lunes, 18 de febrero de 2013

LOS METEOROS

Interesante acontecimiento el sucedido en Rusia, específicamente cerca de la ciudad de Cheliabinsk, en donde un meteoro fragmentado se esparció, después que, al impactar, generara una fuerza 30 veces superior a la bomba dejada caer por aviones "aliados" sobre Hiroshima, en la segunda guerra mundial.
Extraño es que las agencias aeroespaciales de los diferentes países del "primer mundo", no nos alertaran acerca de esto, sobre todo cuando, por ejemplo NASA, están permanentemente "monitoreando" el espacio exterior con sus potentes telescopios. ¿Como se les pudo pasar esto, si tomamos en cuenta que solo unos pocos días antes nos habían dicho que el asteroide 2012 DA14 pasaría rozando la tierra?  Mientras el  asteroide 2012 DA14 supuestamente rozaba la tierra, según NASA, uno completamente desconocido (para ellos), lograba penetrar nuestra atmósfera, desintegrándose en rocas de peculiar tamaño, y entraba en territorio ruso, causando la muerte de más de mil personas.
Ni los rusos, ni los norteamericanos al mando de Bruce Willis, pudieron detectar este "Armagedón", que se les vino encima. Como diría el filósofo Kico; "¿Que cosas no?"
Y tal parece, según algunos vídeos que han sido montados en You Tube, ese mismo día meteoros fueron vistos en EEUU, y Japón. Si es cierto esto último, no lo sé, pero hay que andar pendientes en todo momento.
Sin embargo, y muy a pesar del carácter especulativo de estas cosas, hay que tomarlas en serio, sobre todo si DIOS TODOPODEROSO, está involucrado en ello.

ACERCA DE METEOROS EN EL RELATO NEO TESTAMENTARIO:
En una oportunidad el Señor Jesús estaba reunido con sus apóstoles y ellos le mostraron, orgullosos, el templo reconstruido por Esdras y sus amigos, y que hacía poco había remodelado Herodes, el hijo (el papá fue el que quiso matar al Señor Jesús, cuando estaba recién nacido). Jesús les respondió que de ese edificio no quedaría piedra sobre piedra, a lo cual ellos le preguntaron que "cuando serían estas cosas, y que señal habrá de tu venida y del fin del siglo?" (Mateo 24:3).
La conversación que se desarrolla a partir de ese momento, gira en torno al tiempo del fin y a la tribulación de aquellos días la cual Él llama "gran tribulación". Por cierto este tiempo no significa el fin del mundo, sino del tiempo de la gracia. El Señor le explica a los apóstoles todo lo que habrá de suceder durante esa época, y es en el versículo 29 donde dice:"E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas".
Algunas cosas interesantes han de suceder durante esta época, cuya razón de ser se fundamenta en la violencia que se desatará sobre la tierra. Tres sucesos que nunca hemos visto por mucho tiempo, serán permanentes. Primero, el sol perderá brillo, y oscurecerá. Imaginemos lo que eso podría significar. Al perder brillo el sol, lo único que puede significar es que ha perdido potencia, que sus explosiones y combustiones han sufrido una merma considerable. Si el sol pierde su intensidad, pierde también temperatura, lo cual significaría que durante las horas del día  la temperatura descendería mucho, aún en los países del trópico de Capricornio, o ecuatoriales. Cuanto más será de noche.
La luna no dará su resplandor. En otros lados se lee, que se pondrá roja como la sangre ¿Se imagina usted viviendo eso? El sol sin mucha potencia, sin brillo, con un mundo semi oscuro, y la luna no blanca como solemos verla, sino roja.
Pero además de eso, las estrellas de los cielos caerán sobre la tierra. Es decir, miles de asteroides de diferentes tamaños impactarán sobre la superficie de este mundo, causando destrucción y mucho daño. Cuando esto pase podemos prever lo que sucederá. Imagine usted que tan solo un enorme meteoro caiga sobre el mar, frente a las costas de un continente. La energía del impacto se disiparía en las aguas, y éstas adquirirían una potencia enorme, que les haría alcanzar cientos de metros de altura. En su movimiento hacia la costa, al invadir el continente, ciudades enteras desaparecerían. Ahora imaginemos que una enorme roca cae sobre el continente. La onda expansiva, producto de la enorme energía que trae el meteoro en su trayectoria, produciría una destrucción equivalente a miles de bombas como las de Hiroshima. Pero esto no es suficiente, sino que el mismo  impacto produciría terremotos (y sus réplicas), que destruirían las ciudades. Pero aún esto no termina aquí. Al impactar con el suelo, transmitiría una deformación hacia los estratos inferiores de la corteza terrestre, que comprimiría el magma. Esto generaría una reacción tan extraordinaria que el magma buscando disminuir la presión a la que ha sido sometido, se moverá y abrirá boquetes en la tierra, o saldrá por las fumarolas de los volcanes, cuya lava en movimiento por la corteza terrestre, causará destrucción  a su paso. Pero aquí no queda esto. Al salir la lava disparada por los boquetes, expulsará toneladas de ceniza que cubrirán el espacio. La densidad de la capa de cenizas cubrirá los cielos, impidiendo el paso del sol (que por cierto ya estaba debilitado), reduciendo en decenas de grados la temperatura sobre la tierra, muriendo las personas y los animales, y aún las plantas.
Esta amable lector no es producto de una mente enferma por causa de las películas que produce Hollywood, sino que la misma Biblia da cuenta de esto. El paralelo del relato que hemos mencionado atrás, que se encuentra en Mateo 24, se puede leer también en Lucas 21. En los versos 25 y 26 leemos lo siguiente: "Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra angustias de las gentes, a causa del bramido del mar y de las olas; desfalleciendo los hombres por el temor, y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra, porque las potencias de los cielos serán conmovidas". Sin duda que el relato que Lucas hace del mismo pasaje que Mateo 24, es mucho más gráfico y descriptivo de lo que habrá de suceder durante este tiempo.
Sin duda que el mar será muy castigado, y por medio de él será castigada la tierra.

EL ANTIGUO  TESTAMENTO PROFETIZÓ ESTE DÍA:
Joel, capítulo 2, habla de este momento. Joel 2:11 dice: "Y Jehová dará su orden delante de su ejército; porque muy grande es su campamento; fuerte es el que ejecuta su orden; porque grande es el día de Jehová, y muy terrible, ¿quien podrá soportarlo? También el verso 2:1 dice: "Tocad trompeta en Sión, y dad alarma en mi monte santo, temblad todos los moradores de la tierra, porque  viene el día de Jehová, porque está cercano". El día de Jehová es ese día, del cual habló el Señor Jesús a sus apóstoles. Amos dice, en 5:18, respecto de este día: "!Ay de los que desean el día de Jehová! ¿Para que queréis este día de Jehová? Será de tinieblas, y no de luz. El 5:20 dice: ¿No será el día de Jehová tinieblas, y no luz; oscuridad que no tiene resplandor? Zacarías 14:6 dice:"Y acontecerá que en ese día no habrá luz clara, ni oscura. Será un día, el cual es conocido de Jehová, que no ser´ni de día ni de noche; pero sucederá que al caer la tarde habrá luz".
Volviendo a Joel 2, vemos la precisión de los asteroides. "Día de tinieblas y de oscuridad, día de nube y de sombra, como sobre los montes se extiende el alba, así vendrá un pueblo grande y fuerte; semejante a él no lo habrá jamás, ni después de él lo habrá en años de muchas generaciones". ¿Quien es este pueblo? El día de Jehová es asociado, según Zacarías como el día en que Israel será invadido por las naciones vecinas, el cual será la última invasión que sufrirá Israel, antes de su conversión. Y este ejército podría ser interpretado, como aquel que invadirá a Israel, mas creo  por lo que el contexto contiene, que no es así. Leamos (2:2) "Delante de él consumirá fuego, detrás de él abrasará llama... su aspecto como aspecto de caballos, y como gente de a caballo correrán. Como estruendo de carros saltarán sobre las cumbres de los montes; como sonido de llamas de fuego que consume hojarascas, como pueblo fuerte dispuesto para la batalla. Delante de él temerán los pueblos; se pondrán pálidos todos los semblantes" Imagine, tan solo por un momento, que este ejército sean los meteoros que, una vez habiendo penetrado la atmósfera, se inflaman y luego mientras avanzan por los cielos, van llenando de asombro a quienes les ven. Fuego por delante, llama por detrás y destrucción a su paso.
La descripción siguiente dice: "...cada cual marchará por su camino, y no torcerá su rumbo" (v 2:7) Una vez que hube leído esta porción, imaginé el meteoro viajando por el espacio, sin variar su rumbo, como hacen las bombas tele dirigidas que se pueden ver en las guerras de última tecnología, que buscan su objetivo, y no varían su rumbo hasta que le hallan y luego explotan. "Ninguno estrechará a su compañero, cada uno irá por su carrera, y aún cayendo sobre la espada no se herirán" (v 2:8) También puedo imaginar que grandes cantidades de asteroides viajan hacia la tierra, y ninguno estorba al otro, sino que cada uno mantiene su linea de trayectoria, hasta dar con su objetivo. El siguiente versículo es aún más impactante: "Irán por la ciudad, correrán por el muro, subirán por las casas, entrarán por las ventanas a manera de ladrones" Estos meteoros serán dirigidos por Dios, no tenga duda. Buscarán a todos los ídolos, y a los idólatras, y donde haya un altar allí entrarán y destruirán. Entrarán por las casas buscando señales de idolatría, de fornicación espiritual, y destruirán.  Este versículo que sigue es aún más determinante: "Delante de él temblará la tierra, se estremecerán los cielos, el sol y la luna se oscurecerán, y las estrellas retraerán su resplandor". Sin duda que este es el día de Jehová, el día que anunciaron Joel, Amos y Zacarías, el día que habló el Señor Jesús a sus apóstoles.

EL FUTURO EN ESTA PROFECÍA:
Un futuro que no está muy lejano. El capítulo 6 de Apocalipsis habla de este día incluido en el sexto sello. Allí dice: "Mire cuando abrió el sexto sello, y he aquí hubo un gran terremoto; y el sol se puso negro como tela de cilicio, y la luna se volvió toda como de sangre; y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera deja caer sus higos cuando es sacudida por un fuerte viente" (Ap 6:12,13)
El día de Jehová es un día que ha de venir. De nuevo encontramos acá lo que ha sido dicho en lecturas anteriores, acerca de la condición en la que estarán el sol y la luna, y las estrellas del cielo. Esto es algo que ha de venir muy pronto. Pero el sexto sello muestra un elemento más, que no había sido anunciado antes. ¿Cual es? Que "el cielo se desvaneció como un pergamino que se enrolla; y todo monte y toda isla se removió de su lugar". Imagine ahora esto. EL cielo deja de ser esa cortina azul que vemos de día, o la negra de noche, porque se enrolló y desapareció. De esa manera será descubierta la verdad de Dios, que está en los cielos, y podrá ser visto todo lo que allá hay.

Esto amable lector está por suceder, y muy pronto toda la tierra, y no solo un lugar en Rusia, EEUU o Japón podrán ser testigos de este acontecimiento. Pronto veremos los meteoros o asteroides en grandes cantidades, y no solo una pequeña porción. Y no será solo Rusia, sino el mundo entero. Y las gentes angustiadas no darán crédito a lo que ven, y sienten. Será el día de Jehová, anunciado desde la eternidad, pero poco creído. Ni siquiera por lo que sucedió en Rusia. 

sábado, 16 de febrero de 2013

UN RAYO EN EL VATICANO

El mismo día que Joseph Ratzinger hacía pública su renuncia, como Papa, la cual se hará efectiva el 28 de febrero cayó un rayo, sobre el pararrayo, de la cúpula del edificio de la basílica de San Pedro. El asunto fue hecho noticia, pero no fue analizado, ni siquiera superficialmente. Como muy pocos creen en Dios de una manera firme, muy pocos relacionan este hecho con alguna señal que venga de Él. ¿Quiso decirnos algo Dios, a través de este hecho singular? Creo que sí, y de ninguna manera puede pasar desapercibido, no debe ser ignorado.
En una noticia publicada en el portal http://www.noticiacristiana.com/, que a su vez hace referencia a una noticia, aparecida en la revista Veja de tres años atrás de data,  el exorcista oficial de la Iglesia Católica, el padre Gabriele Amorth, afirmó que el diablo está instalado en la iglesia. Un cura principalísimo dentro de la iglesia católica, denunció hace tres años, que en la sede vaticana convivía el mismo demonio.
¿Pero que tiene que ver esto con el rayo que cayó, sobre la cúpula de la basílica de San Pedro? Mucho. Recordemos el pasaje bíblico que aparece en Lucas 10:17-20. Regresaban los 70 que Jesús había enviado a predicar, y ellos le dijeron: "Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu nombre"; a lo que el Señor Jesús les respondió: "Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo". ¿Que quiso decir el Señor Jesús con estas palabras? Su respuesta debió provocar una reacción inmediata en sus discípulos: "Señor dinos que significa que Satanás haya descendido como un rayo... pero no lo hicieron. Sin embargo hechos posteriores explicaron  muy claramente, de que se trataba esto.
La respuesta la encontramos en Apocalipsis 12. Este pasaje pleno de símbolos no es tan difícil de entender. Amable lector, si tiene una Biblia búsquela y léala conmigo, y analicemos lo que allí dice. Versículos 1 y 2, la gran mujer vestida de sol, con la luna bajo sus pies y con doce estrellas (no es María, sino) es la palabra de la promesa, hecha realidad. Esta, por ejemplo, puede ser hallada en Isaías 9:6,7 e Isaias 11. Es el nacimiento del Señor Jesús. El verso 3 muestra al gran dragón escarlata y el versículo 4 habla de la cantidad de ángeles que decidieron apoyar a Satanás. Si vamos despacio acá encontraremos las claves, de esto que en principio parece ser muy complicado, pero con la revelación del Espíritu Santo se aclara. Este pasaje nos dice en el verso 9 quien es este dragón: "Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él". Aquí esta más claro. El dragón que es el diablo, junto con sus demonios (la tercera parte de las estrellas), fue enviado a la tierra después de una franca pelea con Miguel y los ángeles que le apoyaban. ¿Ves? quien descendió a la tierra, después de haber tenido el cielo como su "casa" por miles de años, fue Satanás. La forma gráfica conque Jesús describe este descenso da a entender la furia con la que bajó. Veamos las palabras que usa Apocalipsis: "!!Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo" (v. 12).
Este texto, es más que un texto, es un hecho consumado. La derrota de Satanás que terminó en su expulsión de los cielos, se originó en la victoria de Jesús sobre la cruz, sobre el pecado y sobre la muerte. Satanás no podría permanecer ni un segundo más en los cielos, una vez que Jesús hubiese resucitado, porque su victoria significaría la limpieza (o purificación) de las cosas originarias, no las sombras. Cuando Jesús entró a los recintos celestiales, las cosas que fueron contaminadas con la rebelión satánica, fueron purificadas. Por ello el diablo fue echado... y esto es algo que él no soporta.
Por cierto que esta acción, la del diablo cayendo como un rayo, es un símbolo satánico, que puede ser visto en los seguidores del demonio. Por ejemplo AC/DC usa el rayo como símbolo. Otras formas de usar el rayo como símbolo satánico es con la letra "Z". Algunos comics creados en Japón usan la letra Z, como por ejemplo Mazzinger "Z".
Sigamos adelante. Según Apocalipsis 12, Satanás es el dragón de siete cabezas y diez cuernos. Pero Apocalipsis 13 describe a este dragón como una asociación de naciones que se unen para levantarse en contra de Dios. Un conglomerado de naciones, que forman el sistema llamado "mundo", que no respeta al Dios Creador, ni le temen y su objetivo es tomar el control definitivo de los reinos de este mundo, para establecer un dominio total. Apocalipsis 12 llama al dragón la serpiente antigua, porque existe desde la eternidad, y fue la que estuvo en Edén, provocando la caída del hombre. El dragón, que es Satanás, es también esta asociación de naciones. Así, también lo define Apocalipsis 17:11; "La bestia que era, y no es, es también el octavo; y es de entre los siete, y va a la perdición". Como vemos acá la misma bestia de 7 cabezas y diez cuernos, es también el octavo reino y es de entre ellos. Es decir, Satanás que es un ser angelical, ahora convertido en demonio, es también el "sistema mundo", es decir el acuerdo de naciones, que se funden en uno solo.
Cuando Satanás descendió como un rayo a la tierra lo hizo para destruir al hombre, es decir al género humano, y esta estrategia se fundió y desarrolló como una sociedad de naciones, que a su vez es demonio. Esta liga de naciones es demonio, porque del demonio tiene, y por él fue creada. Desde los tiempos de Babel, en la llanura de Sinar, comenzó este propósito, y siendo Nimrod principal arma humana al servicio del diablo, trabajó para que quedará fundada la liga de naciones, como un "sistema mundo", que desarrollaría todo lo que satánico pudiera haber. Es así que fundo varias ciudades, entre ellas Babilonia, lugar en el cual comenzó a ser desarrollado, el elemento satanista de todas las cosas. Satanás descendió como un rayo, y fundó Babilonia, ciudad satánica en donde la hechicería, la superchería, la metafísica, los encantamientos, la magia y el esoterismo iniciaron sus pasos, que ahora 4.000 años después está absolutamente consolidado en el mundo.
Cuando el Señor Jesús vino a la tierra lo hizo para deshacer las obras del diablo (1 Juan 3:8), y esto necesariamente incluye el engaño a las naciones, porque no olvidemos que Satanás es el engañador de ese mundo.
Ahora bien volviendo a Apocalipsis 12, leemos:  "Y cuando vio el dragón que había sido arrojado a la tierra, persiguió a la mujer que había dado a luz al hijo varón". Obviamente esta mujer perseguida no es María, por cuanto no hay registros de que ella hubiese sido perseguida. ¿Quien fue perseguida, entonces? Pues la promesa, o lo que es lo mismo, el cumplimiento de ella. La mujer gloriosa de Apocalipsis 12, como ya dijimos, es la promesa. Esta promesa, que hemos leído en Isaias fue confirmada a Abraham: "En ti serán benditas todas las familias de la tierra" (Génesis 12:3). Lo que persiguió Satanás fue que esta promesa no se cumpliese. ¿Y como lo hizo? El mismo Apocalipsis 12 nos da la respuesta : "Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo" (Apocalipsis 12:17).
Satanás descendió como un rayo para detener la obra de Dios, con un pueblo suyo. Yo puedo detectar tres intentos de Dios para tener un pueblo, y dos han fracasado. El primero de ellos fue con Adán, y el segundo fue con Abraham. El primero fracasó al desobedecer a Dios, en el huerto, comiendo del árbol prohibido, y el segundo con el pueblo de Israel, que no entendió el propósito de la ley, y Dios dio por terminado el primer pacto, y comenzó el segundo. EL tercer pacto  si ha tenido éxito, porque no estuvo basado en hombres débiles, sino en Jesús de Nazareth. Satanás descendió como un rayo para matar a Jesús, y no lo logró inicialmente, pero cuando lo hizo fue para el propio perjuicio suyo.
Jesús murió en la cruz, pero resucitó con poder, y ahora está sentado a la diestra de Dios. Por ello el diablo fue echado de los cielos, y no se halló más lugar para él (Apocalipsis 12:8). En consecuencia el diablo ha enfilado baterías en contra de los descendientes de la mujer. Esto se ha convertido en un objetivo de Satanás. Destruir a la descendencia de la mujer. Recordemos que él, el diablo, tiene una amenaza desde Edén, con relación a la descendencia de la mujer. Allí le fue dicho: "Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar".
¿Como hará el diablo esto? La verdad es que lo ha estado haciendo, desde que el cristianismo entró en el mundo, a través de la iglesia católica. Para explicar esto usaré Apocalipsis 17.
Comienza este capítulo diciendo el ángel que le mostrará a Juan, la sentencia sobre la gran ramera. Allí dice:Vino entonces uno de los siete ángeles que tenían las siete copas, y habló conmigo diciéndome: "Ven acá, y te mostraré la sentencia contra la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas" Aquí hay lenguaje de símbolos, que no son difíciles de comprender. La gran ramera, es la gran prostituta. Prostitución espiritual se puede resumir en la fornicación con los ídolos. ¿Quien es la gran fornicadora? En el mundo hay muchas religiones, y muchas de ellas tienen sus propios dioses, Allí está el budismo, el Islam, el zoroastrismo, etc. Pero la única que usa el nombre de Dios Creador, para promover la fornicación con los ídolos es, sin duda, la iglesia católica. Sus más de 700 santos, la hace la más promiscua de todas. Sin duda que su lecho está altamente contaminado. La gran ramera se sienta sobre muchas aguas, las cuales representan naciones en el mundo. No olvidemos que el gran dragón de siete cabezas y diez cuernos (que aparece en Apocalipsis 13) surge, como el leviatán, de las aguas. Sin duda alguna la gran aceptación que tiene la iglesia católica en el mundo, la hace descansar sobre muchas aguas.
Luego el versículo 3 dice que a gran ramera se siente sobre un dragón que tiene siete cabezas, y diez cuernos. ¿Sorpresa? No. Este dragón es el mismo de los capítulos 12 y 13, es decir es la serpiente antigua, es decir el diablo, pero al mismo tiempo es el "sistema mundo". La gran ramera, es decir la iglesia católica, es apoyada por el mismo diablo, y por el "sistema mundo" impuesto desde Nimrod, conocido como el sistema babilónico.
Ningún capítulo en La Biblia describe a la iglesia romana como lo hace Apocalipsis 17. Veamos: "Y la mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas, y tenía en la mano un cáliz de oro lleno de abominaciones y de la inmundicia de su fornicación" (Ap 17:4) ¿Quien se viste de púrpura y escarlata, si no la iglesia católica? A los cardenales le llaman "los purpurados".
Luego añade: "y en su frente un nombre escrito, un misterio: BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA". En este versículo se sincretiza su propósito desde siempre. Destruir el cumplimiento de la promesa dada por Dios, y hablada por hombres como Isaias. En la iglesia católica existe desde siempre el espíritu malo de la babilonia de Nimrod, el medio por el cual el diablo ha hecho la guerra a la descendencia de la mujer. La iglesia católica es el mismo lugar donde, desde el Sinar, se han desarrollado las hechicerías y brujerías, con las que el diablo ha contaminado al mundo. La iglesia romana es el símbolo actual de la Babilonia, de los tiempos de Nabucodonosor, y es por donde muchos llamados han sido engañados. EL encantamiento que el diablo ha puesto en ella hace que miles de millones se arrodillen ante Satanás, en lugar de hacerlo ante Dios Creador.
En los tiempos que vienen, sucederán cosas terribles que se desarrollarán en las oficinas del Vaticano. Hace poco tiempo un jesuita denunciaba las actividades que se hacían en los sótanos del Vaticano, donde presuntamente, funcionan oficinas de masones e Illuminatis. Desde allí se generan las acciones, que luego serán llevadas al conocimiento de representantes de gobiernos, empresas, bancos, etc, a través de reuniones como, por ejemplo, las de Bilderberg.
Que dice La Biblia de esto:  "Vi a la mujer ebria de la sangre de los santos, y de la sangre de los mártires de Jesús; y cuando la vi, quedé asombrado con gran asombro". ¿La mujer ebria de la sangre de los santos? Pues sí. Ya Apocalipsis 13 nos había anunciado que el dragón de siete cabezas y diez cuernos perseguiría a los santos. Allí dice: "Y se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos. También se le dio autoridad sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación." (Ap 13:7). Sin duda que es a este "sistema mundo", formado por una trilogía llamada Satanás, Naciones del mundo, Iglesia Católica, al que le toca cumplir Apocalipsis 12:17. La persecución contra los santos es conocida como "gran tribulación", y aparece descrita en Mateo 24, Marcos 13 y Lucas 21.
El capítulo 17 de Apocalipsis desdobla la función del dragón, y le muestra como un sistema de gobiernos y autoridades. Esto es lo que dice: " Esto, para la mente que tenga sabiduría: Las siete cabezas son siete montes, sobre los cuales se sienta la mujer, y son siete reyes. Cinco de ellos han caído; uno es, y el otro aún no ha venido; y cuando venga, es necesario que dure breve tiempo. La bestia que era, y no es, es también el octavo; y es de entre los siete, y va a la perdición". Cuando Juna habló con el ángel este le dijo que 5 reinos ya habían sido, que uno era, que otro estaba por venir y que el octavo surgiría de él. En la época de Juan gobernaba sobre la tierra el imperio romano, el cual sería el sexto reino. Para el séptimo reino, hay una pausa, y el octavo surgirá casi simultáneamente, o como consecuencia de este. ¿Quien es el séptimo reino? Sin duda la iglesia católica o romana. ¿Y quien es el octavo? Este es una que ha surgido del seno de la iglesia católica. Son masones jesuitas, que crearon a los Illuminatis, que ahora forman a Bilderberg. Es el gobierno bajo las sombras, el gobierno oculto. Se encuentra en los sótanos de la basílica de San Pedro. EL mismo lugar adonde cayó el rayo.
No es pues casualidad que haya caído el rayo en la basílica de San Pedro, el mismo día de la renuncia del Papa. Éste no renuncia por sí mismo, sino por que la ha sido impuesto por el gobierno masónico-illuminatis-jesuita, que busca tener a un hombre joven al mando.
Dios ha dado una señal. EL diablo ha descendido y se ha establecido en la sede romana de la iglesia católica, la gran ramera, la Babilonia, madre de todas las abominaciones de la tierra. 

martes, 12 de febrero de 2013

LOS PAPABLES QUE MÁS SUENAN


Algunas figuras han surgido en las últimas horas, como candidatos a ser elegidos al cargo de Papa, ante la renuncia de Joseph Ratzinger, mejor conocido como Benedicto XVI. 
Tales candidatos son Angelo Scola de 71 años y jefe de la Diócesis de Milán.







Ángelo Sodano de 85 años, decano del Colegio Cardenalicio; 










El canadiense Marc Ouellet de 68 años. 






Dos candidatos africanos también surgen. El gannes Peter Turkson, de 64 años, actual presidente de turno del Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz, 






y el arzobispo congoleño Laurent Monsengwo Pasinya.











Otros nombres que se barajan son el arzobispo Gianfranco Ravasi, titular del Consejo Pontificio para la Cultura y de la Pontificia Comisión de Arqueología Sagrada; 




y el  también arzobispo Angelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos.









Tampoco se descarta el nombre de un argentino: Leonardo Sandri (69 años), cardenal argentino de la Iglesia Católica, actualmente es prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales y consejero de la Comisión Pontificia para América Latina. En la Curia Romana es miembro del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso.

¿POR QUÉ RENUNCIA EL PAPA?


Sin duda alguna es un asunto de interés mundial, dada la enorme influencia que la iglesia romana tiene sobre la humanidad. Pero, sin duda, no es común que un Papa renuncie. Generalmente llega un Papa nuevo, cuando el anterior está muerto.
Por ello es inevitable la pregunta: ¿por qué renuncia el Papa?

El Vaticano no es cualquier país, y el Papa no es un gobernante más. Desde el siglo tercero de la era cristiana, el papado ha logrado presencia en el mundo, al punto de ser una forma dual de gobierno: religioso y político.  Y el papado hubo logrado, en el pasado de una forma más imponente, una enorme influencia en los gobiernos, siendo el Papa recibido, adonde quiera que vaya, con honores de jefe de estado. Sin duda que el Papa es el hombre religioso con mayor poder político del orbe.

Quien más uso hizo de esta prebenda fue Karol Józef Wojtyła, mejor conocido como Juan Pablo II, quien realizó 104 viajes fuera de Italia, visitando a 129 naciones, en sus 27 años de pontificado. Murió el 2 de abril de 2005, después de luchar contra una larga enfermedad. El legado político de Karol  Wojtyła le encumbra como un “luchador” en contra del expansionismo del marxismo - comunismo en el mundo, especialmente en iberoamérica.
No obstante jugó un importante papel en el fortalecimiento del ecumenismo religioso, fomentando las relaciones con el judaísmo, el Islam, la Iglesia ortodoxa oriental, y la Comunión Anglicana, y aunque no se le vio reunido con la iglesia evangélica, sin embargo fue permanentemente visitado por sus representantes.

Joseph Aloisius Ratzinger, Benedictus PP. XVI, no tuvo tanta energía para una actividad similar como la de Juan Pablo II. Su papado apenas alcanzó a 7 años y unos 10 meses (19 de abril de 2005 – 28 de febrero de 2013) y en total realizó 24 viajes, visitando unos 20 países. Fue soldado de las milicias hitlerianas, entre abril de 1943 y septiembre de 1944, aunque ya manifestaba sus deseos de ser cura. Benedicto XVI no dejó entrever una postura política muy clara, aunque se presume como es obvio, que fuese anticomunista. Tampoco lideró a la iglesia católica hacia un ecumenismo marcado, que reuniese en una sola a todas las iglesias del mundo. Este carácter pasivo de Joseph Ratzinger pudo haberle costado el puesto. La edad, casi 86 años (16 de abril de 1927), influyó.

¿Pudo Benedicto XVI haber renunciado por la influencia de los cardenales, más jóvenes que él, y con una visión más holística del gobierno, la política, la religión y la sociedad? El cuerpo asesor del Papa es el colegio cardenalicio, institución que está formada por más de 200 cardenales (Para marzo de 2012 eran 212 cardenales, 124 electores y 88 no electores), lo cuales son sus más cercanos e influyentes consejeros. El colegio cardenalicio actualmente está presidido por el cardenal Angelo Sodano, contemporáneo con Ratzinger (7 meses menor que él), quien con toda seguridad no será “papable”, para esta próxima reunión del conclave. 
El nuevo Papa deberá ser un hombre en cierto sentido joven, es decir no mayor de 65 años, preferiblemente menor de 60 años, quien haya sido formado o tenga en sí mismo, ideas ajustadas a un mundo cada día más globalizado, favorable a la eliminación de la diversidad  y con una clara tendencia a la unicidad que ciertamente favorezca la idea de la nueva era. Ratzinger no encajaba en este prototipo.
Liderar a la iglesia católica hacia un mundo ecuménico debe ser el norte del nuevo Papa, lo cual necesariamente tiene que pasar por la necesidad de abrir camino, al nuevo gobernante del mundo, quien con toda seguridad será de hecho o de derecho alguien con antecedentes jesuitas. No olvidemos que los jesuitas son quienes dirigen las oficinas vaticanas, y que el Papá los tiene como asesores inmediatos. Sin duda los cardenales cercanos al Papa son jesuitas, y están adoctrinados de esa manera. 
Este año 2013 es determinante en las acciones que tiendan hacia un nuevo orden mundial, y en ello el Vaticano es el organizador. El Papa renuncia porque es necesario darle más vigor al papado e influir en los gobiernos del mundo, de primera mano. El Papa como líder del establecimiento de un nuevo orden mundial, debe tener el vigor para viajar y consolidar el propósito. No es casualidad que el Papa renuncia, con fecha efectiva a ser cumplida, dos meses después de la entrada de la nueva era esotérica (21 de diciembre – 28 de febrero). No es que creamos que esto tiene algún efecto sobre las cosas naturales, pero sí creemos que el gobierno a escondidas, el que es dirigido desde las oficinas del Vaticano por Illuminatis y masones, está listo para comenzar a consolidar sus propósitos antiguos, bajo el marco de una nueva era, que contendrá un nuevo gobierno, una nueva religión, una nueva economía y un nuevo ejército.

 Setenta días separan el 21 de diciembre del 28 de febrero. ¿Casualidad? Setenta fueron los años que Dios le dijo a Jeremías, que pasaría Israel bajo el dominio babilónico. Setenta semanas le dijo el ángel Gabriel a Daniel, que tendrían que pasar para que llegará a Israel (y al mundo) la paz anhelada. Satanás es imitador de Dios, y ha puesto fecha del 28 de febrero para la dimisión del hombre que ahora le estorba. Setenta días después del 21 de diciembre, es decir después de la entrada de la nueva era. Tengamos en cuenta que toda fecha marcada por el mundo, tiene su significado. El 21 de diciembre de 2012 fue marcado por el movimiento esotérico como el inicio de una nueva era, que significaría el fin de la era pisciana, y la entrada de la era acuariana. Ahora el 28 de febrero ha sido determinado como el fin de la era de Ratzinger, un hombre que no ayudo mucho al establecimiento de la nueva era mundial, excepto por su pasividad. Benedicto XVI en nada fue como su predecesor Juan Pablo II, quien favoreció en mucho los planes masones – Illuminatis de sus pares cardenales.
El cónclave deberá reunirse, según se ha filtrado, en los siguientes 15 días de marzo, por cuanto el nuevo Papa deberá estar en su cargo plenamente para la pascua de este año, que la celebran los católicos el 31 de marzo. 

¿Pudo Ratzinger haber cumplido con la tarea de liderar el establecimiento de un nuevo orden mundial? A sus años parece que no, y él mismo lo ha dicho.
Al Papa se le ve como el representante de Dios en la tierra, o como el vicario de Cristo, pero cuan lejos está esto de la verdad. La palabra de Dios, reflejada en La Biblia dice que Dios es amor, y que por amor envió a Su Hijo único a morir por el mundo. Entonces ¿cómo podría pensarse que ese mismo Dios quisiera la muerte de 6.500.000.000 de personas? El establecimiento de un nuevo orden mundial tiene como objetivo esta meta, lo cual aparece reflejado en las piedras guías de Georgia. El mismo Dios del cual el Papa dice ser su representante, ha anunciado que esto pasaría (Zacarías 13:8)  y lo ha llamado “gran tribulación (Mateo 24:21). Esto da a entender que Ratzinger podría saber algo más, y que de alguna manera se hace a un lado, porque quizá no quiere verse involucrado, aunque ya lo está. Los acontecimientos que inician con el establecimiento de una nueva era política y religiosa, implica entre otras cosas un riguroso control del mercado de comercio, el cual ha de cerrar sus puertas, solo para vender a los que se hagan parte de ese nuevo orden mundial.
Si la iglesia Católica es la gran ramera, y las muchas aguas donde se sienta (que a la vez es una bestia escarlata, que tiene siete cabezas y diez cuernos) es la misma de Apocalipsis 13.1-10 y es una asociación de naciones, con sus gobernantes que ejercen el dominio y control en el mundo, entonces la gran ramera y Babilonia la grande son uno solo. La religión y la política se convierten en uno. La iglesia Católica representando a la religión vana, y los Illuminatis – masones como el brazo ideológico – político que les complementa. La prostituta se viste de púrpura (Apocalipsis 17:4), lo mismo que hace el cardenalato. Cuando un cardenal es promovido al cargo recibe anillo, birreta y solideo los cuales son de color púrpura.  Este mismo cardenalato, que representa a la iglesia católica es aquella que lleva en su frente un nombre escrito: “BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA” (Apocalipsis 17:5).
Sin duda que Ratzinger fue una pieza más, que cumplió un fin determinado. Ocupó el tiempo necesario, la silla del papado, entre tanto se preparaba el nuevo Papa que promoverá el nuevo orden mundial. Él es el designado.
Este hombre que ha de venir dará continuación a los planes de la bestia, que son desde la antigüedad. Apocalipsis 17: 10 dice: “…y son siete reyes. Cinco de ellos han caído; uno es, y el otro aún no ha venido; y cuando venga, es necesario que dure breve tiempo”. De este es precisamente del cual estamos hablando. No es que el Papa que venga será este rey, sino que favorecerá su llegada. Le encumbrará. Y para esto Ratzinger no servía, porque se requería un Papa con relaciones, con compromiso, con voluntad y fuerzas para cumplir el objetivo.   

Sin duda que entre los consejeros del Papa, los del colegio cardenalicio, hay masones Iluminatis (la bestia escarlata, o las muchas aguas) que presionaron a Ratzinger para su renuncia. El tiempo va rápido y las acciones deben ser tomadas y un Papa adormecido por el peso de la edad (y quien sabe si de la conciencia) no les era útil. El nuevo Papa, vestido de púrpura por fuera, será un cardenal fiel a los principio de la orden de Jesús, fundada por Ignacio de Loyola en 1540, quien deberá actuar sin duda, ni dilación, para el cumplimiento de los objetivos inmediatos: establecer, de una vez, un nuevo orden mundial. Más aún tomando en cuenta que los jesuitas fueron creados para encumbrar al Papa al gobierno del mundo. Ellos se visten con sotana, pero dentro llevan las armas, que defenderán el “derecho que tiene” el Papa al gobierno del mundo, bien por sí (primera bestia del Apocalipsis 13:1-10); o bien por otro también poderoso políticamente (Apocalipsis 13: 11-18).

El nuevo Papa defenderá el derecho del feto a ver la luz de la vida (No al aborto), pero a las sombras llevará adelante los proyectos de eliminación de la vida a través de las enfermedades, vacunaciones, hambrunas, guerras, etc. Nunca se sabrá que el tuvo algo que ver con esto. Será a escondidas. El nuevo Papá defenderá a los olvidados de África, que mueren de hambre por centenas de miles, pero a la sombra no dirá nada acerca del control alimentario sobre estos países. Mientras en África los niños mueren de hambre, frente a la mirada de los zamuros que esperan su muerte, para usarlos como carroña, el Papa viste las ropas más lujosas, y come  los manjares más suculentos en sus palacios. El Papa defenderá el derecho de los países para ejercer su autodeterminación, pero a las sombras aplaudirá, en silencio, que los mismos se rindan ante los poderosos para mendigar un plato de comida. El Papa levantará su voz frente a los conflictos bélicos, pero actuará solapadamente para confirmarlos. El Papa será un activista permanente para favorecer el ecumenismo, y favorecerá los encuentros de las religiones más influyentes en el mundo. Hindúes, musulmanes, judíos (enemigos de Jesús de Nazareth), protestantes falsos puestos como mamparas, y católicos se sentarán en la misma mesa y dialogarán para unificar la religión, usando para ello Juan 17. Pura hipocresía, al final será una religión llamada Nueva Era. 

La sede del Vaticano está activa en estos días. Los cardenales (masones, Illuminatis) han movido sus piezas, y están listos para elegir. El sucesor ya está marcado, lo demás es puro teatro. Quizá veamos que (después del 28 de febrero) cuando comience el cónclave, salga humo negro, pero después de disuelto el lapso establecido por ellos mismos, surja el nuevo Papa, sucesor de Ratzinger y continuador de la actividad de Wojtyła. Y el mundo le aclamará y se rendirá a sus pies (como lo señala Apocalipsis 13). La nueva era ya ha comenzado, y las primeras señales están dadas. El movimiento político en el Vaticano está en su clímax.  Pronto veremos por TV el humo blanco, y oiremos decir “hay Papa”.
Ratzinger irá a “su retiro” y verá los toros desde la barrera, pero este “su sacrifico” será agradecido por el mando del mundo. Reyes, príncipes, presidentes, primero ministros, están agradecidos con él. Ha hecho lo que tenía que hacer. Ha renunciado. 

GRETA THUMBERG

Esta reseña fue escrita por Tabhita Within para "Medium-Ambiente", para The New York Times El viernes 15 de marzo de 2019, 1...