RESPUESTA A LOS PRETRIBULACIONISTAS


Los pretribulacionistas hablan de cuatro grupos de salvados; los que se van en el arrebatamiento antes de la gran tribulación, los que aparecen en Apoc 7; los que mencionan en Ap 20 y los salvos de Israel. Ellos no ven a estos como un solo grupo, como en realidad los es, e ignoran voluntariamente versículos proféticos claves como 2 Tesalonicenses 2: 1 - 4.
Pero también quieren ignorar voluntariamente las Palabras del Señor Jesús cuando dijo: E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días... verán la señal del Hijo del Hombre en el cielo (Mateo 24:29-30). Sus argumentos son tomados con pinzas, y puestos dentro de un contexto artificial, creado por ellos para justificar sus argumentos.   
Hablan de cuatro grupos de salvados, y esto no existe. El Señor Jesús regresa una vez más  y no más, y viene a buscar a su iglesia, es decir a su reino, acá en la tierra (Hebreos 9:28). El Señor viene una sola vez a buscar a los suyos, y esta sola vez determina de manera definitiva quienes serán salvos. No hay más grupos, sólo uno.
Ubican cuatro grupos en diferentes momentos,  pero la verdad es que es uno sólo, no hay más. Los grupos mencionados en Apocalipsis 7:9-17 y Apocalipsis 20:4 representan las mismas personas. Asimismo el grupo que se muestra en Apocalipsis 6: 9-11 conforman la misma gente.
Sonsacan una división que no existe en la Biblia cuando dicen que hay unos salvos vivos, que serían los del arrebatamiento, y unos salvos muertos que son los que aparecen vestidos con ropas blancas delante del trono de Dios. Este es un argumento rebuscado, sacado de la nada. En ninguna parte o sección de la Biblia se presenta esta teoría. Realmente no existe. Nunca han leído donde dice: Pero respecto a que los muertos resucitan, ¿no habéis leído en el libro de Moisés como le habló Dios a la zarza diciendo: o soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios Jacob? Dios no es Dios de muertos, sino de vivos; así que vosotros mucho erráis (Mateo 12:26-28). La tesis que sostiene el argumento de salvos muertos y salvos vivos, es pobre. ¿En donde se basan para afirmar esto? Ellos dicen que los del arrebatamiento son salvos vivos. ignorando voluntariamente que los que primero ascienden son los que resucitan. Estos estaban muertos, y vivieron. Pero sacan una teoría de salvos muertos de Apocalipsis 6 donde dice: Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la Palabra de Dios y el testimonio que tenían. Al desarrollar la teoría de salvos vivos (arrebatamiento) y salvos muerto (gran tribulación) encuentran un alivio muy grande, ya que hayan una puerta abierta para su anhelo de no pasar por la gran tribulación.
Realmente esta tesis de salvos vivos y salvos muertos no existe, el grupo es uno solo. En los cielos no habrá vivos y muertos, porque Dios no es Dios de muertos, sino de vivos. Abraham, Isaac y Jacob son llamados vivos, aunque ellos murieron, porque para Dios ellos también resucitarán en el día postrero.
El grupo que Juan ve de toda lengua, pueblo y nación que sirven delante del trono son los que han salido de la gran tribulación. En este grupo no se menciona para nada a salvos muertos, como sostiene los pretribulacionistas. Todos ellos están vivos, porque ya han resucitado.
Si la teoría del arrebatamiento previo a la gran tribulación es cierto, ¿por qué Juan no mencionó a la iglesia en ese grupo grande y numeroso que el vio? Por que entonces los arrebatados no son mencionados en ninguna parte del Apocalipsis? La respuesta es sencilla, porque la iglesia está incluida dentro del grupo que Juan ve. Los que salen de la gran tribulación es la iglesia misma. El grupo que aparece en Apocalipsis 6 y 20, son los mismos que luego Juan ve en Apocalipsis 7.
De que la iglesia pasará por la gran tribulación no hay duda. En 2 Tesalonicenses 2: 1-6 dice que el Señor Jesús no regresará sin que antes venga la apostasía, sin que antes se manifieste el hijo de pecado, el hombre de perdición, aquel que se siente en el lugar de Dios, como si fuera Dios. ¿De quien está hablando? De aquel que llaman el anticristo. Es decir que primero debe manifestarse la apostasía, primero debe haber la negación en masa de divinidad de Jesús , y luego Él regresará.
Los pretribulacionistas no niegan el retorno del Señor, pero dicen que vendrá antes de la gran tribulación. Pero Pablo dijo, y fue enfático en esto pidiendo a las gentes que no fueran movidos de su forma de pensar, que el Señor regresaría después del gobierno de este ser perverso.
Esto es muy claro. Ellos dicen que primero se va la iglesia, y luego viene el hijo de perdición. Pues eso es falso, porque la misma Biblia lo desmiente. Primero viene la apostasía, y el hijo de perdición y luego viene Jesús.
En este orden de ideas podremos demostrar que estos cuatro grupos no existen, sino uno solo. Los tiempos del hijo de perdición serán los más duros sobre la tierra. Los cuatro primeros sellos (Apocalipsis 6:1-8) muestran lo que será el gobierno de este ser. El primer sello (Ap 6:2) muestra la llegada del anticristo a la tierra: Viene en caballo blanco, con una corona y trae arco. Lo cual demuestra que tendrá un reino, grande y poderoso. Él usa arco (tal y como hace Satanás, que envía flechas a los hijos de Dios (Efesios 6:16)), y no espada como el Hijo de Dios. El segundo sello (Ap 6:3,4) muestra la persecución que habrá en la tierra. El color del caballo, rojizo, es señal de la sangre que será derramada. Viene a perseguir y a matar. El tercer sello (Ap 6:5,6) es una persecución económica, financiera. El color del caballo, negro, demuestra el poder del petróleo como instrumento de guerra. Durante su gobierno será aplicadas medidas económicas que llevarán a los pueblos y principalmente a los santos, a la desesperación, . El cuarto sello, será una persecución mediante el uso de armas no convencionales, como por ejemplo las químicas. Habrá epidemias creadas en laboratorios, enfermedades que causarán una gran mortandad. Pestes, guerras. Fíjese que a este caballo lo sigue la muerte. ¿Cuantos morirán?  En Zacarías 13:8 dice Y acontecerá en toda la tierra, dice Jehová, que las dos terceras partes serán cortadas en ella, y se perderán; mas la tercera parte quedará en ella.  El quinto sello (Ap 69-11) Son las almas de los que están pasando por esta gran tribulación de las que hablan los cuatro primeros sellos, y que están sufriendo bajo el poder del hijo de perdición y claman a Dios por venganza. Estos son los que aparecen en Apocalipsis 7, una vez que han salido de la gran tribulación, es la iglesia genuina, la que nunca se entregó a la bestia, ni la adoró, tal y como dice Ap 20:4. De verdada que Apocalipsis hace un gran esfuerzo por mostrar el carácter de aquellos que fueron fieles al Señor durante la gran tribulación. 
¿Por qué habría el Señor de llevarse a la iglesia antes de la gran tribulación? La iglesia pasará por la gran tribulación porque necesita ser probada. En la historia de la iglesia, la prueba ha sido un instrumento de Dios. Las palabras del Señor Jesús a sus apóstoles, hablando del tiempo de la gran tribulación, lo demuestra: Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre (Mateo 24:9). Estas palabras comenzaron a ser cumplidas durante el gobierno de Roma sobre Israel, cuando los primeros cristianos comenzaron a ser perseguidos, encarcelados, sometidos a torturas y algunos llevados a los leones para ser comidos delante de las gentes, en el famoso circo romano. El cristianismo ha sido probado desde el comienzo. Juan, el apóstol, escribió: Hijitos, ya es el último tiempo; y según vosotros oísteis que el anticristo viene, así ahora han surgido muchos anticristos; por esto conocemos que el el último tiempo (1 Juan 2:18). Desde los tiempos de Juan ya operaba esta tendencia de destrucción. Acerca de que Dios prueba a los suyos, en el mismo libro de Zacarías, en 13:9 dice: Y meteré en el fuego a la tercera parte, y los fundiré como se funde la plata, y los probaré como se prueba el oro. El invocará mi nombre, y yo le oiré, y diré Pueblo mío; y el dirá Jehová es mi Dios. Es la voluntad de Dios, porque es necesario que su iglesia sea probada para mostrar quien es un cristiano verdadero, y quien no. En los tiempos de la apostasía que serán durante el gobierno del hijo de perdición muchos negarán a Jesús, fuera de la iglesia y dentro de la propia, iglesia. Muchos en los tiempos del fin, al igual que entre los años 50 y 300 y tantos, que la iglesia pasó por momentos terribles durante el gobierno romano, serán perseguidos y obligados a confesar que Satanás es su señor, so pena de la muerte y estos renunciarán a su fe y blasfemarán el nombre de Jesús a fin de ser agradables al anticristo.  Sostener su fe a pesar de los tormentos, será la prueba para saber quien es genuino, quien es auténtico.

Los pretribulacionistas dicen que la iglesia se va antes de la gran tribulación, pero no usan versículos bíblicos para sostener tal teoría, como si hemos hecho nosotros acá para probar, no una teoría, sino la verdad.  Voy a tratar de demostrar en que momento histórico, de la línea del tiempo, regresa el Señor Jesús. El Señor Jesús dijo en que momento lo haría. Fíjese en Mateo 24:29: E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días. El sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas. Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo… y juntará a sus escogidos. Ve. Jesús vendrá por sus escogidos, después de la tribulación de aquellos días. Y si acaso usted argumenta que esta no es la gran tribulación, sino otra, lea el versículo 21 donde dice: Porque habrá entonces gran tribulación, cual no ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá. Fíjese entonces que habla de la gran tribulación. No habrá otra después de esta, así como tampoco la hubo antes. Es después de esta tribulación que vendrá el Señor. Y vendrá a buscar a los escogidos, es decir está hablando del arrebatamiento, o de la cosecha. El Señor dice que vendrá con voz de trompeta. Pablo testifica de esto diciendo: Porque el Señor mismo con voz de mando, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo, y los muertos en Cristo resucitarán primero, luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos (1 Tes 4:16,17). Fíjese que Pablo asevera que será con sonido de trompeta. Pero ¿Cuál trompeta?. El mismo Pablo dijo cual trompeta sería: la séptima. En 1 Corintios 15:52 dice: en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta, porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitador incorruptibles, y nosotros seremos transformados. Note usted que Pablo está hablando del arrebatamiento, porque los acontecimientos así lo declaran: los muertos resucitarán, y nosotros seremos transformados. Entonces no cabe duda que está hablando del momento en que el Señor vendrá a buscar a su iglesia. EL lo hará con sonido de shoffar, con trompeta de Dios, y esta será la última. Ahora bien, ¿Dónde hallamos el sonido de trompeta en Apocalipsis? Entre los capítulos 8 y 11. En el capítulo 8 encontramos seis sonidos de trompeta, y en el 11 el último. ¿Por qué dejó el Señor el último sonido de trompeta en un lugar especial? Porque es el más importante de todos, es el sonido que marca su regreso.
En Ap 11:15 – 19  encontramos el último sonido de trompeta, en toda la Biblia. Fíjese, lea su Biblia y se dará cuenta que no hay otros sonidos de trompeta. Este es el último, en consecuencia este el que menciona Pablo. En este sonido de trompeta los muertos resucitarán, y nosotros seremos transformados. Pero, hay algo más. Este sonido de trompeta marca el momento en que Jesús tomará el control del mundo, que hasta este entonces había estado en manos de los gobiernos de la tierra (primera bestia de Apocalipsis 13), y comienza a gobernar con mano de hierro. Por eso dice: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo, y el reinará por los siglos de los siglos. Es en este momento cuando se cumple el final del sueño de Nabucodonosor, y de la revelación de Daniel al rey: Un gran monte caería sobre los pies, parte de barro cocido y parte de hierro, y los desmenuzará, y vendrá a ser un reino que no terminará más.  
Fijémonos en la ubicación cronológica de la séptima trompeta. Esta se haya colocada en el séptimo sello, al final. Las siete trompetas forman parte del séptimo sello. Esto es importante. Como ya le dije los cinco primeros sellos forman parte del relato lleno de figuras, el mejor estilo del relato en clave que usa el Señor sólo para sus escogidos, de Apocalipsis 6. El sexto sello es el inicio de la ira de Dios, y de su venganza. Este sello marca el comienzo del final del gobierno del anticristo. Acá vemos lo siguiente:   Miré cuando abrió el sexto sello, y he aquí hubo un gran terremoto; y el sol se puso negro como tela de cilicio, y la luna se volvió toda como sangre; y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera deja caer sus higos cuando es sacudida por un fuerte viento. Y el cielo se desvaneció como un pergamino que se enrolla; y todo monte y toda isla se removió de su lugar. (Apocalipsis 6:12-14). Fíjese en las cosas que han de suceder: 1.- un terremoto; 2.- el sol oscurece; 3.- la luna toma color rojo; las estrellas del cielo caen sobre la tierra; 4.- el cielo se desvanece y 5.- toda isla es removida de su lugar. ¿Cree usted que el Señor va a dejar pasar desapercibido este momento glorioso, como algunos de la iglesia aseguran? Fíjese que este momento fue relatado por el Señor Jesús. Él dijo: E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas.(Mateo 24:29). Como puede ver es el mismo acontecimiento. El sexto sello fue explicado por el Señor a sus discípulos, y lo ubicó previo a su regreso, porque el verso 30 habla, precisamente, de esto. Aún en este tiempo estará gobernando el anticristo. Este es el tiempo de su mandato. Pero aún entre el sexto sello y la séptima trompeta faltan seis sonidos de trompetas. Durante los seis sonidos de trompetas estará gobernando el hijo de perdición, y estará la iglesia en el mundo. De esto no hay duda. Note usted que en el sexto sello los cielos son desplegados. En ese momento se podrá ver toda la verdad, y será descubierta la mentira de Satanás.  Los gobiernos de la tierra, que se confabularon con la culebra y formaron alianzas de poder, verán que si existe un Dios Todopoderoso, y verán el rostro de Su Cristo y temerán. Esto es lo que leemos: Y los reyes de la tierra, y los grandes, los ricos, los capitanes, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes; y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos  del rostro de aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero; porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie? En ese momento se iniciará la ira de Dios sobre los malos, los que sirvieron a Satanás, los que no están escritos en el libro de la vida, los que recibieron su marca.
Veamos como asociamos todas estas cosas, con el tiempo actual. Los jesuitas, quienes no son religiosos aunque visten sotanas, y cuyo propósito principal es hacer que el Papa sea el gobernante del mundo, fueron quienes introdujeron estas herejías como las que enseñan los pretribulacionistas. El Señor alertó acerca de esto cuando dijo: Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos?(Mateo 7:15,16).

Con relación a Israel, que los pretribulacionistas mencionan como último grupo de salvados, voy a demostrar que estos también forman parte del grupo único, que Juan ve en Apocalipsis 7. ¿Sabe usted que Israel será salvo cuando todos los gentiles hayan entrado? Esto es lo que dice Romanos 11:25,26: Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos: que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles; y luego todo Israel será salvo. Como usted puede ver, este no es un grupo que entrará aparte. Lo hará después que hayan entrado todos los gentiles. ¿Y cuando será esto? Zacarías nos dice cuando: Y derramaré sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalén, espíritu de gracia y de oración; y mirarán a mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por hijo unigénito, afligiéndose por él como quien se aflige por el primogénito. En aquel día habrá gran llanto en Jerusalén, como el llanto de Hadadrimón en el valle de Meguido. Y la tierra lamentará, cada linaje aparte; los descendientes de la casa de David por sí, y sus mujeres por sí; los descendientes de la casa de Natán por sí, y sus mujeres por sí; los descendientes de la casa de Leví por sí, y sus mujeres por sí; los descendientes de Simei por sí, y sus mujeres por sí;  todos los otros linajes, cada uno por sí, y sus mujeres por sí.(Zacarías 12:10-14). La conversión de Israel será cuando el número de los gentiles haya sido completado, pero se hará efectiva cuando sea invadida, según lo ha profetizado el Señor en Ezequiel 38 y 39. Todo el capítulo 13 de Zacarías habla acerca de esta guerra, y dice que será en esos tiempos de sufrimiento, cuando el hijo de perdición estará gobernando sobre la tierra, que Israel agobiada por la situación que esta viviendo se convertirá al Señor. Entonces mirarán al que traspasaron. Todo coincide. Cuando Jesús vuelva a buscar a su iglesia, Israel en pleno dominio de las naciones vecinas, le verá y se arrepentirá, porque los cielos serán desplegados como ya le he explicado antes. Entonces se arrepentirán, y se volverán a Él. El Señor dijo, hablándole a las ovejas de Israel, que él tenía otro rebaño la cual debía traer a su redil (Juan 10:16) y de ambos grupos de ovejas (las judías y la de los gentiles) haría un solo rebaño. Como también dijo Pablo en Efesios 2:14.

¿Por qué me intereso por este tema, y lo expongo acá? Porque la doctrina que manejan los pretribulacionistas, hará que el pueblo de Dios ande confiado, creyendo que nada ha de pasarle, durante la gran tribulación, porque el Señor le vendrá a buscar antes. Pero esto no sucederá así porque como ya he explicado, el Señor vendrá después del gobierno del hijo de perdición, a buscar a su iglesia.

Desde el punto de vista de las cosas de la tierra, esto es lo que ha de pasar:
La bestia de Apocalipsis 13, la primera, la que sale del mar, está formada por un conglomerado de naciones, que se han reunido para levantar un gobierno sobre la tierra, entronando a Satanás, y quitando del medio a Israel y a la Iglesia de Jesucristo. Esta primera bestia tiene nombre y apellido: Se llama Nuevo Orden Mundial, y está formada por sociedades secretas entre ellas los Illuminatis. Hay un club formado por presidentes de naciones, primeros ministros, reyes, jefes de los principales bancos del mundo, jefes militares de los ejércitos más poderosas del mundo, llamado Bilderberg. Ellos planean cosas terribles.
1.      Establecer un solo gobierno, dirigido por el hijo de perdición
2.      Fundar una solo iglesia, quitando del medio toda doctrina previamente conocida. Esta iglesia es la Nueva Era, la cual ya existe y ha penetrado todos los órdenes de nuestra vida, incluyendo la Iglesia del Señor.
3.      Afirmar un solo ejército en el mundo, el cual contraloría a todas las naciones. Este ejército es la OTAN, el cual ya existe y es el que se ha encargado de derrocar gobiernos en los últimos 50 años.
4.      Fijar toda forma de comercio a través de una solo economía, con un solo banco central y una sola moneda. A través de esto controlarán en cada nación toda forma de producción y de comercio. De esto habla Apocalipsis 13:16,17.

Amigo, de que la iglesia pasará por la gran tribulación no le quepa la menor duda. Si no fuese así Apocalipsis 13:7 no diría: Y se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos. También se le dio autoridad sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación. O Daniel: Y veía yo que este cuerno hacía guerra contra los santos, y los vencía (Daniel 7:21). El cuerno 11 de Daniel, es la misma segunda bestia de Apocalipsis 13, es decir el anticristo. Si usted mantiene la enseñanza de que la iglesia se irá antes, mucha gente será sorprendida y por no estar preparada, cuando llegue la hora de la prueba, negará a Jesús y aceptará el gobierno de la bestia, y por tanto serán atormentadas en el infierno eternamente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL SEXTO SELLO:

¿QUÉ PASA CON LA TRIBU DE DAN?

EL RAPTO Y EL ARREBATAMIENTO