ELIMINACIÓN DEL EFECTIVO Y CHEQUES:

Un banco nacional tiene un publicidad simpática e ingeniosa, cuyo fin es desestimular por parte del usuario del banco, el uso del cheque y del dinero en efectivo. Para ello recurren a unos personajes vestidos de manera exagerada y grotesca, simulando la supuesta moda de aquella época. La vestimenta ridícula, las patillas exageradas y una actitud despreocupada y falsamente optimista de los personajes,  hacen el juego al propósito del banco.
Ellos esperan que la frase de su eslogan sea usada para etiquetar al usuario del cheque o del efectivo, poniéndole en evidencia y, siendo la burla de quienes le acompañan, vaya poco a poco o de una vez, dejando de usar estos medios de pago. En definitiva el uso de efectivo o cheque es, para los propietarios del banco, tan anticuado y ridículo como la ropa y la actitud despreocupada de los protagonistas del comercial.
Pero detrás de esto hay mucha tela que cortar, y un sinfín de cosas que evaluar. Esta política, nueva en mi país, no lo es tanto en otros lugares, por lo que una vez unidas las piezas, y armado el rompecabezas, esto viene a mostrar el juego macabro que  los gobernantes del mundo han empezado a jugar.
ANTECEDENTES EN EUROPA: El gobierno de Dinamarca quiere ser el primer país en el viejo continente que elimine el pago con dinero en efectivo. Para ello quieren comenzar con las tiendas, gasolineras y restaurantes a partir de abril de 2016. El Mobile-Pay sería el instrumento a utilizar, para lograr tal cometido. Mobile-Pay es una plataforma de pagos, que utiliza teléfonos inteligentes y deja de lado el efectivo, el cheque y las tarjetas de crédito y débito. En Dinamarca, en este momento, 1 de cada 3, utiliza Mobile-Pay.
En Francia se había planificado que, a partir del septiembre pasado, se pondría un límite de hasta 1000 euros para las transacciones en efectivo. Asimismo, los bancos deben informar al gobierno sobre cualquier transferencia que supere los 10.000 euros. Esto es control de la economía, buscando meter mano al efectivo en la calle.
En España el gobierno aprobó el pasado año, la Ley de Lucha Contra el Fraude, que prohíbe los pagos en efectivo por más de 2.500 euros.  En Grecia, donde la economía tiene ya 4 años en dura crisis, todo pago que supere los 70 euros debe ser hecho con cheque o tarjeta de crédito.
En Suecia la cuestión está más organizada y avanzada, pretendiendo la eliminación de dinero en efectivo (en metálico y papel). Ciertamente, en este país, los bancos  grandes han puesto en marcha la eliminación del dinero metálico y en papel, así como el uso de talonarios (cheques). El diario sueco SVENSKA DAGBLADET, recoge en su portal informativo que la banca ha reducido el manejo de efectivo en un 65% a 75%.
En América, en Uruguay, el Ministerio de economía llevará a consideración del Parlamento un proyecto de  ley que eliminaría el pago en efectivo en salarios y rentas inmobiliarias. El proyecto de ley llamado “de inclusión financiera” persigue el cobro y pago de sueldos y alquileres y pensiones, mediante transferencias o cheques bancarios.  Por otra parte, toda transacción superior a 15.000 dólares, será expuesta a una sanción.
Pero esto no es un asunto solo de Europa y América del Sur. En Estados Unidos el Financial Times ha escrito un artículo (firmado por Paul Joseph Watson), mediante el cual llama a la eliminación del dinero en efectivo, para dar más poder a los gobiernos y a los bancos centrales.
En el artículo un lamento sobre el ahorro, para tiempos de crisis, es el detonante para solicitar la eliminación del dinero metálico, contante y sonante.  Según este artículo mucha gente está guardando dinero, para el caso que un colapso económico ocurra. Y esto no es de su agrado. La principal preocupación de los bancos está en la posibilidad de que las gentes hagan grandes (o totales) retiros de dinero, en caso de que las tasas de interese bajen a valores cercanos a cero. Esto no podría ser hecho si el único dinero posible fuese digital, o cibernético.
¿CUÁL ES EL PRINCIPAL MOTIVO?
Detrás de todo esto hay alguna gente involucrada, que tiene sus propios intereses. Pero principalmente el gobierno. Pero no podemos descartar los intereses bancarios, y en última (o primerísima) instancia la élite que gobierna al mundo, y que es dueña de casi todos los bancos.
El argumento, que esgrimen los banqueros, para defender la eliminación del dinero físico y los talonarios (chequeras), son los siguientes:
1.       Ahorro en costos de emisión de chequeras
2.       Ahorro en seguimiento del uso de éstas
3.       Ahorro en la distribución del efectivo
4.       Ahorro en comisiones.
Por su parte los gobiernos argumentan lo siguiente:
  1. 1.       Hay evasión fiscal cuando se comercializa con dinero físico.
  2. 2.       También hay evasión fiscal por parte de los comerciantes, porque no queda registrada la transacción.
  3. 3.       Sería posible reducir en un alto porcentaje el narcotráfico y el terrorismo.
  4. 4.       Se promueve el anonimato.

El artículo escrito por Watson menciona que Keneth Roggof, economista, profesor universitario y Jefe del Fondo Monetario Internacional, se reunió a comienzos de este años (2015) con representantes de la Reserva Federal, del ECB, así como de los bancos centrales de Suiza y Dinamarca para tratar el tema de la eliminación del efectivo. La reunión fue en Londres. El año pasado Roggof solicitó la eliminación del dinero físico circulante, a fin de detener la evasión de impuestos, y la actividad ilegal, así como también prevenir que la gente haga retiros de dinero cuando las tasas de interés estén cerca de cero.
Keneth Roggof representó a los USA en la reunión de Bilderberg, celebrada en Chantilly, en 2012. Roggof es de la corriente de eliminar las monedas nacionales, y unificarlas todas en una sola. Por ello cuando se presentó la crisis con el euro, que puso a temblar la estabilidad de esta moneda unificada, fue un asunto para preocuparse.
La eliminación del cheque y del efectivo tiene como objetivo final el uso de una moneda electrónica para todas las transacciones, quitando de esa manera el privilegio del anonimato, exponiendo a cada persona a ser monitoreada por los amos del mundo. La cabeza de todo esto no está en el banco que promociona la eliminación del dinero físico; ni tampoco del gobierno del país donde ese banco funciona. La cabeza de todo esto está en los dueños del sistema financiero global: la familia Illuminatis, con los Rothschid a la cabeza.
Ellos son quienes dirigen la banca en todo el mundo y son los dueños de los bancos centrales, y de la Reserva Federal en USA, así como las casas de moneda en cada país, y son propietarios además del FMI y de Banco Mundial.  Su fortuna es la mitad de la de todo el mundo junto; es decir unos 500 trillones de dólares.
Al final de todo esto lo que buscan es que nadie pueda comprar ni vender, si ellos no lo aprueban. Al final de todo esto lo que buscan es que todos adoren a la bestia, y se rindan ante ella. Al final de todo esto lo que buscan es que las gentes lleven su marca (la pirámide con el ojo), su nombre (Illuminatis) o su número (666).
Esto no es cuestión de un simpático comercial de televisión, sino de una gran lucha, la más importante de toda la historia de la humanidad; la lucha entre Dios y el diablo. El campo de batalla es el mundo y el trofeo que quiere exhibir el demonio, es la rendición de los hijos de Dios.  Pero al final la victoria es de Dios, y de Su Hijo Jesucristo.
  


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿QUÉ PASA CON LA TRIBU DE DAN?

EL SEXTO SELLO:

EL RAPTO Y EL ARREBATAMIENTO