EL SEXTO SELLO:



Este sello marca el inicio de los tiempos de retribución. Así mismo definió Lucas el tiempo del sexto sello, en el mismo contexto en que Mateo decía que sería un “gran tribulación”. Porque estos son días de retribución, para que se cumplan todas las cosas que están escritas. (Lucas 21.27)
¿Por qué son días de retribución? Retribución lo define el diccionario como Recompensa o pago por un servicio o trabajo, Esto fija el momento del galardón.
El sexto sello es el punto de partida, para que los sucesos más extraordinarios comiencen a suceder.
Veamos:
Miré cuando abrió el sexto sello, y he aquí hubo un gran terremoto y el sol se puso negro como tela de cilicio, y la luna se volvió toda como de sangre; y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera deja caer sus higos cuando es sacudida por un fuerte viento. Y el cielos se desvaneció como un pergamino que se enrolla; y todo monte y toda isla se removió de su lugar.
El sexto sello forma parte de los acontecimientos del final de la era de la gracia, que se inicia con la aparición del antiCristo. Es el primero de los sellos que involucran a la naturaleza contra sí misma. Aunque sabemos que la naturaleza de estos acontecimientos no son espontáneos – el solo hecho de que estén profetizados anula la posibilidad de espontaneidad- no podemos decir que formen parte de los juicios contra la tierra, y los hombres. Los juicios hacia la tierra y los hombres forman parte de las siete copas de la ira de Dios, que se desatan en un tiempo posterior a las siete trompetas. Recomendamos al lector buscar la página correspondiente a la ira de Dios.
La cronología relativa al sexto sello, según lo anunciado por el profeta es:
  1. Un gran terremoto
  2. El sol se oscurece
  3. La luna toma un color rojizo, como la sangre
  4. Los cuerpos siderales caen sobre la tierra
  5. El cielo se desvanece, es decir se enrolla.
  6. Se remueve todo monte, y toda isla.
  7. Los poderosos de la tierra temen.
Recordemos que, como es lógico, el sexto sello precede al séptimo, y que este agrupa a las siete trompetas, durante la cual es decir en la séptima (que es la última, 1 Corintios 15:52) vendrá el Señor.
Todos los acontecimientos que comenzaron a surgir con el primer sello, culminaran, en esta etapa, en la séptima trompeta con la venida (parusía) del Señor. El sexto sello involucra todo el cosmos conocido, es decir a la tierra y a los cielos, promoviendo con ello una citación absolutamente extranormal, fuera de todo lo conocido hasta este momento. El sexto sello es una advertencia a los gobernantes de la tierra, que se han puesto de acuerdo para perseguir a los santos, de que Dios no es ajeno a lo que está pasando, y que Él mismo se encargará de poner orden.
Hasta el momento de la apertura del sexto sello, Satanás había hecho de las suyas para tomar el control absoluto de la vida de los santos, y las dos bestias de Apocalipsis 13 se habían prestado para el juego. Pero en ese instante todos sabrán que existe Dios, y que es aún muchísimo más poderoso que el diablo, porque los eventos mismos así lo demuestran.

Un Terremoto: Al igual que cuando Jesús partió el día de su muerte, un gran terremoto anunciará su regreso. Las características de este terremoto lo hará extraordinario, especial, único. Es posible que rebase el mayor registro de movimientos sísmicos conocidos hasta ahora. Es posible que sea sobre una ciudad, o varia ciudades, emblemáticas y deje muchos muertos a su paso. Sin duda este sismo no será provocado por el hombre, sino que proviene de Dios, porque es el inicio del fin del gobierno de los hombres que no temen a Dios. Sin embargo esto es solo el comienzo.
La oscuridad del sol: Sobre este asunto habló el profeta Joel, cuando en 2:31 escribió: Y daré prodigios en el cielo y en la tierra, sangre y fuego, columnas de humo. El sol se convertirá en tinieblas y la luna en sangre, antes que venga el día grande y espantoso de Jehová.
Amos el profeta escribió: ¡Ay de los que desean el día de Jehová! ¿Para que queréis este día de Jehová? Será de tinieblas y no de luz… ¿No será el día de Jehová tinieblas y no luz, oscuridad que no tiene resplandor? (Amos 5:18,20).
La oscuridad del sol servirá como señal a los incrédulos, y para el creyente debería servir de aliento. Sin embargo debemos hacer notar acá que la oscuridad del sol, no está profetizado solo en el sexto sello. En la cuarta trompeta también aparece la oscuridad del sol, unida a la oscuridad de la luna y de las estrellas. Así dice: El cuarto ángel tocó la trompeta y fue herida la tercera parte del sol, y la tercera parte de la luna, y la tercera parte de las estrellas, para que se oscureciese la tercera parte de ello, y no hubiese luz en la tercera parte del día, y asimismo de la noche. (Ap 8:12). Esto da a entender que es posible que el sol se recupere de la oscuridad del sexto sello, y entre en un tiempo de brillo, hasta alcanzar la cuarta trompeta, tiempo durante el cual no aclarará más.
El sol oscurecido es una señal para los idólatras que hicieron del sol una idolatría. Nimrod, después de su muerte, fue proclamado el dios sol por su mujer Semiramis. Con el paso del tiempo esta forma de adoración quedó, y se sostuvo aún en nuestros días. Algunos de los símbolos que aparecen en las catedrales católicas, y en el báculo que usa el Papa aparece el símbolo del sol. Algunas banderas de naciones contienen el símbolo del sol.
La luna se pondrá roja como la sangre: sin duda alguna una señal para los incrédulos. La sangre derramada desde los tiempos de Abel, hasta la última gota derramada por causa de  los santos, incluyendo la sangre preciosa de Cristo. Isaías 26 contiene información única acerca del tempo del fin. Allí dice: Porque he aquí que Jehová sale de su lugar para castigar al morador de la tierra por su maldad contra él; y la tierra descubrirá la sangre derramada sobre ella, y no encubrirá ya más a sus muertos. (Isaías 26). La luna color sangre es un gran aviso luminoso en los cielos, como una gran pantalla cósmica, que recordará toda la violencia generada en la tierra, y todos los que murieron por amor a Dios.
La luna color sangre es un anuncio de lo que ha de venir, porque la Palabra de Dios lo dijo desde el comienzo: Y no contaminaréis la tierra donde estuviereis; porque esta sangre amancillará la tierra, y la tierra no será expiada de la sangre que fue derramada en ella, sino por la sangre del que la derramó. (Números 35:33)
Por último recordemos que Jesús es la lumbrera anunciada en Apocalipsis. Por ello la lumbrera actual, la luna, recuerda la sangre derramada por Él.
Los cuerpos siderales caen en la tierra: Sin duda los eventos van aumentando en intensidad a medida que avanzan. Imaginemos como podría ser este acontecimiento. Hollywood lo ha sacado en películas y en la Internet se muestran vídeos que recrean este momento. Miles de piedras, unas de escaso tamaño, otras grandes, muy grandes caerán sobre la tierra. El poder del impacto de estas enormes rocas, causará destrozos incalculables. De esto habló el profeta Isaías en 24:18-21. Allí dice: Y acontecerá que el que huyere de la voz del terror caerá en el foso, y el que saliere del medio del foso será preso en la red; porque de lo alto se abrirán ventanas y temblarán los cimientos de la tierra, Será quebrantada del todo la tierra, enteramente desmenuzada será la tierra, en gran manera será la tierra conmovida. Temblará la tierra como un ebrio, y será removida como una choza; y se agravará sobre ella su pecado, y caerá, y nunca más se levantará. Acontecerá en aquel día que Jehová castigará al ejército de los cielos en lo alto, y a los reyes de la tierra, sobre la tierra.
Los eventos asociados a la caída de cuerpos siderales serían, de esta manera:
La destrucción de ciudades por causa del impacto mismo: Esto se refiere al choque de los cuerpos siderales, directamente sobre lasa ciudades densamente pobladas. Dependiendo del tamaña sería la destrucción.
Los volcanes: Suponiendo que los cuerpos celestes impacten en tierra firme, dependiendo de su tamaño, generarían una compresión de la corteza terrestre, en la zona de impacto, que causaría una enorme presión sobre el magma, y el agua depositada en los estratos de la tierra. Esta compresión imprimiría una enorme energía sobre estos elementos que haría que los mismos, buscando disipar esta energía, trataran de salir, y lo harían por las fumarolas de los volcanes, o creando nuevas chimeneas de expulsión. Dependiendo de la magnitud de la fuerza generada durante el impacto, sería el tamaño o espesor de la capa de cenizas volcánicas que saldrán expulsadas hacia la atmósfera.
La temperatura: Como consecuencia de la espesa capa de cenizas el solo no podría pasar hacia la tierra, por lo que el calentamiento disminuiría y las temperatura descendería enormemente. Esta situación causaría muchísimas muertes.
Las olas: En el caso de que los cuerpos siderales impacten en los océanos, la enorme energía generada provocaría tsunamis impredecibles. Las olas alcanzarían enormes alturas, dependiendo de la energía disipada. Estas olas acabarían con las islas, y reducirían el tamaño de los continentes al abrazar las costas.  
Terremotos: Al impactar en tierra firme muchas de las capas de los stratos internos en la tierra se moverían de su lugar. Al ser desplazadas serían provocados terremotos en prácticamente todo el mundo, desolando los países.
El eje de la tierra: Esto haría impredecible determinar si la tierra mantendría la orientación actual de su eje más prominente. Un desequilibrio importante en el eje de la tierra afectaría indudablemente el horario día noche, creando con esto no solo un caos de funcionamiento, sino de adaptación. Los aviones y barcos deberían reorientar sus medios de orientación durante sus viajes.  Las estaciones del año sufrirían una modificación, y los regímenes de lluvia se harán aún más descontrolados de lo que ahora están. 
En la predicación del Señor Jesús, de la cual comentaron Mateo, Marcos y Lucas, se incluyen algunos momentos del sexto sello. Por ejemplo Lucas habla de lo terrible que será cuando el mar esté embravecido. El Señor dijo, y Lucas tomo nota de lo siguiente: Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra angustias de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas; desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra; porque las potencias de los cielos serán conmovidas. En aquel momento la tierra estará sufriendo convulsiones de todo tipo, lo cual creará una gran angustia en las personas. Podemos imaginarnos los noticieros de televisión, y todos los medios que hacen instantánea la noticia en el mundo, transmitiendo al instante todos los acontecimientos, y como las islas desaparecen y las costas son consumidas por causa de las olas. Pero aún el Señor dice que las gentes estarán en angustias por las cosas que vendrán. La expectativa por los eventos que sucederán, parece que dará a entender a las gentes que los eventos no han terminado, sino que proseguirán. Imaginemos el sol oscurecido, y la luna roja como sangre, y además muchos “objetos” visibles en el cielo que se sabe que inevitablemente caerán sobre la tierra. Imaginemos el panorama desolador de las islas desaparecidas. Imaginemos que las islas del Caribe han desaparecido. Imaginemos que una buena parte de la costa de América, de África, de Europa y Asia ha sido consumida por las aguas. Este panorama creará un enorme temor entre las gentes.
Marcos y Mateo no abundan en tantos detalles como si lo hizo Lucas. Marcos escribió: Pero en aquellos días, después de aquella tribulación, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias que están en los cielos serán conmovidas. (Marcos 13:24,25) y Mateo dijo: E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá y las estrellas caerán del cielo, y las potencias del cielo serán conmovidas. (Mateo 24:29). El denominador común de Mateo y marcos es la situación cósmica. El sol y la luna oscurecidos y las estrellas cayendo son los momentos más relevantes de lo enseñado por estos evangelistas.
El sexto sello es el último de lo sellos individuales, por cuanto el séptimo pierde su individualidad y agrupa una serie de eventos, conocidos como el sonido de las  trompetas, que culminan con el regreso del Señor Jesús. El sexto sello es un evento intermedio entre la gran tribulación y el sonido de las trompetas, lo cual le asigna un carácter transicional, y al mismo tiempo preparatorio de los eventos mayores.
Como ya dijimos el sexto sello intenta alertar a los gobiernos del mundo, regidos por las dos bestias, de que Dios si existe, que Él es el dueño de todas las cosas, y que está decidido a tomar el control.
Isaías habló de esto, lo cual aparece en el capítulo 24 de su libro profético. Aunque quizá el ámbito de destrucción que menciona Isaías no se circunscribe solo al sexto sello, sino que debería ser un evento extendido hasta la séptima trompeta. No debe incluir las siete copas de la ira de Dios por cuanto en estos versículos se menciona a los sacerdotes, y éstos (del pueblo de Israel y de la iglesia de Jesucristo) para el momento de las copas de la ira de Dios, estarán en los cielos. Entre otras cosas Isaías escribió: He aquí que Jehová vacía la tierra y la desnuda, y trastorna su faz, y hace esparcir a sus moradores. La presencia de Israel y de la Iglesia en la tierra durante este momento, es decir durante los siete sellos, es evidente del versículo siguiente: Y sucederá así como al pueblo, también al sacerdote; como al siervo, así a su amo; como a la criada, a su ama; como al que compra, al que vende; como al que presta, al que toma prestado; como al que da a logro, así al que lo recibe.
En la decisión de destruir la tierra no interviene Satanás, es un asunto exclusivamente de Dios. Es más, toda la estrategia de Satanás se verá quebrantada por la nueva situación creada a partir del desorden cósmico, lo cual le impedirá proseguir adelante con todo lo que había iniciado. La tierra será enteramente vaciada, y completamente saqueada, porque Jehová ha pronunciado esta palabra.
Las naciones poderosas de la tierra, precisamente aquellas que han tomado el control de ésta, y han pretendido apoderarse de ella para entronar al diablo, sufrirán en el momento del desorden cósmico. Se destruyó, cayó la tierra, enfermó, cayó el mundo; enfermaron los altos pueblos de la tierra. Acá, los altos pueblos de la tierra, se refiere a los países poderosos. Aquellos que tienen en sus manos el poder tecnológico, el poder económico y militar que han aprovechado este poder para someter al resto de los pueblos, y han causado daño, asesinando gentes, han de sufrir los rigores de la ira de Dios. Durante el gobierno del antiCristo estos “altos pueblos” ejercerán todo su poder sobre los más débiles. Los “altos pueblos” forman parte de la élite sectaria, de la primera bestia de Apocalipsis 13. Entre ellos podemos contar a EEUU, Reino Unido, Alemania, Francia, Canadá, Rusia, China, India y Brasil entre otros. Sin embargo son los pueblos antiguos del norte de Europa donde se concentran los cerebros de este complot. Entre ellos tenemos a Holanda, Bélgica y Noruega.
La razón de esta destrucción la da el Señor mismo en esta lectura de Isaías. Y la tierra se contaminó bajo sus moradores; porque traspasaron las leyes, falsearon el derecho, quebrantaron el pacto sempiterno. Por esta causa la maldición consumió la tierra, y sus moradores fueron asolados; por esta causa fueron consumidos los habitantes de la tierra, y disminuyeron los hombres. (Isaías 24:5,6) Notemos esto la maldición consumió la tierra… por esta causa fueron consumidos los moradores de la tierra. ¿Sabe usted en cuanto se reducirá la población en estos días? Esto lo dice Zacarías 13:8; “Y acontecerá en toda la tierra, dice Jehová  que las dos terceras partes serán cortadas en ella, y se perderán…” Las dos terceras partes serían alrededor de 5.000 millones de personas. La razón dice el Señor es porque quebrantaron el pacto sempiterno, es decir despreciaron el pacto que Dios hizo a través de Su Hijo, despreciaron la sangre de Jesús e ignoraron al glorioso Espíritu Santo de Dios que fue enviado a la tierra.
Esto es necesario considerar. ¿Se imagina usted como sería el mundo si Adán no se lo hubiese entregado a Satanás? No sabemos pero lo que sí estamos seguros es que no sería como lo vemos ahora. El pecado ha minado todos los estratos de las sociedades del mundo, y ha alcanzado a todas las poblaciones. El mundo se ha olvidado de Dios, y no le considera para nada. Sin embargo, a pesar del pecado y del amor que Dios ha mostrado por los pobladores del mundo, ofreciendo a Su propio Hijo para salvación, las gentes no le han dado importancia a esto, y han menospreciado a ese Amor de Dios. Por esta causa Dios destruye la tierra. Si los pueblos ignoran a Dios, menosprecian a Su Hijo y le dan la espalda al Espíritu Santo ¿para que continuar con esta farsa?
Dios destruirá  a los que destruyen la tierra, a los que la contaminaron con el pecado y no atendieran al mensaje de Amor del Señor.
Ya no habrá alegría en la tierra. Las gentes del mundo que habían tomado la vida como una fiesta, que no perdían la oportunidad para emborracharse y perder el sentido, aquellos que buscaban la alegría desesperadamente verán cortado bruscamente tal estado de desenfreno. Se perdió el vino, enfermó la vid, gimieron todos los que eran alegres de corazón. Cesó el regocijo de los panderos, se acabó el estruendo de los que se alegran, cesó la alegría del arpa. No beberán vino con cantar; la sidra les será amarga a los que la bebieren.  Quebrantada está la ciudad por la vanidad; toda casa se ha cerrado, para que no entre nadie.  Hay clamores por falta de vino en las calles; todo gozo se oscureció, se desterró la alegría de la tierra. La ciudad quedó desolada, y con ruina fue derribada la puerta.
El momento en que serán enviados los cuerpos celestes a la tierra es profetizado por Isaías en este capítulo. En el 24: 17 en adelante. Terror, foso y red sobre ti, oh morador de la tierra. Y acontecerá que el que huyere de la voz del terror caerá en el foso; y el que saliere de en medio del foso será preso en la red; porque de lo alto se abrirán ventanas, y temblarán los cimientos de la tierra. Será quebrantada del todo la tierra, enteramente desmenuzada será la tierra, en gran manera será la tierra conmovida. Temblará la tierra como un ebrio, y será removida como una choza; y se agravará sobre ella su pecado, y caerá, y nunca más se levantará. Acontecerá en aquel día, que Jehová castigará al ejército de los cielos en lo alto, y a los reyes de la tierra sobre la tierra. El verso clave es porque de lo alto se abrirán ventanas, y temblarán los cimientos de la tierra.
Lo que se viene sobre la tierra será tremendo. Será extraordinario. Es el sexto sello.

Comentarios

Viviana Gonzalez ha dicho que…
Realmente es lo que esta pasando me da panico 22 de Sepiembre y esta temblado desde 16 hay 600 replicas
Mauricio Henriquez ha dicho que…
Hola siempre he diferido de aquellos q cituan el rapto antes de los sellos, creo q el rapto sucede en el sexto sello por todos los pasajes paralelos q hablan de lo q relata el sexto sello, hoy existe mucha confusion en cuanto a poder poner en orden los acontecimientos finales y como se iran dando.
Mauricio Henriquez ha dicho que…
Bueno para ser precisos al final del sexto sello y el inicio del septimo sucede el rapto
Hola Mauricio. Ante todo agradezco que hayas escrito. Quien te responde es el autor de este artículo. Las Escrituras son claras y no se contradicen en cuanto al momento de la venida del Señor. No dice el día, ni la hora (Mateo 24:36), pero sí cuando. Mateo 24:30,31 dice que después de la tribulación de aquellos días la señal del Hijo del Hombre aparecerá en el cielo, y enviará a sus ángeles a juntar a sus escogidos. Pablo en 1 de Corintios 15:52 dice que sí se tocará la trompeta y dice que será la última. Pablo está hablando del momento de la resurrección y la transformación de los cuerpos (de la humillación nuestra, a la Gloria Suya ()), y Jesús en Mateo 24:30,31 también está hablando de la resurrección, que es cuando viene el Señor (aparece la señal suya). Entonces el Señor viene en la última trompeta. Si buscas en tu Biblia encontrarás que no hay más trompetas, después de la séptima del séptimo sello. Entonces está es la última. Cristo volverá al sonar la séptima trompeta, del séptimo sello.
Anónimo ha dicho que…
No habra ningun rapto jesus viene demanera visible y personal y no viene a raptar a nadie porque somos sus hijos y no tiene la necesidad de raptarnos...esto fue lo que les dijeron los varones con vestiduras blancas a los discipulos en la ascencion de jesus al cielo varones galileos por que estais mirando al cielo este mismo jesus que ha sido tomado de vosotros al cielo asi vendra como le habeis visto ir al cielo.y Como vemos jesus se fue y los discipulos lo vieron.. cuando regrese dice apocalipsis 1:7 he aqui que viene con las nubes, y todo ojo le vera... bendiciones.
Hola Anónimo: De acuerdo contigo, la Segunda Venida será absolutamente visible y no sólo eso sino que el ascenso de los escogidos también lo será. La iglesia evangélica ha enseñado lo contrario, y libros como "Dejados Atrás" de Tim LaHaye han engañado a los creyentes incautos.
Constanza Estupiñan ha dicho que…
No es un rapto, pero si hay un arrebatamiento antes de la segunda venida y lo puede corroborar en 1 de tesalonicenses capítulo 4 versículo 13 al 18.
Unknown ha dicho que…
La relevancia de todo esto, es que estemos preparados, listos para escapar de lo que ha de venir en los años venideros. DIOS es tan misericorde que pone a la disposicion de todos, todo cuanto ocurirá para que no perescamos.
Estemos alerta en CRISTO JESUS, Arrepentidos y con la mirada hacia DIOS.
Bendiciones...
Nelson ha dicho que…
CRISTO LLEGA EN EL AÑO 2025! PREPARENSE! BENDICIONES! «»
Unknown ha dicho que…
LLEGÓ FECHA DEL TERREMOTO DEL SEXTO SELLO, LUNES 13 ENERO 2020
VIENE "BAJADA DE PLACA 5 METROS" Y "UN TIBURON FLACO" ( MEGATERREMOTO CON TSUNAMI Y 1 AÑO DE HAMBRUNA , JUNTAR ALIMENTOS E IR AL CERRO 3 DIAS ANTES, 3 DESPUES), AVISO, CUMPLO PACTO.

Entradas populares de este blog

¿QUÉ PASA CON LA TRIBU DE DAN?

EL RAPTO Y EL ARREBATAMIENTO