron redimir esta fecha, no fueron los nacidos de nuevo por la sangre de Cristo, sino la iglesia católica, representados por los papas Gregorio III (731–741) y Gregorio IV (827–844) quienes intentaron suplantaron la festividad celta, por una festividad católica que es el día de Todos los Santos.  Ellos trasladaron la celebración pagana desde el 13 de mayo al 2 de noviembre.  De esta manera la iglesia católica incluyó una festividad absolutamente pagana, en el tiempo de sus propias festividades. Así que sr Romero no fueron los cristianos de aquella época, sino los marianos babilónicos de la iglesia católica.
Luego dijo que “la intención de los cristianos de aquella época" fue tomar la fiesta de todos los santos que se celebraba en mayo, y la colocaron el 31 de octubre, ”.  Bien sr Romero me gustaría documentarle. Usted usa muy bien el control mental, porque hace creer a su auditorio que la fiesta de todos los santos es buena, y que al colocarla la noche del 31, hace buena la fiesta de Halloween.
La fiesta de todos los santos fue institucionalizada por la iglesia católica, y no por el fundamentalismo cristiano. Se dice que había una fiesta que se celebraba un domingo antes de pentecostés, que recordaba a los mártires que, fieles a Jesús, murieron durante la persecución judía primero, y de los césares después. Era la fiesta de los santos, la cual caía en mayo, aunque sin fecha fija. Pero esta festividad fue colocada cuando Constantino, iniciador del romanismo, y quien trasladó la sede principal de la iglesia desde Jerusalén hasta Roma se "hizo cristiano". Es una fiesta de la Babilonia moderna, y no de la iglesia original sr. Romero. De tal manera que la fiesta de todos los santos, no es una fiesta aceptada. No entra en el canon del fundamentalismo.
Por otra parte trasladar una festividad cristiana y montarla sobre una pagana no la hace buena. Sin embargo yo puedo entender que usted defienda esto, porque seguramente usted celebra navidad. Esta es también una festividad católica montada sobre una pagana. Aunque esta al igual que la primera carece de canon. Jesús no nació un 25 de diciembre, pero el paganismo del Vaticano, ha engañado al mundo.
Luego usted dice: ¿Qué debemos hacer nosotros como cristianos? Una ¿participamos o no participamos? Debo reconocer que maneja usted muy bien las inflexiones de la voz. El carácter abierto y ascendente de la pregunta ¿participamos?, contrasta con el tono decadente de ¿o no participamos? Esto hace que automáticamente el auditorio se decante por ¡participamos! Esto se hace evidente por los aplausos al final.
Luego dice: ¿Apagamos las luces de nuestra casa y nos encerramos, o prendemos las luces…? ¿Prendemos las luces y damos dulces, o prendemos las dulces y damos folletos que hablan del satanismo…? Voy a instruirle nuevamente sr Romero. La fiesta de Halloween comenzó como una ofrenda a alguien llamado Samhain, a quien conocían como el señor de la muerte, dueño del inframundo, y carcelero del infierno. Samhain, sr, Romero, aparece en el Targum pseudo Jonathan como el ángel que habló con Adán y con Eva, y que les convenció de que comieran del fruto del árbol prohibido ¡Exacto! el mismo diablo, demonio o serpiente antigua.
Se decía que el 31 de octubre las comunidades célticas ofrecían a Samhain, una gran fiesta, la cual era celebrada en la noche. Le ofrecían frutas y alimentos, así como sacrificios de animales, para serles agradables y que no los tocase, y así su próxima cosecha fuese exitosa. Ese mismo día finalizaba la cosecha, ya que el duro invierno reinaba en el norte del mundo. Para ellos, los celtas, moría la naturaleza, a partir del 1ro de noviembre. Por esta razón en la noche del 31 de octubre se decía que el muro que separa la vida (representada por la primavera), y la muerte personificado por el invierno, se convertía en un fino hilo, y que esa noche el umbral se abría, permitiendo que los espíritus pasasen al lugar de los muertos.
Los celtas aprovechaban esa noche para invocar a sus seres amados. Pero decían que los espíritus malos también pasaban, y por ellos tenían que usar trajes y máscaras para esconderse. Con el paso del tiempo los trajes se convirtieron en disfraces de demonios, brujas y cuanta cosa satánica existe. Esto sr Romero representa un gran peligro, porque los niños, adolescentes y  adultos que se disfrazan, participan en el ritual satánico de Samhain (es decir del diablo), y aunque no lo sepan quedan pactados. Sólo un pacto mayor, o de más poder, como el del Señor Jesús, puede romper ese pacto.
Pero dígame sr Romero ¿cómo se podría romper un pacto, que se ha sobrepuesto sobre el pacto del Señor Jesús? ¿Con qué se rompe?  Usted dice que su esposa participó en Halloween, y que amigos suyos también lo hicieron “de toda la vida”. Déjeme decirle sr. Romero que ni su esposa, ni sus amigos, ni usted mismo son una referencia para mí. El Señor Jesús si es una referencia para mí, y Él me dijo que no participara de las obras de las tinieblas (Juan 12.35). Él me dijo que yo era luz y sal de la tierra, y que una sal que perdía su sabor, ¿con qué podría ser salada? (Mateo 5.13).
Usted hace burla diciendo que, en día de Hallloween, los demonios no andan en las calles junto con los que participan, y dice ¿Quién cree en eso? Entonces sr Romero ¿donde quedó aquello de que el adversario, el diablo anda como león rugiente buscando a quien devorar? o ¿dónde está el que nosotros no tenemos lucha contra carne y sangre, sino contra principados, potestades, y contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo? Es que acaso ¿si alguien participa de las obras del diablo, no le acompañan los demonios que a él le sirven? Sr Romero cuando las personas se disfrazan de demonios, en día de Halloween, participan del homenaje a Samhain y hacen una ritual para él. Y los demonios que le sirven al diablo, están allí para asegurarse que todo sea hecho como a él le gusta.
Lo que más me asombró de su “mensaje” es que usted defiende al diablo, y llama conspiradores a quienes le adversan y señalan ¿Es usted el abogado del diablo, sr Romero? ¿No es usted cristiano? Una conspiración es una estrategia para derrocar un poder establecido. ¿Es acaso el Señor Jesús un conspirador, porque él vino a deshacer las obras del diablo? (1 Juan 3.8). Usted dice que comparemos las muertes que hay en Halloween, con las muertes de otra fechas. Esto es lo más repulsivo de su “mensaje”. Tal parece que usted conoce las estadísticas, sin embargo no mencionó cifras. Por lo que veo usted desconoce la cantidad de bebés, niños pequeños, adolescentes (niñas vírgenes) que ”desaparecen”, en los días previos a Halloween. El siguiente es un extracto de una publicación de Keneth Madrid en su blog: www.missingkids.com
) Muchos de esos niños no regresarán a sus casas y terminarán en manos de cultos y sociedades secretas para ser sujetos de abusos físicos, violaciones y en muchos casos, sacrificios en rituales satánicos. Halloween es particularmente importante para aquellas personas que pertenecen a círculos satánicos, es la noche del clímax luego de una serie de eventos que se llevan a cabo semanas antes del 31 de Octubre>
En una información que publica BBC News, da cuenta de fetos encontrados en bolsas plásticas, cuyo destino final era los EEUU, para prácticas ligadas al satanismo. En otro artículo de la BBC se cuenta del negocio lucrativo del secuestro y asesinato de niños en Uganda, que son usados para servicios satanistas. Usted sr Romero habla de estadísticas, pero las desconoce. Usted defiende la fiesta de Halloween, y uno queda sorprendido, Usted defiende a Satanás y nos deja con la boca abierta. Mientras usted, irresponsablemente, invita a su feligresía a practicar Halloween, en Colombia las autoridades civiles, y la policía de menores les protege de los satanistas que roban niños para sacrificios.
¿Cuál es su recomendación para su feligresía?: Cómprate un disfraz, compra dulce, ponte el disfraz (LA NOCHE DE HALLOWEEN), regala dulces, ve y recibe dulces de tus vecinos… Un pastor es alguien que, oteando en la distancia, está SIEMPRE atento a la llegada del lobo. Usted envía a sus ovejas adonde está el lobo. Esto es inaudito. Y ellas van a ir adonde está el lobo, porque le aplaudieron cuando usted terminó. Más inaudito aún. Su congregación puede hacer amigos, sin tener que participar de Halloween, sr. Romero.
Es muy bueno que los cristianos sean mal vistos en estas celebraciones, por entregar folletos que hablan en contra del Halloween. Pero usted usa el sarcasmo, para cautivar a su audiencia, y hacerlos esclavos de Satanás, por el Halloween. Pero no se puede justificar Halloween porque el segundo día de la semana se llame lunes (por la Luna), o el primer mes sea en honor a Juno. Sin embargo esto debe decirle que algo anda mal en el mundo. Juan dijo que el mundo estaba bajo el maligno (1 Juan 5.19) El Señor nos dijo que no amáramos al mundo, ni las cosas que en él hay. Y la razón es porque el diablo lo controla.
Por último sr Romero usted da a entender que si yo me niego a celebrar Halloween, perdiendo así la oportunidad de hacer amigos, el diablo habrá salido vencedor. También dice que esto sería como cambiar mi manera de pensar. Esto no lo entiendo. Hay unos que tienen más facilidad que otros para hacer amigos, pero la noche de Halloween no es la mejor oportunidad. Y si yo hago amigos por celebrar Halloween, como podría hablarles de Cristo, porque ellos mismos saben que no hay comunión entre la luz y las tinieblas, de tal manera que mi testimonio acerca del Señor Jesús quedaría desacreditado.

En fin sr Romero que usted ha logrado que yo le rechace. Ya no le cantaré sus canciones, ni permitiré que se haga en la iglesia donde pastoreo. Usted encaja perfectamente en este modelo anti fundamentalista y nuevaeriano de la iglesia evangélica moderna. Lo lamento por su feligresía, porque los que se compren el disfraz y salgan a la calle a celebrar Halloween, habrán quedado en un estado peor que el primero. 

HALLOWEEN

Es una contracción [/ˌhæl.əʊˈiːn/] de una frase escrita en anglosajón, que significa “all Hallows' Eve”, o “la víspera de todos los santos”. Su origen se remonta al pueblo de los celtas, quienes acostumbraban celebrar el día de samhain el final de la cosecha. Según recojen algunos por ahí, la iglesia inicial (del primer siglo) tenía la práctica (¿?) de conmemorar a los hombres y mujeres mártires del cristianismo, quienes morían en la persecución de Roma, y por ello se instituyó (por la Roma del Vaticano) una celebración de “todos los santos”.
Según lo que algunos recogen, esta “festividad” era celebrada el domingo antes de Pentecostés,  que suele ser alrededor del mes de mayo. La iglesia romana activó un mecanismo que había usado en otros momentos (como por ejemplo el 25 de diciembre) y sincretizó la fiesta de samhain, con la de todos los santos, trasladándola desde mayo al primero de noviembre.
En el samhain, los celtas celebraban el tiempo de finalizar las cosechas . Sin embargo Wikipedia escribe la siguiente aclaratoria: “Samhain significa «Fin del Verano» y …es una intervención mágica donde las leyes mundanas del tiempo y el espacio están temporalmente suspendidas y la barrera entre los mundos desaparece. Comunicarse con antecesores y amores fallecidos es fácil para este tiempo”. Es por consiguiente una actividad no natural, sino que tiene un marcado énfasis en lo paranormal.
Los celtas creían que en estas fechas, la línea que divide el plano natural del mundo de los vivos se desvanecía, y se abrían portales dimensionales que permitían comunicar al mundo de los muertos y pasar de un lado a otro. En consecuencia este día se reunían los vivos para invocar a los muertos que amaban, para un reencuentro momentáneo. Para protegerse de espíritus malos se vestían con máscaras y trajes, y así quedar escondidos.
SINCRETISMO ROMANO: Fueron [1].  De esta manera la iglesia católica incluía una festividad absolutamente pagana, en el tiempo de sus propias festividades.
TRUCO O TRATO: Entre los celtas había una tribu conocida como los druidas. [2].
ASIMILACIÓN: Esta creencia fue rápidamente incorporada a las culturas anglosajonas, convirtiéndola en una tradición del pueblo. Es así que en los primeros años del siglo XX tal costumbre fue afirmándose, y con la llegada del cine popular se extendió a otros países. En la fecha actual las actividades de disfrazarse y pedir alimentos se han fundido en una, teniendo a los niños como principales protagonistas. Disfrazarse para burlar a los espíritus malos, es hecho por los mismos espíritus malos que quedan representados por la persona disfrazada, quedando todo encerrado en un misma esfera paranormal. 
EL PACTO: Al colocarse el disfraz y salir a la calle a hacer pactos de “truco o trato”, el participante invoca a los demonios celtas sobre sí mismo, quedando de esta manera pactado. De eso no podrá escapar jamás, a menos que tal pacto sea roto por medio de un pacto más poderoso, de salvación con el Señor Jesús.
SAMHAIN ES SATANÁS: La festividad  céltica de fin de la cosecha invocaba al demonio de la muerte o Samhain. Este personaje aparece en el Targum Pseudo Jhonatan como el ángel que se aparece a Adán y a Eva para tentarles a comer del fruto prohibido. Samhain es uno de los nombres con que se describe al demonio o diablo.  
RITUAL DE MUERTE: La fiesta de Samhain (31 de octubre) tenía como fin agradar a este demonio poderoso, dueño del infierno y carcelero de los muertos para que, no interviniera sobre la vida ni las cosechas, de los participantes. Es así que en principio ofrendaban alimentos, después la vida de animales, y por último la vida de seres humanos, especialmente niños.
Se sabe que durante esta celebración desparecen millones de bebés en todo el mundo, así como jovencitas o doncellas, quienes son sacrificadas en honor a Sanhaim. La festividad céltica, de esta manera, pasó a ser un ritual demoníaco en honor al diablo, y aunque muchos no logran ver esta verdad, no por ello no se cumple. Es sabido que, los rituales de este día se celebran en parajes, bosque y todo lugar apartado, para no ser visto de las gentes, y sólo porque algunos valientes han logrado penetrar se ha podido conocer lo que sucede.  
En consecuencia Halloween no es una festividad simpática y agradable, parte de las tradiciones, sino un ritual demoníaco que involucra a los participantes, y los ata al demonio donde se origina. Los niños y adolescentes, así como sus padres, quedan como esclavos y lacayos del demonio para siempre, a menos que, como ya hemos dicho, tal enlace sea roto por el Señor de la salvación, Jesús el Hijo de Dios. 
Desde hace muchos años se ha podido conocer el verdadero trasfondo de la fiesta de Halloween o de Samhain, al ser publicado en la inernet, el calendario satánico y más específicamente el que rodea a estas fiestas. 

lunes, 12 de octubre de 2015

LA VISIÓN DE SARAH HOFFMAN Y SU FUNDAMENTO BÍBLICO

Perteneciente a la iglesia mormona, y cansada de vivir, Sarah Hoffman, en 1979, cometió suicidio. Habiendo muerto, su espíritu fue tomada por el Señor Dios , para mostrarle cosas que habrían de suceder en el futuro, durante el fin de los tiempos. Sarah Hoffman regresó a su cuerpo e carne, y a su vida miserable, y terminó de vivirla. Ella escribió lo que vio cuando estuvo fuera del cuerpo. Esto fue lo que vio.
SH:
Miraba hacia el Oriente Medio y vi como un misil voló desde Libia y golpeó a Israel, creando una gran nube de humo. Yo sabía que el misil era en realidad de Irán, pero la gente de Irán había estado escondiéndolo en Libia.
Yo sabía que se trataba de una bomba nuclear. Casi de inmediato los misiles comenzaron a volar de un país a otro, se extendió rápidamente a todo el mundo. También vi que muchas explosiones nucleares no vinieron de misiles sino de bombas aéreas de algún tipo. Sabía que en el futuro habría una guerra nuclear en todo el mundo y esta es la forma en que comenzaría.

Esta parte inicial de su relato corresponde al inicio de una gran confrontación mundial, que podría ser la tercera guerra. En el tiempo en que Sarah hace su relato, no había una confrontación declarada entre Israel e Irán, como sí sucede en este momento (Octubre de 2015). Así que lo que ella vio y escribió es absolutamente acertado y fidedigno. Por lo tanto podríamos decir que es profético. El Señor Jesús habló de esto en Mateo 24:7; MArcos 13:7,8; Lucas 21:9,10 y Apocalipsis 6:3; también esta guerra futura aparece en Ezequiel 38 y 39 y Zacarías 12.
SH:
EL DESPLOME DE LA ECONOMÍA: La siguiente cosa, después de esto, que viví más que verlo, fue que no había comercios, ni tiendas, ni poder para comprar, y quedé impresionada, de que no había economía. La economía casi había fracasado por completo y nadie tenía nada de dinero.
La caída de la economía aparece incluida en la hambruna que habrá sobre la tierra. Esto fue mencionado por el Señor en Mateo 24:7; Marcos 13:8; 11 y Apocalipsis 6 le da un tratamiento especial con el caballo negro. De esto también habló Joel 2. 
SH:
LAS PESTES: Lo siguiente que vi fue la gente enferma y muriendo. Vi esto particularmente en cuatro ciudades: Nueva York, Los Ángeles, San Francisco y Salt Lake.
La enfermedad comenzó con ampollas blancas, algunas del tamaño de una moneda que aparecieron  en sus manos, brazos y cara. Esto se convirtió rápidamente en llagas, hinchadas, blancas y ampollas. La gente tropezaba y caía y muchos murieron dentro de un corto período. Tal vez 24 horas.
También vi a otras personas que le salía sangre de la nariz, la boca, los ojos y los oídos. Comenzó como un virus de gripe y se extendió muy rápidamente, más rápido que la otra enfermedad. Las personas que tenían esta enfermedad murieron aún más rápido. Esto se extendió por todo Estados Unidos. Había cientos de miles de personas afectadas con estas dos enfermedades.

En los 70´s aún no habían aparecido epidemias como la gripe aviar, la gripe porcina, el antrax, el ébola y el VIH. Sin embargo ellas pudo "ver" a estas enfermedades o a algunas de ellas, haciendo mucho daño. El Señor Jesús también profetizó acerca de las pestes en Mateo 24:7; Marcos 13:11. En Apocalipsis 6 es posible entender que las pestes están en el caballo verde (o amarillo, según la revisión.
SH:
Yo sabía que había varios tipos diferentes de enfermedades, pero al principio, sobre todo estas dos, vinieron en pequeños contenedores que habían sido traídos a los Estados Unidos. Estos recipientes eran como tarros de cuarto de galón (Menos de 1 litro), y yo estaba impresionada de que algunas personas llevaban estos potes y los dejaban en el suelo, precisamente donde habían grandes aglomeraciones de gente. De esa manera el pueblo quedaba infectado, sin darse cuenta
SH:
EL CAOS Y LA ANARQUÍA: Por causa de  la propagación de estas enfermedades, las personas trataron de huir de las ciudades, hacia el campo. Hubo un completo caos y una desactivación de la sociedad conocida. No había electricidad en ninguna parte, pero no sé cómo llegó a pasar esto. Había coches apilados por todas partes, carreteras bloqueadas y la mayoría de la gente luego tuvo que salir con nada. La enfermedad comenzó a extenderse más allá de estas ciudades iniciales.
Sobre este punto el Señor Jesús se extendió más y dijo: "Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre. Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán. (Mateo 24:9,10 y 12). El cuarto sello habla de esto cuando menciona a las "fieras de la tierra". (Ap 6:8).
SH:
A medida que estas personas estaban huyendo de las ciudades, habían bandas que les atacaban y los mataban. En las ciudades que fueron golpeadas por la enfermedad, hubo un completo caos, saqueos, disturbios, asesinatos, un desastre completo. Muchas personas parecían estar absolutamente locas.
La electricidad había fracasado en todas partes y nada funcionaba. No había comunicación en cualquier parte del país. Nada funcionaba. No había radios ni televisores. Vi gente tirando piedras y rompiendo ventanas para robar televisores, lo cual me pareció una tontería, ya que no iban a funcionar.
LO MISMO EN ISRAEL: Inmediatamente, mientras veía que esto sucedía en los Estados Unidos, me desplacé de nuevo a Oriente Medio y vi lo mismo en Israel.  Las mismas llagas, y me di cuenta que las mismas enfermedades ocurrían allí.
Las mismas enfermedades que se habían utilizado en los Estados Unidos, también se habían utilizando en Israel. Esto duró sólo un instante y yo estaba de vuelta en los Estados Unidos.
EL CLIMA: Hubo un tremendamente largo invierno que duró hasta el verano. Esto tomó a todos por sorpresa y comenzó una hambruna total. En realidad, me di cuenta de que el largo invierno en realidad sólo aumentó el hambre a su plena medida, porque el hambre ya había estado en curso debido a las tormentas, sequías, inundaciones y otras plagas que había estado ocurriendo durante los años previos al largo invierno.
El desorden climático no aparece en las profecías dadas por el Señor, ni en la visión de Juan. No obstante es posible conectarlo a través de la hambruna sobre la tierra.
SH:
Durante y después del largo invierno, la enfermedad se extendió por todas partes y aumento en severidad. La economía estaba totalmente caída y la no había ninguna forma de electricidad. El caos y la anarquía eran totales. No había ningún gobierno, por lo que el colapso era total.
No había comida en absoluto. Vi a la gente, completamente en pánico, tratando de conseguir comida, llegando, incluso a cavar en la tierra en busca de gusanos, para comer de ellos, porque estaban hambrientos.
También, durante este tiempo me di cuenta que había muy poca agua, y que casi toda el agua estaba envenenada, por lo que si alguien bebía se contagiaría de la enfermedad y morirían.
Muchos tomaban del agua, aún sabiendo que morirían, porque estaban sedientos.
Algunas de las personas parecían estar locas, porque iban en los alrededores, con pandillas, matando gente por el simple hecho de matar. Otros morían por la comida o por las cosas, pero la gente que mató sólo por matar, eran absolutamente terribles. Parecían como bestias, animales completamente fuera de control, ya que violaban, saqueaban, quemaban y masacraban a personas. Los vi entrar en casas de la gente y arrastrar a las familias que se escondían allí. Los violaban y hacían carnicería con ellos.
Existía tal forma de temor que el odio vino sobre las personas, familias enteras, esposas y maridos. Los lazos amorosos ya no importaban ; Lo que importaba era sobrevivir. Los maridos mataban a sus esposas e hijos, por comida o agua.
Las madres mataban a sus hijos. Fue absolutamente horrible y fuera de toda descripción.
Debido a los incendios constantes, porque quemaban casas y edificios, el aire parecía estar lleno de humo.
LOS CRISTIANOS: Mientras miraba la escena de caos, la destrucción y el humo, me di cuenta que había unos pequeños focos de luz repartidos por todo el país. Había, me imagino,  unos veinte o treinta de ellos. Me di cuenta de que la mayoría de estos lugares de la luz, estaban en la parte occidental de los Estados Unidos, con sólo tres o cuatro en el Este.
Estos lugares de luz parecían brillar a través de la oscuridad, y me llamó tanto la atención que me concentré en ellos, preguntándome: "¿Qué son estas cosas?"
Entonces me di cuenta de que eran personas, que se habían reunido y estaban de rodillas y oraban. La luz provenía de ellos, y comprendí que representaba su bondad y amor.
Comprendí que estaban juntos por seguridad, y que se preocupaba más por los demás que por sí mismos. Algunos de los grupos eran pequeños, con sólo un centenar de personas más o menos, pero en otros grupos parecían varios miles.
Me di cuenta que de alguna manera muchos, si no la mayoría de estas ciudades de la luz, se habían establecido poco antes del ataque de la enfermedad y que estaban muy organizados. Era como si hubieran conocido lo que venía y se habían preparado para ello.
No vi quién o qué los había organizado, pero muchas personas luchaban para llegar adonde ellos estaban, con nada más que lo que podían llevar.
La presencia de los cristianos durante el tiempo final es un elemento de grande disputa. El 90% de la iglesia cristiana evangélica sostiene que la iglesia no estará en al tierra durante este tiempo. A diferencia de las escrituras que sí son enfáticas en esto. Apocalipsis 7 revela que delante del Trono están "los que han salido de la gran tribulación" y Apocalipsis 14 muestra que sin la presencia de los que salieron de la gran tribulación, no hubiera sido posible activar las 7 plagas finales. Sarah Hoffman ve a los cristianos en la tierra durante los "principios de dolores", lo cual corrobora lo que las Escrituras dicen. 
SH: 
Estas ciudades de luz tenían comida, y compartían sus alimentos con los que se habían reunido con ellos en sus grupos.  Había paz y seguridad en los grupos. Estaban viviendo en tiendas de campaña, todo tipo de tiendas de campaña, muchas de las cuales eran simplemente mantas. Me di cuenta que las bandas dejaron estos grupos solos, y elegían atacar objetivos más fáciles y las personas sin protección. También aprovechaban de atacar a las personas que trataban de llegar a las ciudades de luz. Muchas personas en estas ciudades de luz tenían armas (significado espiritual) para defenderse, por lo que las pandillas los dejaron solos, pero parecía que las pandillas no querían venir contra ellos.
Me di cuenta de que estas ciudades de luz, y fue la razón por lo que me puse a pensar en ellos, es que estuvieron por un corto tiempo y luego la gente en ellas se fueron otro lugar.
Sin embargo, no sé dónde se fueron, pero me parece que pudieron haberse marchado a las montañas, a los lugares altos.
CONTINUACIÓN DEL RELATO DE LA GUERRA: Mientras pensaba en las ciudades de la luz, vi misiles que iban y golpear algunas ciudades y las nubes de hongo cubrieron todo los Estados Unidos. Algunos de los misiles yo sabía que vinieron de Rusia pero otros no eran misiles, sino bombas que ya estaban instaladas en los Estados Unidos. Estaban ocultas en camiones y en los coches y se explotaron.
Yo específicamente vi Los Ángeles, Las Vegas y Nueva York ser golpeadas con estas bombas. Nueva York fue impactada con un misil, pero creo que Los Ángeles fue golpeado por un camión bomba o en realidad varios, porque no ví ningún misil. También vi al norte de Salt Lake City tener una nube de hongo, una pequeña, pero ningún misil. 
En la oscuridad también vi pequeñas bolas de fuego. No sé si esto sucedió justo antes o durante las nubes de hongo, pero había millones que caen por todas partes. Ellos eran muy caliente, de diferentes tamaños, con más o menos del tamaño de pelotas de golf. A medida que se cayeron del cielo dejaron una racha de llamas y humo detrás de ellos. Lo que sea que tocaron comenzaron en el fuego: la gente, los edificios, los árboles, la hierba, no importaba. No le pregunté qué eran o de dónde venían, porque en ese momento me estaba harto de toda la escena y lo que sólo observé y no le pregunté muchas preguntas.
Casi justo encima de estas nubes de hongo vi tropas rusas invadiendo los Estados Unidos. Los vi en paracaídas en un montón de lugares, principalmente de la costa este. Los vi en paracaídas en Salt Lake City. También vi a las tropas chinas invadiendo desde la costa oeste, cerca de Los Ángeles. Las personas que todavía estaban vivas comenzaron a pelear con sus propias armas. No vi ningún militar.
Esta fue la guerra nuclear que había visto antes y yo sabía que también estaba pasando por todo el mundo como el que había visto con anterioridad. No vi mucho de esta guerra, pero me impresionó que no fue muy larga y los rusos y los chinos perdieron, pero no sé exactamente cómo. Ahora el humo se volvió grueso, oscuro y pesado. 
SH:
LOS TERREMOTOS: Justo cuando las cosas parecían ser lo peor que podrían estar, ocurrieron los terremotos. Esto sucedió durante el invierno que siguió el invierno largo, del cual hablé anteriormente.
Por esto me di cuenta que el caos había sido casi por un año completo. Los terremotos parecían comenzar en el oeste, alrededor de Idaho y Wyoming, y luego se extendieron rápidamente por todas partes.
Vi un gran terremoto que golpeó Utah y California. Hubo terremotos en todo California, pero fueron especialmente devastadores en las zonas de Los Ángeles y San Francisco.
Estos terremotos provocaron volcanes en todo el Occidente. Empezaron arrojando una enorme cantidad de ceniza y humo en el aire y el aire, por lo que se hizo muy oscuro y sucio. El sol se oscureció aún más por el humo y la ceniza que empezó a llover  en todas partes.
Los terremotos también son citados por el Señor Jesús en Mateo 24:7; Marcos 13:8; Lucas 21: 11. Apocalipsis 6 no habla de terremotos, asociados a los principios de dolores.
TSUNAMIS: También vi enormes olas de agua que barrían sobre la costa oeste, y luego me di cuenta que esto estaba pasando por todas las ciudades costeras de todo el mundo. Los Angeles fue casi barrida por completo. Las olas eran enormes.
Vi una gran pared de agua, más alto que muchos de los edificios, tal vez tan alto como 20 pies, barrido sobre Salt Lake City. Pensé que esto era extraño porque era tan lejos del océano y me preguntaba cómo una ola del océano podría viajar todo el camino a Salt Lake City. Me impresionó que no fue desde el océano, pero desde el suelo.
Vi rápidamente que grandes grietas se abrieron en la tierra, dejando pasar el agua desde los océanos. Sentí que debajo de  la tierra, muy profundo, había una enorme cantidad de agua en el suelo, que ocasionaron los  terremotos y mandaron a la superficie.
Cuando el agua se apoderó de la ciudad, no quedaron muchos edificios en pie. De hecho hubo una tremenda destrucción y casi nada quedó. Sólo unos pocos edificios. En las ciudades hubo una gran destrucción, y la mayoría de los edificios había sido destruido y había un montón de escombros.
Aunque los terremotos, enfermedades, inundaciones, volcanes y maremotos mataron a un montón de gente, la mayoría de personas murieron a causa de las pandillas. Todos matándose unos a otros, y no por las terribles devastaciones.
Pensé que la tierra había enfermado por todas las cosas que habían sucedido en ella. Era como si quisiera limpiarse del terrible caos y la maldad en que se habían sumido las gentes.
A causa de los volcanes en erupción por todas partes, ahora había ceniza mezclada con el humo pesado. Las cenizas estaban cayendo y había una completa oscuridad por todas partes.
Las enfermedades terminaron en algo muy malo. 

INICIO DEL JUICIO DE DIOS: Vi personas literalmente morir sobre sus pies.
Hubo otra enfermedad que vi. A la gente le aparecían manchas rojas en su cuerpo y rápidamente empezaban a sangrar por todas partes, por todas las aberturas en su cuerpo.
Entonces ellos literalmente se desintegraban, o fundían en masas irreconocibles de carne y hueso. Ni siquiera se como describir lo que vi. La muerte estaba en todas partes.
Después de este terrible invierno, vi a los sobrevivientes que acumulaban a los muertos en enormes pilas y los quemaban. El olor era absolutamente terrible. Solo pude oler un poco, pero el mismo olor enfermaba. Esta quema de cuerpos sucedió durante el caos, aunque no se hizo por mucho tiempo, porque la gente estaba tan preocupado por sobrevivir que simplemente ignoraba los muertos.
Esta porción de la visión de de Sarah Hoffman parece encajar en el tiempo y los sucesos de las siete copas de la ira de Dios. La primera copa corresponde a una úlcera maligna y pestilente que viene sobre los hombres que tenían la marca de la bestia, y adoraban su imagen. (Apocalipsis 16:2), Y "blasfemaron contra el Dios del cielos por sus dolores y por sus úlceras, y no se arrepintieron de sus obras. (v.11)
SH:
Entonces vi cuatro cosas más.
Vi un gran terremoto en el centro de los Estados Unidos. Era enorme y parecía dividir Estados Unidos en medio de donde está el río Mississippi.La grieta en la tierra de kilómetros de ancho a que dio lugar hizo que el área total se hundiera. Se abrió la tierra y se postró. Parecía que tragaría todo.Entonces el agua fluyó desde el Golfo de México hasta el final hasta los Grandes Lagos, sólo que no eran lagos más, se convirtieron en parte de un mar interior grande.   
Este terremoto no está en la misma escala de los anteriores, ni tampoco el mismo origen, pues éste proviene de Dios. Apocalipsis 16:18-20 dice: "Entonces hubo relámpagos, voces y truenos, y un gran temblor de tierra, un terremoto tan grande, cual no hubo jamás desde que los hombres han estado en la tierra. Y la gran ciudad fue dividida en tres partes, y las ciudades de las naciones cayeron; y la gran Babilonia vino en memoria delante de Dios, para darle del cáliz del vino del ardor de su ira. Y toda isla huyó, y los montes no fueron hallados".
SH: 
Entonces vi una serie de grandes terremotos en todo el mundo. Pero no era un montón de terremotos separados, todo era parte de un inmenso terremoto gigantesco que sacudió la tierra entera. A causa de este terremoto, el agua cayó sobre la tierra en todo el mundo. Enormes paredes de agua a lo largo de todas las costas. Este terremoto y las paredes de agua hicieron que los anteriores parecieran pequeñas en comparación.
No sé si el terremoto que dividió los Estados Unidos en dos partes, era parte de este sismo en todo el mundo o no.Entonces vi un gran viento que venía sobre la tierra. Cuando el viento golpeó vi gente entrar en las cuevas y en las grietas de las rocas para escapar de él.
Era enorme y sopló árboles y todo. Parecía ser más fuerte que cualquier huracán o tornado.
Todo parecía estar severamente dañado.
Comprendí, sin preguntar, que el gran terremoto en todo el mundo y el viento fueron causados alguna manera por un objeto enorme, como un planeta o algo así, que había estado muy cerca de la tierra y se destruyó todo. Además entendí que estaba cerca el final de todo lo que había pasado.
Entonces regresé al espacio y pude ver  toda la tierra, desde la distancia. Fue cuando vi una enorme bola de fuego, dos o tres veces más grande que la tierra, que se aercaba a ella.
Era muy brillante de color rojo y oro, y luego envolvió a toda la tierra. Cuando vi esto, pregunte por qué era tan diferente a todo lo demás.
Me impresionó la destrucción de la tierra con fuego que se describe en las Escrituras (2 Pedro 3:7,12) . 
LOS SANTOS YA NO ESTÁN: 
Entendí que, justo antes de esto, Jesús había venido a la tierra y la buena gente que había visto antes (Las ciudades de luz), había salido de la tierra con él y ya no estaban. Las únicas personas que quedaban eran los pocos malvados que habían sobrevivido las devastaciones antes, pero no había muchos).
Ciertamente las Escrituras nos dicen cuando los santos serán sacados de la tierra. El Señor Jesús nos enseñó en Mateo 24, Marcos 13 y Lucas 21 que Su regreso a buscar a los santos sería después de todas las cosas que son "principio de dolores", pero antes de la copa de la ira. Apocalipsis 14 nos enseña que la tierra es segada (recogida del trigo de Dios) y vendimiada (recogida de los malos que están dentro de la iglesia) justo durante el tiempo de la grande tribulación de aquellos días, después que el Señor da la advertencia de que: "Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano, él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de Su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero.
También Apocalipsis 
El capítulo 11 de Apocalipsis también nos dice cuando vendrá el Señor, y esto es durante la séptima trompeta (la última de las siete). Pero además nos dice que será después del grande terremoto que parte la ciudad en tres. Así dice: En aquella hora hubo un gran terremoto, y la décima parte de la ciudad se derrumbó y por el terremoto murieron en número de siete mil hombres. (v.13,14) (Este es el segundo ay. El tercer ay es la Segunda Venida del Señor Jesús),



domingo, 26 de julio de 2015

LA RESURRECCIÓN Y EL ARREBATAMIENTO. (Parte 4)

Otros Eventos que confirman:


1 a los tesalonicenses 4:16, 17 dice: “Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero”.
Pongamos atención acerca del capítulo 19 de Apocalipsis. Los versos ubicados entre el 1 y el 8 dan cuenta del momento cuando Dios es alabado, por causa de la condenación a la gran ramera. Allí dice: “!!Aleluya! Salvación y honra y gloria y poder son del Señor Dios nuestro;  porque sus juicios son verdaderos y justos; pues ha juzgado a la gran ramera que ha corrompido a la tierra con su fornicación, y ha vengado la sangre de sus siervos de la mano de ella.
Veamos que a la gran ramera se la acusa de:
A.      Corromper a la tierra con su fornicación.
B.      Ha derramado la sangre de los siervos de Dios.
En el capítulo 17 dice: “Ven acá, y te mostraré la sentencia contra la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas; con la cual han fornicado los reyes de la tierra, y los moradores de la tierra se han embriagado con el vino de su fornicación”. (v. 1,2). Dos elementos de interés encontramos acá:
A.      Quienes han fornicado con la gran ramera son los reyes de la tierra
B.      Quienes se han embriagado con el vino de su fornicación son los habitantes de la tierra. Estos según Ap. 17:8 “…son los que no están escritos desde la fundación del mundo, en el libro de la vida…”
Luego el verso 5 nos muestra como la gran ramera se identifica con “Babilonia la grande, la madre de las rameras y de las abominaciones de la tierra”. De tal manera entonces que Babilonia es la madre de la gran ramera, y también es la fuente generadora de toda inmundicia sobre la tierra.
LA GRAN RAMERA ES LA CULPABLE DE LA MUERTE DE LOS SANTOS: El verso 6 dice: “Vi a la mujer ebria de la sangre de los santos, y de la sangre de los mártires de Jesús; y cuando la vi, quedé asombrado con gran asombro”. Esto ya lo habíamos establecido como conclusión en la parte B, al analizar los versos 1 y 2 de Apocalipsis 19.
DIOS REINA: Ap. 19:6 dice: “Y oí como la voz de una gran multitud, como el estruendo de muchas aguas, y como la voz de grandes truenos, que decía: !!Aleluya, porque el Señor nuestro Dios Todopoderoso reina!”. Esto pone de manifiesto que Dios ha tomado el control en la tierra, pero no el Padre, sino el Hijo.  Esa es la razón de la alabanza. Después de miles de años cuando Satanás había estado sobre la tierra, engañando a las gentes, y poniendo en peligro la salvación de los escogidos, ahora, ¡por fin! ha sido derrotado y Dios Reina sobre la tierra.
Este momento lo relatan Isaías 11 (v.9) y Habacuc 2 (v.4). “porque la tierra será llena del conocimiento del  Señor, como las aguas cubren el mar”.
LA CENA DE LAS BODAS DEL CORDERO: El verso 9 de Apocalipsis 19, dice: “Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero”. Estos son los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero.
EL LIBRO DE LA VIDA: Apocalipsis 13:8 dice que los que adorarán a la bestia son aquellos “cuyos nombres no están inscritos en el libro de la vida del Cordero, el cual fue muerto desde el principio del mundo”. Al final de todos los tiempos, justo cuando esta tierra y estos cielos vayan a ser destruidos, los muertos que no fueron parte de la primera resurrección serán juzgados. Su nombre será buscado en el libro de la vida (Ap. 20.12), y al no ser hallados serán arrojados al lago de fuego (Ap. 20:15). 
El Señor anuncia que quienes serán borrados del libro de la vida son aquellos que:
1.       Soporten el tiempo de la prueba de la gran tribulación (Ap. 3.5)
2.       Cambien, disminuyan o añadan a las palabras de la profecía (Ap 22.19)
3.       Quienes hacen abominación, hablan mentira o constituyen una “cosa sucia” (Ap 21.27)
Apocalipsis 21.27 declara que el libro de la vida es del Cordero. Con lo cual queda claro que el Señor mismo es el libro de la Vida.
LA SEGUNDA VENIDA: El primero en salir es el Señor quien viene con ropa teñida en sangre, que no solo habla de Su Preciosa Sangre derramada en el momento de su muerte, sino también de toda la sangre derramada por sus siervos, quienes han sido muertos por la gran ramera.
Él viene acompañado de un mil millonario ejército de ángeles vestidos de lino finísimo, quienes son su séquito.
PERO ANTES DE ESTO: Apocalipsis 14:7 dice: “Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo,  diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas”. La hora del juicio es. Este momento debe corresponder al momento cuando son desatados los ejércitos celestiales y caen sobre la tierra, con toda la ira de Dios en ellos.  Ap. 19 1 dice: “!!Aleluya! Salvación y honra y gloria y poder son del Señor Dios nuestro; porque sus juicios son verdaderos y justos; pues ha juzgado a la gran ramera que ha corrompido a la tierra con su fornicación, y ha vengado la sangre de sus siervos de la mano de ella”.
Según Lucas 21:25 nos muestra algo de eso: “Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas; desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra; porque las potencias de los cielos serán conmovidas”. (Lucas 21:25,26). Lo que cuenta Lucas acá es el juicio en contra de los perversos de la tierra, quienes desataron su furia en contra de los santos. Es la ira de Dios en contra de Babilonia la grande, la madre de todas las rameras, y en contra de la gran ramera.
El verso 27 de Lucas 21 nos dice que el Señor regresa después de que las señales en el cielo, comiencen a suceder. Joel 2:30,31 nos dice: ”Y daré prodigios en el cielo y en la tierra, sangre y fuego, y columnas de humo.  El sol se tornará en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día grande y espantoso del Señor”. Pedro quizá confundido por la situación de persecución que vivía la iglesia de aquel momento, hablo de esta escritura tomándola para aquel instante.
Pero la que más se acerca es Apocalipsis 6:12. “Y miré cuando abrió el sexto sello, y he aquí fue hecho un gran terremoto; y el sol se puso negro como un saco de cilicio, y la luna fue hecha toda como de sangre,  y las estrellas cayeron sobre la tierra; como la higuera echa sus higos cuando es movida de gran viento”.
EL JUICIO PARA LA IGLESIA: Tres ángeles aparecen acá en Ap. 14. El primero anuncia el juicio de Dios; el segundo da a conocer que el evangelio eterno será predicado (este anuncio no es el mismo que ha sido hecho durante la gracia, sino que este anuncia el reino verdadero que ha de ser iplantado sobre la tierra. Esto porque un reino falso fue anunciado por Babilonia. EL tercer ángel anuncia a todo el mundo, que no deben honrar a la bestia sino a Dios.
De tal manera que estos tres anuncios se hacen durante el tiempo del fin, y es para la iglesia, y para todos aquellos que quieran oír. “Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en la frente o en su mano, él también (porque esto está preparado para el diablo, sus demonios y todo aquel que no esté anotado en el libro de la vida) beberá del vino de la ira de Dios. Lo de beber del vino es porque todas las naciones han bebido del vino del furor de su fornicación (Ap. 18. 3)   Si han bebido el vino de Babilonia, entonces beberán del vino de Dios.
LA SIEGA: Apocalipsis 14:14-20 habla del momento del levantamiento. Habrá un levantamiento para honra y otro para deshonra. Recordemos las palabras de 1 de Tesalonicenses 4:16, 17. “Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero”. La voz de mando, como ya hemos dicho en estudios anteriores es la voz del Señor Jesús, tal y como dice Juan 5:28: “No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz y  los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; pero los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación.
Luego es la voz de arcángel. Esto lo encontramos en Apocalipsis 14:15-19 “Y del templo salió otro ángel, clamando a gran voz al que estaba sentado sobre la nube: Mete tu hoz, y siega; porque la hora de segar ha llegado, pues la mies de la tierra está madura. Y el que estaba sentado sobre la nube metió su hoz en la tierra, y la tierra fue segada.  Salió otro ángel del templo que está en el cielo, teniendo también una hoz aguda. Y salió del altar otro ángel, que tenía poder sobre el fuego, y llamó a gran voz al que tenía la hoz aguda, diciendo: Mete tu hoz aguda, y vendimia los racimos de la tierra, porque sus uvas están maduras. Y el ángel arrojó su hoz en la tierra, y vendimió la viña de la tierra, y echó las uvas en el gran lagar de la ira de Dios”. Esta no es la resurrección, sino el tiempo del arrebatamiento.
Fijémonos en algunas cosas:
1.       que aquel que parece un Hijo de Hombre no viene sobre el caballo blanco como lo presenta Ap. 19, sino que está sentado en una nube, lo cual podría indicar un evento previo. Aún no es la Venida, sino unos momentos antes.
2.       El trigo que es segado aún no se le indica un lugar de destino. Solo se dice que ha sido segado.
3.       Las uvas que son vendimiadas son llevadas al lagar de la ira de Dios. No se indica un lugar aún (por ejemplo el infierno), sino que se llevadas adonde serán pisadas. Al ser pisadas producen vino, el cual se transforma en el vino de la ira de Dios.
EL CIELO SE ABRE: Este es el instante del regreso. El cielo se descorre para permitir la salida del Rey de reyes, y detrás de Él todo su séquito de ángeles. Esta escena la describimos en Apocalipsis 19. El Señor viniendo en los cielos con todo su ejército es visto de los hombres, que se rebelaron en contra de Él. Apocalipsis 6:15 – 17 dice que los poderosos de la tierra se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes; y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos del rostro de aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero;  porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie?. Pero Apocalipsis 19:19,20 dice: “Y vi a la bestia, a los reyes de la tierra y a sus ejércitos, reunidos para guerrear contra el que montaba el caballo, y contra su ejército. Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que había hecho delante de ella las señales con las cuales había engañado a los que recibieron la marca de la bestia, y habían adorado su imagen. Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre.  Y los demás fueron muertos con la espada que salía de la boca del que montaba el caballo, y todas las aves se saciaron de las carnes de ellos.
Pero un cos interesante es lo que sucede con las aves de los cielos. “…un ángel que estaba en pie en el sol, y clamó a gran voz, diciendo a todas las aves que vuelan en medio del cielo: Venid, y congregaos a la gran cena de Dios,  para que comáis carnes de reyes y de capitanes, y carnes de fuertes, carnes de caballos y de sus jinetes, y carnes de todos, libres y esclavos, pequeños y grandes.

Las aves a que se refiere este pasaje son los cientos de miles o millones de santos que ascienden por los cielos en momentos del arrebatamiento. Son los que fueron perseguidos, encarcelado, matados de hambre o de látigo, o les cortaron la cabeza, que habiendo vencido a la bestia son levantados, para encontrarse con el Señor (1 Tes 4:

viernes, 17 de julio de 2015

LA RESURRECCIÓN Y EL ARREBATAMIENTO (Parte 2)

En esta carta de Pedro están contenidos hermosos misterios, de los cuales ya hemos hablado. Uno que define perfectamente lo que venimos diciendo es lo siguiente: “A éstos les parece cosa extraña que vosotros no corráis con ellos en el mismo desenfreno de disolución, y os ultrajan; pero ellos darán cuenta al que está preparado para juzgar a los vivos y a los muertos.  Porque por esto también ha sido predicado el evangelio a los muertos, para que sean juzgados en carne según los hombres, pero vivan en espíritu según Dios (1 Pedro 4:4-6).
Lo que venimos sosteniendo es que la resurrección se produce primerísimamente (la palabra griega “proton”, es un adjetivo en grado superlativo, en un lugar en el que nada hay antes): es decir antes de todas las cosas, al sonido de la voz del Señor. Esta resurrección será de todos los que murieron en el Señor, pero algunos lo harán para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua, como dice Daniel (o como dijeron el mismo Señor Jesús y Pablo ). Pero eso sí, todos los que murieron en el Señor resucitarán. También hemos dicho que cada grupo (los justos e injustos) resucitará ante la voz del ángel (o arcángel, como dice 1Ts 4:16,17).
El tema que quizá pasa desapercibido de la lectura de Pedro, es que todos los que son de Cristo deberán estar en carne para ser juzgados. El propósito es que este juicio sea en carne, para  vivir en el espíritu. Leamos nuevamente lo que dijo Pedro: Porque por esto también ha sido predicado el evangelio a los muertos, para que sean juzgados en carne según los hombres, pero vivan en espíritu según Dios. Es decir que el propósito del Señor cuando bajo a las partes internas de la tierra, donde se hallan los muertos fue para predicarles el evangelio, y que de esa manera estuviesen preparados para la resurrección, para juicio.
De tal manera que todos los que hicieron lo bueno, y los que hicieron lo malo, resucitarán para ser juzgados. La iglesia de Jesucristo no ha entendido esto, debido al carácter de triunfalismo que le ha enseñado sus (falsos) profetas, pastores y maestros.
El movimiento modernista de la iglesia contemporánea, que comenzó hacia finales del siglo XIX e inicio del XX, se ha caracterizado por una actitud de triunfo, basado en enseñanzas de hombres, y no por supuesto en las propias Escrituras. Es así que desde R.J. Rushdony (el forjador de la doctrina del dominionismo o Reino Ahora), la iglesia ha estado inmersa en un estado de encantamiento o hipnosis colectiva, que no le deja ver la verdad. Las enseñanzas de Rushdony contemplan la negación de la gran tribulación, así como el reino milenial. Para esta iglesia (que sigue sin saber las doctrina de Rushdony), el Reino ha comenzado ahora.
Así que muy lejos están de aceptar una resurrección para juicio, como está escrito. Las palabras de Pedro demuestran que él creía que la iglesia ya había entrado en la tribulación final, de la cual el Señor les había hablado. ÉL dijo: “Mas el fin de todas las cosas se acerca; sed, pues, sobrios, y velad en oración” <1 4:7="" pedro="">. El consejo de Pedro era mantenerse limpios y en oración.
Pablo también creía que la iglesia de su tiempo había entrado en la persecución final. En el texto que hemos citado de 1 Tes 4:17 el dice: “Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos…” Ves?, Pablo creía que él quedaría vivo para cuando el Señor apareciera en las nubes. En esta primera carta a los Tesalonicenses Pablo les dice: “Y vosotros vinisteis a ser imitadores de nosotros y del Señor, recibiendo la palabra en medio de gran tribulación, con gozo del Espíritu Santo…” (1 Tes 1:6).Él, al igual que Pedro (y seguro que los otros discípulos) estaba convencido que el tiempo del fin había llegado. Pero en la segunda carta, Pablo es aún más directo. Él dice: “Debemos siempre dar gracias a Dios por vosotros, hermanos, como es digno, por cuanto vuestra fe va creciendo, y el amor de todos y cada uno de vosotros abunda para con los demás; tanto, que nosotros mismos nos gloriamos de vosotros en las iglesias de Dios, por vuestra paciencia y fe en todas vuestras persecuciones y tribulaciones que soportáis. Esto es demostración del justo juicio de Dios, para que seáis tenidos por dignos del reino de Dios, por el cual asimismo padecéis (2 Tes 1:3-5).
Pablo consideraba que los Tesalonicenses, así como todos los que estaban siendo perseguidos, estaban pasando por el juicio de Dios, el cual era (o es, porque aún no se ha dado) necesario para entrar en el Reino de los cielos. El juicio de Dios es el medio para entrar en el Reino de Dios. Quizá alguno podría decir ahora, que sólo la fe es necesaria y no un juicio. Ciertamente, y la fe es lo que será probada, como se prueba el oro, para que cada quien sepa cuál era su grado de fidelidad a Dios, pero muy especialmente al Señor Jesús. Las mega iglesias entenderán en ese momento que no es cuestión de número, sino de calidad de fe.
Durante el tiempo de persecución estarán los justos y los injustos, pero hay promesa para los justos. Hay que entender que la presencia de justos e injustos se debe a que todos los muertos en Cristo, resucitarán ¿Pero habrá injustos entre los que resucitarán? Claro, porque no todo lo que diga que es iglesia, lo es. Recordemos las palabras del Señor: “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad” (Mateo 7:21-23). El Señor habla aquí
El juicio del que habla Pedro cuando dice: “Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; y si primero comienza por nosotros, ¿cuál será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios?” <1 4.17="" pedro=""> y esas palabras están precedidas por unas que dan señal del momento terrible que vivían los cristianos de la época: “Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese…” <1 4:1="" pedro="">. La iglesia de aquel momento vivía un estado de persecución y fuerte. Según los investigadores (el Manuel Bíblico Unger, por ejemplo página 818) señalan que esta carta de Pedro fue escrita en el año 65. Es también notorio que Unger dice que el propósito principal de la carta era el sufrimiento de los cristianos. La persecución a los cristianos fue primeramente iniciada por los propios judíos, que no habían aceptado las enseñanzas del Señor Jesús, y luego adquirió mayores proporciones cuando Roma, en la persona de Nerón, acusó a los cristianos de haber sido los causantes del incendio (año 64), dando de esa manera inicio a la persecución de los cristianos.
Pedro creía firmemente que le persecución final había comenzado, y que la misma era por causa del juicio de Dios para su iglesia. Él creía que el juicio comenzaría por la casa de Dios (es decir su pueblo, su iglesia), y que luego se extendería al resto, aunque el juicio entre unos y  otros media por lo menos mil años.
Lo que venimos diciendo es que justo en la venida del Señor todos los muertos en Cristo resucitarán, tanto los que obraron lo bueno como los que no. Y la causa o propósito de esta resurrección es el juicio por el cual tienen que pasar todos los que han creído en el pacto de sangre.  Pedro dice: “…que el justo con dificultad se salva”, lo cual demuestra no la dureza del corazón de Dios, sino lo duro del juicio. Ciertamente este ucio es una situación “in extremis”, la cual sólo los preparados podrán superar.
Es aquí donde uno se pregunta si esta iglesia ligera de los últimos tiempos, está preparada para unos momentos tan duros como los que han de venir, y de los cuales han de participar todos los que han creído. Los enemigos de Dios han logrado, si se quiere con cierto éxito, crear un parapeto que llaman iglesia, de la cual se ha hecho parte una gran mayoría. Y ellos están allí con un propósito: Confundir al creyente para llevarlo a un estado egocéntrico de triunfalismo, para que cuando llegue el momento de angustia extrema, se hallen enredados en lo que no debe ser y en lo que no deben hacer.  Por eso Apocalipsis 14 dice: “Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.”
Más adelante hablaremos de lo que ha de pasar en este tiempo. La iglesia protestante ha venido enseñando, y es uno de sus temas favoritos que, la iglesia no pasará por la gran tribulación. Esto fue anunciado por el Señor Jesús, profetizado por Daniel  y confirmado por Juan el apóstol. Pero, es verdad, el Señor nunca dijo que cuando los muertos resucitaran lo harían para ser juzgados, y que la resurrección y el juicio sería en medio de la gran tribulación. Sin embargo tampoco dijo que no fuese así. Es la lectura investigativa, la que nos lleva a ese resultado.
¿CONTRADICCIONES? Algunos puntos aparentemente contradictorios, no lo son tanto. Hemos dicho que algunos hablaron de la resurrección, y nos dejaron con cierta inquietud. Tales versos que hemos citado son Juan 5:28,29 (el Señor Jesús), Daniel 12: 1,2 y Hechos 24;14,15 (Pablo), en los cuales se crea cierta desesperanza por causa de que la resurrección no se presenta como un acto de triunfalismo de la iglesia, sino que en ella va implícita un juicio y castigo.
El Señor Jesús dijo que los que resuciten lo harán unos para vida, y otros para condenación. Daniel, a su vez, manifestó que los que despierten lo harán unos para vida eterna y otros para vergüenza y confusión perpetua. Y por último Pablo aseguró que en la resurrección se levantarán tanto justos, como injustos. Desde la óptica de estos tres versos, la situación no está muy clara al momento de ser levantados. Recordemos que quienes serán levantados, son los que “Murieron en Cristo”, por lo tanto es la iglesia, son los lavados con la sangre de Cristo entre quienes estarán algunos que no son buenos, y otros que sí.
Pero hay otros versos que sí son optimistas y esperanzadores, como por ejemplo Mateo 24:31(y, obviamente sus similares de Marcos 13 y Lucas 21), 1 a los corintios 15; 52 y el mismo 1 a los tesalonicenses 4:17. Por ejemplo el Señor Jesús dijo (y lo recogieron Mateo 24:31 y Marcos 13: 27) que con el sonido de la trompeta, el Hijo del hombre enviará a sus ángeles a recoger a los suyos, y acá no habla de justos e injustos, ni de mal y bien. Este verso no tiene el mismo tono de angustia que Juan 5:28,29 y es de un gran optimismo, porque anuncia que los suyos serán recogidos, para encontrarse con él y vivir así eternamente con él.

En 1 a los corintios 15:52 dice: “en un instante, en un abrir  y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados, y nosotros seremos transformados”. Notemos que Pablo acá no usa el mismo lenguaje pesimista de Hechos 24:14,15. Otro verso alegre y entusiasta de Pablo está 1 a los tesalonicenses 4: 17, que dice: “luego nosotros los que vivamos, los que hayamos  quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes, para salir al encuentro del Señor en el aire y así estaremos para siempre con el Señor”.
¿Qué sucede? ¿Por qué algunos versículos que hablan del arrebatamiento nos entristecen, en tanto que otros no? La explicación es esta.
Fijémonos de nuevo en 1 a los tesalonicenses 4:16,17. Allí dice: ““Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.  Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor”.
Las tres etapas de la venida del Señor son:
1.       La voz de mando
2.       La voz de arcángel
3.       La trompeta de Dios.
Cada una de ellas tiene su especial significado, y su momento de ejecución, prestándole atención entenderemos lo que pasa.

La primera etapa: La voz de mando.


Este momento corresponde a lo dicho por el Señor Jesús, que fue recogido por Juan y aparece en 5:28,29. Allí dice: “No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación”. Esta es la voz de mando; es la voz de Jesús que está llamando a los suyos. Es el primer evento que ocurre. Cuando los que son del Señor oigan  Su Voz, y resuciten. Recordemos que esto es necesario según dijo Pedro (1 Pedro 4:4,6), porque todos deberán ser juzgados en carne, por lo cual han de resucitar. Esta es la primera resurrección. La segunda es la de aquellos que murieron sin Cristo, la cual será para condenación (Apocalipsis 20).
Pablo dice (en 1 a los tesalonicenses 4:16) que este es el primerísimo de todos los eventos. La resurrección ocurrirá primerísimamente. El Señor emitirá su potente voz y todos los que son de él, resucitarán. Los otros quedarán muertos, esperando el momento de su juicio. Apocalipsis 20:5, 6 dice al respecto: “Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección.  Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años. Sobre este mismo momento dice Isaías 26: 14; “Muertos son, no vivirán; han fallecido, no resucitarán; porque los castigaste, y destruiste y deshiciste todo su recuerdo”.
Pero recordemos que al sonido de la voz resucitarán los muertos en Cristo, pero algunos lo harán para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua. Al sonido de la potente voz de Jesús, todos los muertos (en él) serán levantados.
Acerca de que la resurrección no implica arrebatamiento podemos usar la palabra mencionada por Pablo cuando dijo: “ … y los muertos en Cristo resucitarán primero…”. El término traducido como resucitarán es anastesontai, que más bien quiere decir levantarán. Es lo que hacemos todos cuando termina nuestra noche de descanso; levantarnos de la cama. Esta palabra, por ejemplo fue usada por Lucas al escribir Hechos 12: 7; “Y he aquí que se presentó un ángel del Señor, y una luz resplandeció en la cárcel; y tocando a Pedro en el costado, le despertó, diciendo: Levántate pronto. Y las cadenas se le cayeron de las manos”. La palabra para levántate pronto, es anastesontai.
Lo que queremos decir es que la acción de levantarse como hizo Pedro cuando le visitó el ángel, no implica un ascenso. Cuando los muertos resuciten solo se levantarán del sueño de la muerte, pero no ascenderán. Ellos tendrán que esperar




Continua en la parte III

martes, 7 de julio de 2015

LA RESURRECCIÓN Y EL ARREBATAMIENTO (Parte 1)


Recientemente leía 1 a los Tesalonicenses 4:16,17 y, de pronto, tuve una ccomprensión diferente de este par de versos. Al introducirme en la investigación comencé a descubrir una serie de elementos, que antes no tenía. Es que la mayor parte del tiempo uno solo lee, pero no indaga. La lectura es buena, pero indagar es mucho mejor. Lo que descubrí lo expongo seguidamente.
El texto dice así: “Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.  Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor”.
Leyendo este hermoso y esperanzador texto me di cuenta de algo: La resurrección y el arrebatamiento no necesariamente son eventos inmediatos; es decir que ocurran en el mismo momento. Siempre hemos creído, al leer este texto que, cuando los muertos resuciten ascenderán, y  luego los que están vivos se encontrarán con ellos en las nubes, para luego ir a la reunión con el Señor.
Pero esto no es lo que dice el texto. Para ello es necesario notar la partícula “luego”, que está al comenzar el verso 14. “Luego nosotros los que hayamos quedado…”  La inmediatez o instantaneidad que le hemos atribuido a este texto, quedaría justificada si en lugar de “epeita”que significa luego, se hubiese usado “kai” que traduce la conjunción “y”. Es decir si la acción es instantánea hubiese quedado mejor “los muertos en Cristo resucitarán primero, y nosotros los que vivimos…”  Epeita es un adverbio de tiempo y traduce “luego, después o después de eso”, dando a entender que este evento nunca ocurrirá sin que antes suceda el primero.

Lo que introduce “epeita” es la necesidad de que primero exista la resurrección, para que luego halla un arrebatamiento; o lo que es lo mismo que el arrebatamiento no sucederá sin que antes halla una resurrección. Pero esto, a su vez, hace palpable un nuevo tema: La resurrección en sí misma no implica ascenso a las nubes. Para el ascenso requiere del arrebatamiento. En consecuencia los que resuciten deberán esperar el momento del arrebatamiento que, como hemos dicho,  no necesariamente es inmediato. Los que están vivos (como dice Pablo) no necesitan resucitar para ascender llegado el momento, pero los que resuciten si deben esperar a que sea el instante del ascenso. Y los versos no dicen que es inmediato; es nuestra interpretación lo que hace que así se entienda.

Sigamos analizando. La palabra “anistemi” traduce lo que, en consecuencia, confirma la posición asumida, de que la resurrección se refiere exclusivamente al acto de despertar de la muerte, que queda resumido en una palabra: “levantarse”. Este término no involucra el ascenso a las nubes, sino sólo el salir de la tumba. Los muertos en Cristo volverán del lugar donde han estado desde que durmieron, y tomarán un cuerpo para levantarse. Hasta allí nos alcanza el término  anistémi. Esta palabra es usada en Hechos 12:7 en donde Pedro es “levantado” por el ángel. Pablo también la usa en Efesios 5:14; “Por lo cual dice: Despiértate, tú que duermes, Y levántate de los muertos, Y te alumbrará Cristo”. Como queda demostrada acá, la palabra anistemi, sólo da la idea de levantarse de los muertos.

La palabra “Proton” que fue traducida como “primero”, es un adverbio superlativo. Es decir es un caso extremo como sería “pequeñísimo”. Cuando haya alguien o algo pequeñísimo, significa que nunca habrá uno más pequeño. Proton quiere decir primerísimo, con lo cual nos lleva a entender que no habrá otro o ningún acto que vaya primero. Lo que dice proton es que el levantamiento o resurrección de los muertos en Cristo, es el primer evento que sucederá, y el arrebatamiento tendrá que esperar. Aquí cobra mucha importancia la partícula epistemi, que significa más tarde o después.
¿El adverbio proton sería redundante al lado del, también, adverbio de tiempo epístemi? ¿Por qué decir que la resurrección tiene un primerísimo lugar, si más adelante se dirá que el arrebatamiento es después? ¿Por qué habría que decir que el arrebatamiento es después de la resurrección, si eso queda sobrentendido por la construcción gramatical en el griego? ¿Cuándo dice que los muertos en Cristo serán levantados en primerísimo orden, con qué se le compara? ¿Con el arrebatamiento?

La explicación a esto está en unas palabras del Señor Jesús. Él dijo: “No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación”. El Señor está hablando acá de la resurrección, pero añade un tono triste y pesimista sobre el momento de la resurrección”.
 Algo parecido a esto escribió Daniel en el capítulo 12 (v.1,2); “En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces; pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro. Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua”. Miguel se refiere al arcángel, quien se asume será el que apresará a Satanás, a la bestia, y al falso profeta. Esto sucederá en el final de los tiempos, posterior a o durante  la gran tribulación. Pero notemos que la resurrección que menciona Daniel, es posterior al tiempo de angustia.

Y Pablo dijo: “Pero esto te confieso, que según el Camino que ellos llaman herejía, así sirvo al Dios de mis padres, creyendo todas las cosas que en la ley y en los profetas están escritas;  teniendo esperanza en Dios, la cual ellos también abrigan, de que ha de haber resurrección de los muertos, así de justos como de injustos”. (Hechos 24:14,15). Pablo coincide con el Señor (es obvio, ¿verdad?) y Daniel en cuanto a que la resurrección es buena y necesaria, pero no asegura plenamente la aprobación. Estos 3 textos aunque aseguran la resurrección, con una sensación un tanto pesimista,  porque dejan ver la posibilidad de ser reprobado.
Pero estos tres versos contrastan con lo dicho por Pablo en 1 Tes 4:16,17 por el carácter optimista de estos versículos. Ellos no hablan de una resurrección de injustos, ni de aquellos que hicieron la malo para pasar a confusión perpetua. Igual sucede con 1 Corintios 15:51,52: ” He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados ¿Por qué existe una carácter optimista y lleno de alegría en unos versículos, y angustiante en otros?

La explicación a esto está en el mismo 1 Tes 4:16,17. Allí dice: “Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo…” Acá hay tres cosas: 1) la voz de mando; 2) la voz de arcángel y 3) la trompeta de Dios, y eso es lo que tenemos que considerar. El Señor dijo que todos los que están en los sepulcros oirán su voz. Entonces lo primero que ocurre es “la voz del Señor, y en ese momento se levantarán los muertos. El último evento es la trompeta, que es cuando ocurre el arrebatamiento. Entre la voz y la trompeta hay un lapso, que según Daniel corresponde a los tiempos angustiosos.
Apocalipsis 14 habla de estos momentos: El que está sentado en la nube es el Señor, porque dice que tiene semejanza con Hijo de Hombre (14:14) y en ese momento “del templo salió otro ángel, clamando a gran voz al que estaba sentado sobre la nube: Mete tu hoz, y siega; porque la hora de segar ha llegado, pues la mies de la tierra está madura” (v.15). Este es el momento de la resurrección de los justos. Luego dice: “Y el que estaba sentado sobre la nube metió su hoz en la tierra, y la tierra fue segada”.
Inmediatamente después se produce la resurrección de los injustos. Asi dice: “Salió otro ángel del templo que está en el cielo, teniendo también una hoz aguda.  Y salió del altar otro ángel, que tenía poder sobre el fuego, y llamó a gran voz al que tenía la hoz aguda, diciendo: Mete tu hoz aguda, y vendimia los racimos de la tierra, porque sus uvas están maduras” (V.17, 18). La voz del ángel se escucha dos veces, una para la resurrección de los justos, y otra por los injustos”. Los injustos son representados como uvas, las cuales son pisadas hasta que el líquido rojo (como la sangre), llega hasta el freno de los caballos.

Este texto de Apocalipsis 14 se encuentre precedido de unos versos que hablan, precisamente, del tiempo de angustia. Recordemos a Daniel 12:1,2: “y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces; pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro. Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua”. Los que despiertan para vida eterna (según Daniel), corresponden al trigo que es segado (de acuerdo a Juan), y los que son despertados para vergüenza y confusión perpetua, son las uvas. Y todo esto en tiempo de angustia.
Apocalipsis 14 dice: “Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas” (Ap. 14:8). Este momento del cual está hablando Juan, queda perfectamente definido como el tiempo del Juicio. Es decir que la resurrección, tanto de justos como de injustos, se produce en tiempos de juicio. Aunque la resurrección es para justos e injustos, y será en tiempos angustiosos y de juicio, el tratamiento para el trigo no es el miso que para las uvas. Éstas irán a parar al lagar de la ira de Dios, para ser pisadas.

Pedro menciona este juicio en su primera carta. Debemos tener claro que, para los discípulos de Jesús, la persecución profetizada ya había llegado. Y Pedro les dice: “Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese,  sino gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos de Cristo, para que también en la revelación de su gloria os gocéis con gran alegría (1 Pedro 4:12,13). Pedro compara los padecimientos, con la Venida del Señor, y dice que no debe ser extraño para los que la están padeciendo. Luego añade: “Si sois vituperados por el nombre de Cristo, sois bienaventurados…” Y este texto se puede comparar con las palabras del Señor Jesús en las bienaventuranzas: “Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo”. (Mateo 5:10,11).
Pedro sigue diciendo: “…pero si alguno padece como cristiano, no se avergüence, sino glorifique a Dios por ello. Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; y si primero comienza por nosotros, ¿cuál será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios?” Para Pedro la persecución y problemas que confrontaba la iglesia en aquel momento, era el juicio que quizá el mismo Señor Jesús les había anunciado. Y él dice que el juicio comenzará por la casa de Dios, pero también menciona a los que no obedecen al evangelio. Es decir que ambos grupos están al mismo tiempo, y en el mismo momento, pasando por las mismas circunstancias.


... continua en la parte II




GRETA THUMBERG

Esta reseña fue escrita por Tabhita Within para "Medium-Ambiente", para The New York Times El viernes 15 de marzo de 2019, 1...