jueves, 10 de febrero de 2011

¿PASARÁ LA IGLESIA LA GRAN TRIBULACIÓN?


Vamos a tratar de responder esto, sin que para hacerlo tengamos que asumir una posición previamente. Tampoco buscaremos consultar a otra fuente que no sea la Palabra de Dios.

Sigamos adelante: Recientemente, en un programa al que fuimos invitados, el moderador del programa nos hizo esa pregunta. Sabiendo que la iglesia mantiene tres posturas al respecto, di mi opinión temiendo que, en el corto o largo plazo fuese suscitada una discusión al respecto. El año pasado me sucedió algo similar. En una reunión de pastores me atreví a dar una opinión relacionada con el asunto, que tenía que ver con el sexto sello. En ese momento uno de los pastores asistentes dijo que él no pasaría por esto, porque el estaba seguro que la iglesia sería arrebatada antes. No produjo argumento que sostuviese su exposición pero se aferró a su planteamiento, como quien se agarra de un tablón de madera en alta mar, para no perecer ahogado.
Yo creo que hay suficientes argumentos bíblicos para sostener una posición de manera muy firme, y esta es en la que creemos nosotros, y es la que trataremos de explicar acá. Eso si, reconociendo previamente, que en la Palabra de Dios, no existe un planteamiento expresado con libertad por ninguno de los escritores.

Vayamos al asunto: La gran tribulación: ¿Qué es la gran tribulación? Es un estado de cosas que produce angustia y congoja, en quien las vive.  Acá hablamos en forma general de la tribulación, pero habrá un día en que habrá una tribulación mayor, de características imponentes, que impactará de manera definitiva en quienes la sufran. Será la más grande de todas las tribulaciones, considerando que cada cristiano sufre día a día con tribulaciones menores. El Señor Jesús habló de esto (Mateo 24:21) y dijo: porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá. La dimensión de esta tribulación es tan grande que el mismo Señor la llamó así: una gran tribulación. Sus palabras posteriores ayudan a agudizar el concepto de su magnitud: cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá. De tal manera que esa será la única gran tribulación. No habrá otra.

¿CUANDO SUCEDERÁ?
¿Y cuando será esta tribulación? ¿ en que momento? En ese mismo pasaje el Señor nos enseña cuando sucederá. Él dice (en el verso 29) E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo,  y las potencias de los cielos serán conmovidas. Según este texto, lo que el Señor anuncia sucederá antes del sexto sello. Es decir que el sexto sello será precedido por esta gran tribulación.
Entonces el sexto sello queda fuera de la gran tribulación, mas sin embargo podría ser parte de lo que la iglesia sufrirá. El sexto sello lo hallamos en Apocalipsis 6:12-14 donde dice: Miré cuando abrió el sexto sello, y he aquí hubo un gran terremoto; y el sol se puso negro como tela de cilicio, y la luna se volvió toda como sangre; y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera deja caer sus higos cuando es sacudida por un fuerte viento. Y el cielo se desvaneció como un pergamino que se enrolla; y todo monte y toda isla se removió de su lugar.


¿PASARA LA IGLESIA POR ESTA TRIBULACIÓN? Si los escogidos es la misma iglesia entonces si. Porque eso es lo que dice el verso siguiente: Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados. Es interesante por ser alarmante esta porción. Nadie sería salvo. Es en consecuencia presumible que la fe estaría en entredicho. La fe estaría a punto de ser perdida.
He aquí donde los premilenialistas se equivocan, y estos textos y otros que expondremos más adelante afirmarán la idea de que no existe el rapto premilenial, o previo a la gran tribulación. Ciertamente esta será la gran prueba de oro de la iglesia.
Lo que hemos dicho hasta ahora es que la iglesia pasará por el período de la gran tribulación, pero que también estará durante el sexto sello. ¿Por qué decimos esto? ¿Por qué aseguramos tan tajantemente que la iglesia estará acá en la tierra, durante ese período de grandes sufrimientos?
Veamos por que?

A LA ÚLTIMA TROMPETA: Pablo escribió en 1 Corintios 15: 51 – 52 lo siguiente: He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. Esto de lo que habla Pablo acá es precisamente del arrebatamiento. Este sucederá después de sonar la última trompeta. Esto ya lo había dicho el Señor (Mateo 24:31): Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.
Entonces esta claro, según el Señor que será después del sonido de la trompeta que recogerá a sus escogidos. Pero Pablo añade un detalle más. Esto será en la última trompeta.
Algo más acerce de esto escribió Pablo 1 Tesalonicenses 4: 13 – 18. El dijo: Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él.  Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron.  Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.

EL SEPTIMO SELLO: Precisamente este sello es en sí mismo SIETE TROMPETAS. Cada una de estas trompetas, cuando suene, traerá una tribulación a la tierra. Pero es en la séptima trompeta cuando se produce el arrebatamiento glorioso de la iglesia. Queremos remitir al lector a buscar en su Biblia acerca de este asunto. Pero si quiero dejarle este texto que sostiene lo que planteamos: El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos. Y los veinticuatro ancianos que estaban sentados delante de Dios en sus tronos, se postraron sobre sus rostros, y adoraron a Dios, diciendo: Te damos gracias, Señor Dios Todopoderoso, el que eres y que eras y que has de venir, porque has tomado tu gran poder, y has reinado. Y se airaron las naciones, y tu ira ha venido, y el tiempo de juzgar a los muertos, y de dar el galardón a tus siervos los profetas, a los santos, y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes,(M) y de destruir a los que destruyen la tierra. Y el templo de Dios fue abierto en el cielo, y el arca de su pacto se veía en el templo. Y hubo relámpagos, voces, truenos, un terremoto(N) y grande granizo.
En esta trompeta la iglesia es rescatada y acá se describe como el momento de dar el galardón a profetas, a santos y a los que temen el nombre de Dios, pero también es el instante de destruir a los que destruyen la tierra.

EN QUE MOMENTO SE PRODUCE EL ARREBATAMIENTO
Bien hasta ahora tenemos claro que la iglesia si estará durante la gran tribulación, pero además hemos establecido que la iglesia permanecerá acá durante los siete sellos y las siete trompetas. Y que es, además, en la séptima trompeta cuando se produce el arrebatamiento. ¿Pero en que momento se produce el arrebatamiento? Esto lo vamos a responder usando el libro de Daniel, en el capítulo 7. Este capítulo trata del gobierno de la bestia, tanto de la primera (que es el gobierno de coalición de naciones), como de la segunda (el Anticristo). Esta segunda bestia es nombrada en los versos 8 y 11. Los versos 21 y 25 hablan claramente de que el AC perseguirá a los santos, y los quebrantará y los vencerá. Este es justamente el tiempo de la gran tribulación. La persecución desatada contra la iglesia será terrible. Pero claro que acá sufrirán mucho los que decidan permanecer fieles a Jesús. Lo vivido por los primeros cristianos los cuales fueron perseguidos por Nerón y otros emperadores romanos, se quedará corto. Acá serán probados los grandes hombres y mujeres de Dios, y dice el Señor que por amor a ellos los días serán acortados.
El verso 18 dice que después del gobierno de la bestia vendrá el gobierno de los santos. Esto es lo que dice el capítulo 11 de Apocalipsis, que hemos copiado atrás. El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos.

¿Ahora bien por cuanto tiempo el AC someterá a los santos? El verso 25 dice que será por un tiempo, tiempos y medio tiempo. Cada tiempo equivale a un día bíblico. Es decir entonces que los santos serán perseguidos durante un día, dos días y medio día. Es decir tres días y medio. Pero no tres días como los que conocemos, sino tres días bíblicos. Esto se explica en Daniel 9:20-27. Este es el pasaje donde se habla de la oración de Daniel inquiriendo acerca de las setenta semanas dadas a Jeremías. Es en la última semana cuando se producen los acontecimientos donde el AC persigue a la iglesia. Leamos: Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para terminar la prevaricación, y poner fin al pecado, y expiar la iniquidad, para traer la justicia perdurable, y sellar la visión y la profecía, y ungir al Santo de los santos. Sabe, pues, y entiende, que desde la salida de la orden para restaurar y edificar a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas, y sesenta y dos semanas; se volverá a edificar la plaza y el muro en tiempos angustiosos. Y después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al Mesías, mas no por sí; y el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario; y su fin será con inundación, y hasta el fin de la guerra durarán las devastaciones. Y por otra semana confirmará el pacto con muchos; a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador,  hasta que venga la consumación, y lo que está determinado se derrame sobre el desolador

sábado, 5 de febrero de 2011

CADA VEZ MÁS JUDÍOS QUE CREEN EN JESÚS

La noticia aparece en http://noticiasdecristianos.blogspot.com/2011/02/judios-mesianicos-va-en-aumento-en.html y dice que cada ez hay más y más judíos que creen en Jesús. En este aspecto tenemos que recordar las palabras emocionadas de Pablo, con relación a su pueblo, Israel. En el capítulo 9 de la carta a los romanos podemos leer acerca de esto. Pablo dice que el desearía ser anatema (es decir maldición), y aún dice él que desearía estar separado de Cristo, si esto sirviera para hacer que sus hermanos, los israelitas, no se perdieran. No obstante este dolor de Pablo, sabemos que la separación del pueblo judío de las bendiciones del nuevo pacto, vino por no reconocer a Jesús como Señor de ellos. Él fue declarado la piedra angular, la cual desecharon los edificadores. Siendo los edificadores el mismo pueblo judío, ellos mismos no aprobaron a Jesús, dado que su mensaje no encajó con sus creencias y tradiciones. Jesús hizo y habló cosas que trastornaron la enseñanzas que ellos tenían. Decir que el podía perdonar pecados, o acusar a los fariseos de hipócritas porque imponían la obediencia al mandamiento del sábado, sin que ellos mismos lo respetaran.
Ahora bien, siguiendo el tema que tocamos, Pablo se pregunta: ¿Ha desechado Dios a su pueblo? El dice que no y se pone de ejemplo a él mismo.
Pablo dice que la razón para que los judíos hayan rechazad a Jesús, es decir haya endurecido su corazón, es para favorecer la entrada de los gentiles. "Hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles y luego todo Israel será salvo"
Esta noticia de la conversión de más y más judíos al conocimiento del Señor Jesús es una excelente noticia, y habla de que ya está siendo copado el número de los gentiles, con lo cual el tiempo del fin está cada vez más cerca.   

jueves, 3 de febrero de 2011

CHINA CRECIENTE

Quien lo diría no? China ocupando lugares de privilegio, reservado para naciones poderosas. Hasta los ochenta la Unión Soviética polarizaba, junto con EEUU, los más privilegiados sitios de importancia en el mundo. Pero esto ya no es así. Rusia ha ido cediendo poder, el cual necesariamente debe estar fundamentado en sus avances tecnológicos y su cuanta bancaria. En los últimos años, a la calladita, China ha ido tomando control precisamente de esos estados de poder, y ha desplazado no sólo a Rusia, sino a naciones tradicionalmente importantes como el Reino Unido, Italia, Francia, España y otros conocidos, pero quizá menos importantes como Suiza, Bélgica, Canadá, Brasil, etc.  

miércoles, 2 de febrero de 2011

EL DINERO V. LAS HIPOTECAS

Como hemos explicado, los bancos subsisten y generan mucho dinero a través de los préstamos. Pero otorgar préstamos sin control, o sin conocimiento de las consecuencias, puede resultar en un terrible error. Tal fue el resultado de lo que conocemos como "crisis económica mundial". Esta crisis económica se originó al entregar préstamos de riesgo, sin el debido control previo, y en este desconocimiento fueron afectadas las principales instituciones financieras en el mundo.
Los bancos son empresas que necesariamente tienen que generar ganancias, pero cuando esto lo procuran, excediendo el límite de liquidez, y sin garantías de recuperación, entonces deviene una crisis. ¿Pero por que se genera esta crisis? Precisamente porque hay muchas personas dependiendo de los bancos, de sus servicios y de los préstamos que estos les hacen.
Las personas dependen de las instituciones bancarias, porque estas le facilitan las condiciones para adquirir bienes de consumo, principalmente viviendas y vehículos. Y es por aquí por donde se inicia la crisis. Fue durante el año 2007 que se inició la caída de la economía mundial, cuando los créditos subprime comenzaron a dar alarmas acerca de un riesgo inminente que corría la banca estadounidense, y que luego se extendió al resto del mundo. Los créditos subprime son de alto riesgo, ya que exceden la mínima de controles requeridos, porque los receptores de los mismos no reúnen las condiciones de confiabilidad. Los bancos en su afán de enriquecimiento, desestimaron los parámetros de control y generaron créditos de alto riesgo, que luego se convirtieron en una guillotina para ellos mismos.
En el años 2007 una cantidad representativa de bancos poderosos tenían comprometidos sus activos en créditos de alto riesgo o subprime. El problema surgió cuando la Reserva Federal de los EEUU, decidió iniciar una escalada de aumento de los intereses (con el fin de controlar la inflación) por este tipo de préstamos, generando así falta de pago por parte de los deudores. Esto trajo como consecuencia que muchas de estas entidades bancarias se fueran a la quiebra,unas seis para el año 2006. En el año 2007 el problema con los créditos subprime contagió a los mercados internacionales, y la crisis nacida en EEUU, se trasladó a otros países.
Es, en consecuencia como hemos visto, un asunto que fue generado dentro de las instituciones financieras y son ellos mismos los que deben encarar este asunto. El dinero como medio para acceder a bienes de consumo, es un elemento muy frágil, habiendo sido concebido sobre estructuras frágiles. Como hemos planteado en artículos anteriores, la compra de bienes de consumo, que tienen un valor intrínseco en sí mismos,  no puede ser establecido como intercambio de valor al elemento llamado dinero, que por el contrario no ofrece garantías, ni seguridad alguna.
La ambición bancaria de generar ganancias extraordinarias en forma de papel o metal moneda, se hizo a expensas de un público hambriento por disponer de bienes de consumo. De la necesidad de una vivienda, hemos pasado a una enorme lista de propuestas de bienes de consumo, que con el paso de los años y el aumento de la tecnología cada vez se hace más insostenible. Y cada vez más la humanidad usará con mayor dependencia el crédito hipotecario, como una manera de obtener estos bienes de consumo, en su mayoría innecesarios, lo cual incrementará su dependencia cada vez de las instituciones bancarias que las esclavizan.
Quizá la crisis económica mundial deje de serlo en lo que corresponde a la estabilidad de instituciones financieras, pero siempre estará en el corazón del hombre que acudirá a los créditos y se endeudará más y más. Y no podrá comprar. ni vender, sino tiene la marca de la bestia. Y ésta es el sistema financiero mundial, y el dinero como medio de transacción.

GRETA THUMBERG

Esta reseña fue escrita por Tabhita Within para "Medium-Ambiente", para The New York Times El viernes 15 de marzo de 2019, 1...