LA TORRE DE BABEL Y EL SUPER ESTADO EUROPEO


Creo firmemente que todo lo que nos sucede ahora, tuvo su origen en el inicio de la humanidad. Quizá estemos regresando a aquel momento histórico. El relato bíblico de la torre de babel, se muestra como el inicio de la humanidad vino como un acto de rebelión contra Dios.
Tenía entonces toda la tierra una sola lengua y unas mismas palabras (Gn 11:1), y ellos todavía con el impacto del diluvio fresco en sus mentes, quisieron edificar una torre que llegara hasta el cielo.
Y aconteció que cuando salieron de oriente, hallaron una llanura en la tierra de Sinar, y se establecieron allí (Gn 11:2) con la intención de construir esta torre. Sinar es una planicie ubicada en lo que hoy conocemos como Irak, pero en aquella época quedaba muy cerca de donde estuvo el huerto del Edén.
No obstante el hecho muy humano de querer construir un lugar alto para protegerse de las aguas, dentro de esto se halla una estrategia satánica que se remonta a la antigüedad, de querer construir un fundamento místico que sustituya una verdad absolutamente divina. Esta torre buscaba el propósito de llegar hasta el cielo, y como fundamento el principio ególatra de hacerse un nombre, pos si fuésemos esparcidos sobre la faz de la tierra. Ya tenía el diablo su estrategia montada de cómo morder el talón de la descendencia de la mujer.(Gn 3:15). 
La egolatría es el germen del 666 profético. Si Satanás lograba, como por cierto lo ha hecho, que el hombre girara sobre sí mismo y no alrededor de Dios creador, habría logrado morderle el talón.
El fundamento místico de la torre que llegara hasta el cielo, buscaba sustituir la verdad divina de que Jesús es el único camino al Padre. El enemigo de Dios ha procurado desde siempre mistificar lo divino, vulgarizarlo y hacerlo más bien objeto de rechazo. En la planicie de Sinar, hubo el primer intento de profanar lo divino mediante lo humano.
Pero Dios conocía esto y realizó un paso decisivo, para la formación de la humanidad y las naciones que hoy día conocemos.
Y descendió Jehová para ver la ciudad y la torre que edificaban los hijos de los hombres.
     Y dijo Jehová: He aquí el pueblo es uno, y todos estos tienen un solo lenguaje; y han comenzado la obra, y nada les hará desistir ahora de lo que han pensado hacer.
     Ahora, pues, descendamos, y confundamos allí su lengua, para que ninguno entienda el habla de su compañero.
    Así los esparció Jehová desde allí sobre la faz de toda la tierra, y dejaron de edificar la ciudad.
     Por esto fue llamado el nombre de ella Babel, porque allí confundió Jehová el lenguaje de toda la tierra, y desde allí los esparció sobre la faz de toda la tierra. (Gn 11:5-9)
Desde ese momento los hombres fueron esparcidos alrededor de las tierras conocidas hasta ese momento, y fue poblada África, Asia y Europa. De allí nació lo que hoy encontramos en nuestro mapa occidental.  
Pero también, desde aquel instante, el dragón bíblico inició la estrategia más antigua conocida, que consiste en le reunificación del mundo en uno solo. Y este ha sido uno de sus principales postulados. Inició entonces el misticismo, el esoterismo y el culto a lo oculto. Desde aquel momento el mismo diablo soltó la idea de recuperar a la humanidad en una sola, que debería reunirse alrededor de un solo hombre (el anticristo); una sola religión (la Nueva Era); un solo ejército (la OTAN) y una sola economía (la síntesis entre el capitalismo (tesis) y el comunismo (antítesis).
El proceso no sería fácil, ni sería en poco tiempo. Cerca de seis mil años le ha llevado para obtener ligeros avances. Su primer logro lo obtuvo en América con la formación de los EEUU, y luego vino la URSS, pero esta se desintegró en los 90´s. La China e India representan también grandes conglomerados asociados en un solo país, que ayudan al propósito del diablo de unificar el mundo en uno solo, como lo era antes de Babel. 
Recientemente (28 de agosto de 2011) la ministra alemana del trabajo de alemania, Úrsula von der Leyen, declaró que la crisis de la zona euro solo puede superarse desarrollando la unión política del continente con la creación de unos Estados Unidos de Europa.
También dijo que "Mi meta son los Estados Unidos de Europa siguiendo el ejemplo de otros estados federales como Suiza, Alemania o EEUU”.
La canciller Alemana Ángela Merkel también ha dado sus pasos en este sentido. Pero ellos no son los únicos. La historia del siglo pasado ha dejado huella en las afirmaciones de hombres de influencia.
Y            Valery Giscard dÉstaing (ex presidente francés) propuso en la la reunión para el Tratado de Roma de 2004 el nombre de Europa Unida o Europa Federal.
Y            Víctor Hugo, en un discurso en el Congreso Internacional de la Paz que tuvo lugar en París en 1849 también propuso el nombre de Estados Unidos de Europa y después en la Asamblea Nacional Francesa el 1 de marzo de 1871.
Y            Trotsky enarboló el lema "Por unos Estados Soviéticos Unidos de Europa" en 1923.
Y            Fue, asimismo, el título en 1931 de un libro del político francés Édouard Herriot.
Y            George Washington escribió al Marqués de La Fayette: "Un día, sobre el modelo de los Estados Unidos de América, llegarán a existir los Estados Unidos de Europa".
El término "Estados Unidos de Europa" fue utilizado por Winston Churchill en un famoso discurso pronunciado en 1946 en la Universidad de Zúrich. Este discurso es frecuentemente relacionado con el comienzo del proceso que permitió la formación de la Unión Europea. Cuando Churchill hizo este discurso no visionó la Gran Bretaña en Europa. Creía que el destino británico recaía en los Estados Unidos, el imperio y la Commonwealth.
(...) Tenemos que construir una especie de Estados Unidos de Europa, y sólo de esta manera cientos de millones de trabajadores serán capaces de recuperar las sencillas alegrías y esperanzas que hacen que la vida merezca la pena. El proceso es sencillo. Todo lo que se necesita es el propósito de cientos de millones de hombres y mujeres, de hacer el bien en lugar de hacer el mal y obtener como recompensa bendiciones en lugar de maldiciones (...)

Un súper estado europeo es un sueño de algunos, pero parece difícil, aunque no imposible, de lograr. ¿La razón? Los muros infranqueable de cultura, idiomas, idiosincrasia, etc, aunque no podemos dejar a un lado que uno de los principales escollos ha sido salvado: la economía unificada, a través de una misma moneda: el euro.
Aunque con la debacle económica de los grandes, con excepción de Alemania y Francia, las medidas tomadas por estos países para acudir en ayuda de los débiles, hace fácil pensar en un supra control, que afirma la dependencia y la solidaridad obligada por las circunstancias. Grecia, España e Italia hoy día muestran debilidades, y hace que sus socios europeos sean condescendientes a la vez que impositivos. Podemos ayudarle pero a la vez deben aplicar medidas fuertes de austeridad. Lo que hasta hace poco era el papel del FMI y del BM, ahora lo asumen los líderes principales de las naciones más poderosas.
Quizá la formación de un súper estado europeo no requiera de tanta burocracia, sino que se establezca sobre las bases de acuerdos comerciales.

La torre de babel no pudo ser terminada de contruir, pero dejó un símbolo histórico que a través de los años ha servido de símbolo al grupo humano más poderoso que se conoce en el mundo: los Illuminatis. La torre truncada (es decir sin terminar) aparece en el billete de un dólar de los EEUU, como señal de lo que es el dominio de un principio místico eterno. Aquella torre no se pudo terminar pero ahora surge una torre esotérica, que pretende conquistar los límites de la humanidad. La formación de un estado europeo como una sola nación, irá a complementar la formación de una liga árabe, de una nación africana unida, de un estado latinoamericano representado por la unidad, etc.
Todas estas son formas de  recuperar un disparate inicial. La formación de un estado único mundial es el propósito de Satanás para poder introducir al anticristo, el cual trae como único objetivo hacer que el mundo se rinda ante un único dios: Satanás.

¿Pero está Dios lejano a esto? Por supuesto que no. Dios ya había tomado las previsiones y constituyó al único y verdadero pueblo unido del mundo: judíos y gentiles alrededor de la fe en Jesús. Esta es la nación verdadera.  En Jerusalén, el día de Pentecostés, Dios volvió a reunir a los pueblos del mundo en un único lenguaje. Los impedimentos para hacer un solo pueblo, habían sido quitados con la victoria del Señor Jesús en la cruz.
Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo.Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación…para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz, y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo,(C) matando en ella las enemistadse (Efesios 2:13-16)
Esta es la verdad absoluta, y es lo que al diablo le molesta. Hay un pueblo universal, que es uno sólo, y que reconoce a Dios Creador como el único y verdadero Dios, y a Jesús su Hijo como el Salvador del mundo.
Lo que al diablo le ha costado decenas de siglos poder lograr, el Señor Dios lo hizo en un instante a través de la obra en la cruz, y la sangre derramada.
Habran muchas Merkel, Sarkozy, y otros más que intenten unificar al mundo alrededor de un hombre, pero esto será sobre el misticismo, el esoterismo y lo oculto lo cual es un reino de mentiras, porque su padre es el diablo que es padre de mentiras, pero el verdadero pueblo unido lo hace alrededor de Jesús, que es el único y verdadero Dios.
La torre de babel o Zigurat nunca será terminada y tan sólo seguirá sirviendo de símbolo a los Illuminatis, porque la verdadera torre que une el cielo y la tierra se llama Jesús e Nazareth.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL SEXTO SELLO:

¿QUÉ PASA CON LA TRIBU DE DAN?

EL RAPTO Y EL ARREBATAMIENTO