LA VISIÓN DE SARAH HOFFMAN Y SU FUNDAMENTO BÍBLICO

Perteneciente a la iglesia mormona, y cansada de vivir, Sarah Hoffman, en 1979, cometió suicidio. Habiendo muerto, su espíritu fue tomada por el Señor Dios , para mostrarle cosas que habrían de suceder en el futuro, durante el fin de los tiempos. Sarah Hoffman regresó a su cuerpo e carne, y a su vida miserable, y terminó de vivirla. Ella escribió lo que vio cuando estuvo fuera del cuerpo. Esto fue lo que vio.
SH:
Miraba hacia el Oriente Medio y vi como un misil voló desde Libia y golpeó a Israel, creando una gran nube de humo. Yo sabía que el misil era en realidad de Irán, pero la gente de Irán había estado escondiéndolo en Libia.
Yo sabía que se trataba de una bomba nuclear. Casi de inmediato los misiles comenzaron a volar de un país a otro, se extendió rápidamente a todo el mundo. También vi que muchas explosiones nucleares no vinieron de misiles sino de bombas aéreas de algún tipo. Sabía que en el futuro habría una guerra nuclear en todo el mundo y esta es la forma en que comenzaría.

Esta parte inicial de su relato corresponde al inicio de una gran confrontación mundial, que podría ser la tercera guerra. En el tiempo en que Sarah hace su relato, no había una confrontación declarada entre Israel e Irán, como sí sucede en este momento (Octubre de 2015). Así que lo que ella vio y escribió es absolutamente acertado y fidedigno. Por lo tanto podríamos decir que es profético. El Señor Jesús habló de esto en Mateo 24:7; MArcos 13:7,8; Lucas 21:9,10 y Apocalipsis 6:3; también esta guerra futura aparece en Ezequiel 38 y 39 y Zacarías 12.
SH:
EL DESPLOME DE LA ECONOMÍA: La siguiente cosa, después de esto, que viví más que verlo, fue que no había comercios, ni tiendas, ni poder para comprar, y quedé impresionada, de que no había economía. La economía casi había fracasado por completo y nadie tenía nada de dinero.
La caída de la economía aparece incluida en la hambruna que habrá sobre la tierra. Esto fue mencionado por el Señor en Mateo 24:7; Marcos 13:8; 11 y Apocalipsis 6 le da un tratamiento especial con el caballo negro. De esto también habló Joel 2. 
SH:
LAS PESTES: Lo siguiente que vi fue la gente enferma y muriendo. Vi esto particularmente en cuatro ciudades: Nueva York, Los Ángeles, San Francisco y Salt Lake.
La enfermedad comenzó con ampollas blancas, algunas del tamaño de una moneda que aparecieron  en sus manos, brazos y cara. Esto se convirtió rápidamente en llagas, hinchadas, blancas y ampollas. La gente tropezaba y caía y muchos murieron dentro de un corto período. Tal vez 24 horas.
También vi a otras personas que le salía sangre de la nariz, la boca, los ojos y los oídos. Comenzó como un virus de gripe y se extendió muy rápidamente, más rápido que la otra enfermedad. Las personas que tenían esta enfermedad murieron aún más rápido. Esto se extendió por todo Estados Unidos. Había cientos de miles de personas afectadas con estas dos enfermedades.

En los 70´s aún no habían aparecido epidemias como la gripe aviar, la gripe porcina, el antrax, el ébola y el VIH. Sin embargo ellas pudo "ver" a estas enfermedades o a algunas de ellas, haciendo mucho daño. El Señor Jesús también profetizó acerca de las pestes en Mateo 24:7; Marcos 13:11. En Apocalipsis 6 es posible entender que las pestes están en el caballo verde (o amarillo, según la revisión.
SH:
Yo sabía que había varios tipos diferentes de enfermedades, pero al principio, sobre todo estas dos, vinieron en pequeños contenedores que habían sido traídos a los Estados Unidos. Estos recipientes eran como tarros de cuarto de galón (Menos de 1 litro), y yo estaba impresionada de que algunas personas llevaban estos potes y los dejaban en el suelo, precisamente donde habían grandes aglomeraciones de gente. De esa manera el pueblo quedaba infectado, sin darse cuenta
SH:
EL CAOS Y LA ANARQUÍA: Por causa de  la propagación de estas enfermedades, las personas trataron de huir de las ciudades, hacia el campo. Hubo un completo caos y una desactivación de la sociedad conocida. No había electricidad en ninguna parte, pero no sé cómo llegó a pasar esto. Había coches apilados por todas partes, carreteras bloqueadas y la mayoría de la gente luego tuvo que salir con nada. La enfermedad comenzó a extenderse más allá de estas ciudades iniciales.
Sobre este punto el Señor Jesús se extendió más y dijo: "Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre. Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán. (Mateo 24:9,10 y 12). El cuarto sello habla de esto cuando menciona a las "fieras de la tierra". (Ap 6:8).
SH:
A medida que estas personas estaban huyendo de las ciudades, habían bandas que les atacaban y los mataban. En las ciudades que fueron golpeadas por la enfermedad, hubo un completo caos, saqueos, disturbios, asesinatos, un desastre completo. Muchas personas parecían estar absolutamente locas.
La electricidad había fracasado en todas partes y nada funcionaba. No había comunicación en cualquier parte del país. Nada funcionaba. No había radios ni televisores. Vi gente tirando piedras y rompiendo ventanas para robar televisores, lo cual me pareció una tontería, ya que no iban a funcionar.
LO MISMO EN ISRAEL: Inmediatamente, mientras veía que esto sucedía en los Estados Unidos, me desplacé de nuevo a Oriente Medio y vi lo mismo en Israel.  Las mismas llagas, y me di cuenta que las mismas enfermedades ocurrían allí.
Las mismas enfermedades que se habían utilizado en los Estados Unidos, también se habían utilizando en Israel. Esto duró sólo un instante y yo estaba de vuelta en los Estados Unidos.
EL CLIMA: Hubo un tremendamente largo invierno que duró hasta el verano. Esto tomó a todos por sorpresa y comenzó una hambruna total. En realidad, me di cuenta de que el largo invierno en realidad sólo aumentó el hambre a su plena medida, porque el hambre ya había estado en curso debido a las tormentas, sequías, inundaciones y otras plagas que había estado ocurriendo durante los años previos al largo invierno.
El desorden climático no aparece en las profecías dadas por el Señor, ni en la visión de Juan. No obstante es posible conectarlo a través de la hambruna sobre la tierra.
SH:
Durante y después del largo invierno, la enfermedad se extendió por todas partes y aumento en severidad. La economía estaba totalmente caída y la no había ninguna forma de electricidad. El caos y la anarquía eran totales. No había ningún gobierno, por lo que el colapso era total.
No había comida en absoluto. Vi a la gente, completamente en pánico, tratando de conseguir comida, llegando, incluso a cavar en la tierra en busca de gusanos, para comer de ellos, porque estaban hambrientos.
También, durante este tiempo me di cuenta que había muy poca agua, y que casi toda el agua estaba envenenada, por lo que si alguien bebía se contagiaría de la enfermedad y morirían.
Muchos tomaban del agua, aún sabiendo que morirían, porque estaban sedientos.
Algunas de las personas parecían estar locas, porque iban en los alrededores, con pandillas, matando gente por el simple hecho de matar. Otros morían por la comida o por las cosas, pero la gente que mató sólo por matar, eran absolutamente terribles. Parecían como bestias, animales completamente fuera de control, ya que violaban, saqueaban, quemaban y masacraban a personas. Los vi entrar en casas de la gente y arrastrar a las familias que se escondían allí. Los violaban y hacían carnicería con ellos.
Existía tal forma de temor que el odio vino sobre las personas, familias enteras, esposas y maridos. Los lazos amorosos ya no importaban ; Lo que importaba era sobrevivir. Los maridos mataban a sus esposas e hijos, por comida o agua.
Las madres mataban a sus hijos. Fue absolutamente horrible y fuera de toda descripción.
Debido a los incendios constantes, porque quemaban casas y edificios, el aire parecía estar lleno de humo.
LOS CRISTIANOS: Mientras miraba la escena de caos, la destrucción y el humo, me di cuenta que había unos pequeños focos de luz repartidos por todo el país. Había, me imagino,  unos veinte o treinta de ellos. Me di cuenta de que la mayoría de estos lugares de la luz, estaban en la parte occidental de los Estados Unidos, con sólo tres o cuatro en el Este.
Estos lugares de luz parecían brillar a través de la oscuridad, y me llamó tanto la atención que me concentré en ellos, preguntándome: "¿Qué son estas cosas?"
Entonces me di cuenta de que eran personas, que se habían reunido y estaban de rodillas y oraban. La luz provenía de ellos, y comprendí que representaba su bondad y amor.
Comprendí que estaban juntos por seguridad, y que se preocupaba más por los demás que por sí mismos. Algunos de los grupos eran pequeños, con sólo un centenar de personas más o menos, pero en otros grupos parecían varios miles.
Me di cuenta que de alguna manera muchos, si no la mayoría de estas ciudades de la luz, se habían establecido poco antes del ataque de la enfermedad y que estaban muy organizados. Era como si hubieran conocido lo que venía y se habían preparado para ello.
No vi quién o qué los había organizado, pero muchas personas luchaban para llegar adonde ellos estaban, con nada más que lo que podían llevar.
La presencia de los cristianos durante el tiempo final es un elemento de grande disputa. El 90% de la iglesia cristiana evangélica sostiene que la iglesia no estará en al tierra durante este tiempo. A diferencia de las escrituras que sí son enfáticas en esto. Apocalipsis 7 revela que delante del Trono están "los que han salido de la gran tribulación" y Apocalipsis 14 muestra que sin la presencia de los que salieron de la gran tribulación, no hubiera sido posible activar las 7 plagas finales. Sarah Hoffman ve a los cristianos en la tierra durante los "principios de dolores", lo cual corrobora lo que las Escrituras dicen. 
SH: 
Estas ciudades de luz tenían comida, y compartían sus alimentos con los que se habían reunido con ellos en sus grupos.  Había paz y seguridad en los grupos. Estaban viviendo en tiendas de campaña, todo tipo de tiendas de campaña, muchas de las cuales eran simplemente mantas. Me di cuenta que las bandas dejaron estos grupos solos, y elegían atacar objetivos más fáciles y las personas sin protección. También aprovechaban de atacar a las personas que trataban de llegar a las ciudades de luz. Muchas personas en estas ciudades de luz tenían armas (significado espiritual) para defenderse, por lo que las pandillas los dejaron solos, pero parecía que las pandillas no querían venir contra ellos.
Me di cuenta de que estas ciudades de luz, y fue la razón por lo que me puse a pensar en ellos, es que estuvieron por un corto tiempo y luego la gente en ellas se fueron otro lugar.
Sin embargo, no sé dónde se fueron, pero me parece que pudieron haberse marchado a las montañas, a los lugares altos.
CONTINUACIÓN DEL RELATO DE LA GUERRA: Mientras pensaba en las ciudades de la luz, vi misiles que iban y golpear algunas ciudades y las nubes de hongo cubrieron todo los Estados Unidos. Algunos de los misiles yo sabía que vinieron de Rusia pero otros no eran misiles, sino bombas que ya estaban instaladas en los Estados Unidos. Estaban ocultas en camiones y en los coches y se explotaron.
Yo específicamente vi Los Ángeles, Las Vegas y Nueva York ser golpeadas con estas bombas. Nueva York fue impactada con un misil, pero creo que Los Ángeles fue golpeado por un camión bomba o en realidad varios, porque no ví ningún misil. También vi al norte de Salt Lake City tener una nube de hongo, una pequeña, pero ningún misil. 
En la oscuridad también vi pequeñas bolas de fuego. No sé si esto sucedió justo antes o durante las nubes de hongo, pero había millones que caen por todas partes. Ellos eran muy caliente, de diferentes tamaños, con más o menos del tamaño de pelotas de golf. A medida que se cayeron del cielo dejaron una racha de llamas y humo detrás de ellos. Lo que sea que tocaron comenzaron en el fuego: la gente, los edificios, los árboles, la hierba, no importaba. No le pregunté qué eran o de dónde venían, porque en ese momento me estaba harto de toda la escena y lo que sólo observé y no le pregunté muchas preguntas.
Casi justo encima de estas nubes de hongo vi tropas rusas invadiendo los Estados Unidos. Los vi en paracaídas en un montón de lugares, principalmente de la costa este. Los vi en paracaídas en Salt Lake City. También vi a las tropas chinas invadiendo desde la costa oeste, cerca de Los Ángeles. Las personas que todavía estaban vivas comenzaron a pelear con sus propias armas. No vi ningún militar.
Esta fue la guerra nuclear que había visto antes y yo sabía que también estaba pasando por todo el mundo como el que había visto con anterioridad. No vi mucho de esta guerra, pero me impresionó que no fue muy larga y los rusos y los chinos perdieron, pero no sé exactamente cómo. Ahora el humo se volvió grueso, oscuro y pesado. 
SH:
LOS TERREMOTOS: Justo cuando las cosas parecían ser lo peor que podrían estar, ocurrieron los terremotos. Esto sucedió durante el invierno que siguió el invierno largo, del cual hablé anteriormente.
Por esto me di cuenta que el caos había sido casi por un año completo. Los terremotos parecían comenzar en el oeste, alrededor de Idaho y Wyoming, y luego se extendieron rápidamente por todas partes.
Vi un gran terremoto que golpeó Utah y California. Hubo terremotos en todo California, pero fueron especialmente devastadores en las zonas de Los Ángeles y San Francisco.
Estos terremotos provocaron volcanes en todo el Occidente. Empezaron arrojando una enorme cantidad de ceniza y humo en el aire y el aire, por lo que se hizo muy oscuro y sucio. El sol se oscureció aún más por el humo y la ceniza que empezó a llover  en todas partes.
Los terremotos también son citados por el Señor Jesús en Mateo 24:7; Marcos 13:8; Lucas 21: 11. Apocalipsis 6 no habla de terremotos, asociados a los principios de dolores.
TSUNAMIS: También vi enormes olas de agua que barrían sobre la costa oeste, y luego me di cuenta que esto estaba pasando por todas las ciudades costeras de todo el mundo. Los Angeles fue casi barrida por completo. Las olas eran enormes.
Vi una gran pared de agua, más alto que muchos de los edificios, tal vez tan alto como 20 pies, barrido sobre Salt Lake City. Pensé que esto era extraño porque era tan lejos del océano y me preguntaba cómo una ola del océano podría viajar todo el camino a Salt Lake City. Me impresionó que no fue desde el océano, pero desde el suelo.
Vi rápidamente que grandes grietas se abrieron en la tierra, dejando pasar el agua desde los océanos. Sentí que debajo de  la tierra, muy profundo, había una enorme cantidad de agua en el suelo, que ocasionaron los  terremotos y mandaron a la superficie.
Cuando el agua se apoderó de la ciudad, no quedaron muchos edificios en pie. De hecho hubo una tremenda destrucción y casi nada quedó. Sólo unos pocos edificios. En las ciudades hubo una gran destrucción, y la mayoría de los edificios había sido destruido y había un montón de escombros.
Aunque los terremotos, enfermedades, inundaciones, volcanes y maremotos mataron a un montón de gente, la mayoría de personas murieron a causa de las pandillas. Todos matándose unos a otros, y no por las terribles devastaciones.
Pensé que la tierra había enfermado por todas las cosas que habían sucedido en ella. Era como si quisiera limpiarse del terrible caos y la maldad en que se habían sumido las gentes.
A causa de los volcanes en erupción por todas partes, ahora había ceniza mezclada con el humo pesado. Las cenizas estaban cayendo y había una completa oscuridad por todas partes.
Las enfermedades terminaron en algo muy malo. 

INICIO DEL JUICIO DE DIOS: Vi personas literalmente morir sobre sus pies.
Hubo otra enfermedad que vi. A la gente le aparecían manchas rojas en su cuerpo y rápidamente empezaban a sangrar por todas partes, por todas las aberturas en su cuerpo.
Entonces ellos literalmente se desintegraban, o fundían en masas irreconocibles de carne y hueso. Ni siquiera se como describir lo que vi. La muerte estaba en todas partes.
Después de este terrible invierno, vi a los sobrevivientes que acumulaban a los muertos en enormes pilas y los quemaban. El olor era absolutamente terrible. Solo pude oler un poco, pero el mismo olor enfermaba. Esta quema de cuerpos sucedió durante el caos, aunque no se hizo por mucho tiempo, porque la gente estaba tan preocupado por sobrevivir que simplemente ignoraba los muertos.
Esta porción de la visión de de Sarah Hoffman parece encajar en el tiempo y los sucesos de las siete copas de la ira de Dios. La primera copa corresponde a una úlcera maligna y pestilente que viene sobre los hombres que tenían la marca de la bestia, y adoraban su imagen. (Apocalipsis 16:2), Y "blasfemaron contra el Dios del cielos por sus dolores y por sus úlceras, y no se arrepintieron de sus obras. (v.11)
SH:
Entonces vi cuatro cosas más.
Vi un gran terremoto en el centro de los Estados Unidos. Era enorme y parecía dividir Estados Unidos en medio de donde está el río Mississippi.La grieta en la tierra de kilómetros de ancho a que dio lugar hizo que el área total se hundiera. Se abrió la tierra y se postró. Parecía que tragaría todo.Entonces el agua fluyó desde el Golfo de México hasta el final hasta los Grandes Lagos, sólo que no eran lagos más, se convirtieron en parte de un mar interior grande.   
Este terremoto no está en la misma escala de los anteriores, ni tampoco el mismo origen, pues éste proviene de Dios. Apocalipsis 16:18-20 dice: "Entonces hubo relámpagos, voces y truenos, y un gran temblor de tierra, un terremoto tan grande, cual no hubo jamás desde que los hombres han estado en la tierra. Y la gran ciudad fue dividida en tres partes, y las ciudades de las naciones cayeron; y la gran Babilonia vino en memoria delante de Dios, para darle del cáliz del vino del ardor de su ira. Y toda isla huyó, y los montes no fueron hallados".
SH: 
Entonces vi una serie de grandes terremotos en todo el mundo. Pero no era un montón de terremotos separados, todo era parte de un inmenso terremoto gigantesco que sacudió la tierra entera. A causa de este terremoto, el agua cayó sobre la tierra en todo el mundo. Enormes paredes de agua a lo largo de todas las costas. Este terremoto y las paredes de agua hicieron que los anteriores parecieran pequeñas en comparación.
No sé si el terremoto que dividió los Estados Unidos en dos partes, era parte de este sismo en todo el mundo o no.Entonces vi un gran viento que venía sobre la tierra. Cuando el viento golpeó vi gente entrar en las cuevas y en las grietas de las rocas para escapar de él.
Era enorme y sopló árboles y todo. Parecía ser más fuerte que cualquier huracán o tornado.
Todo parecía estar severamente dañado.
Comprendí, sin preguntar, que el gran terremoto en todo el mundo y el viento fueron causados alguna manera por un objeto enorme, como un planeta o algo así, que había estado muy cerca de la tierra y se destruyó todo. Además entendí que estaba cerca el final de todo lo que había pasado.
Entonces regresé al espacio y pude ver  toda la tierra, desde la distancia. Fue cuando vi una enorme bola de fuego, dos o tres veces más grande que la tierra, que se aercaba a ella.
Era muy brillante de color rojo y oro, y luego envolvió a toda la tierra. Cuando vi esto, pregunte por qué era tan diferente a todo lo demás.
Me impresionó la destrucción de la tierra con fuego que se describe en las Escrituras (2 Pedro 3:7,12) . 
LOS SANTOS YA NO ESTÁN: 
Entendí que, justo antes de esto, Jesús había venido a la tierra y la buena gente que había visto antes (Las ciudades de luz), había salido de la tierra con él y ya no estaban. Las únicas personas que quedaban eran los pocos malvados que habían sobrevivido las devastaciones antes, pero no había muchos).
Ciertamente las Escrituras nos dicen cuando los santos serán sacados de la tierra. El Señor Jesús nos enseñó en Mateo 24, Marcos 13 y Lucas 21 que Su regreso a buscar a los santos sería después de todas las cosas que son "principio de dolores", pero antes de la copa de la ira. Apocalipsis 14 nos enseña que la tierra es segada (recogida del trigo de Dios) y vendimiada (recogida de los malos que están dentro de la iglesia) justo durante el tiempo de la grande tribulación de aquellos días, después que el Señor da la advertencia de que: "Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano, él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de Su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero.
También Apocalipsis 
El capítulo 11 de Apocalipsis también nos dice cuando vendrá el Señor, y esto es durante la séptima trompeta (la última de las siete). Pero además nos dice que será después del grande terremoto que parte la ciudad en tres. Así dice: En aquella hora hubo un gran terremoto, y la décima parte de la ciudad se derrumbó y por el terremoto murieron en número de siete mil hombres. (v.13,14) (Este es el segundo ay. El tercer ay es la Segunda Venida del Señor Jesús),



Comentarios

Entradas populares de este blog

¿QUÉ PASA CON LA TRIBU DE DAN?

EL SEXTO SELLO:

EL RAPTO Y EL ARREBATAMIENTO