PRIMERA CONFERENCIA DEL TIEMPO DEL FIN: EL LAPSO DE GRACIA


PRIMERO CONFERENCIA DEL TIEMPO DEL FIN
TEMA.: LA PROFECÍA: VOZ DE DIOS

PRIMERA PARTE: EL LAPSO DE GRACIA

Y            BIENAVENTURADO EL QUE LEE, Y LOS QUE OYEN LAS PALABRAS DE ESTA PROFECÍA, Y GUARDAN LAS COSAS EN ELLA ESCRITAS, PORQUE EL TIEMPO ESTÁ CERCA.
Es la última bienaventuranza que se encuentra en La Biblia. Quiere decir que son bendecidos, los que consideran las palabras de la profecía. AL final del libro el Señor vuelve a decir:
Y            HE AQUÍ, VENGO PRONTO! BIENAVENTURADO EL QUE GUARDA LAS PALABRAS DE LA PROFECÍA DE ESTE LIBRO (Ap 22:7)
Sobre esto también hablo Pedro cuando escribió:
TENEMOS TAMBIÉN LA PALABRA PROFÉTICA MÁS SEGURA, A LA CUAL HACÉIS BIEN EN ESTAR ATENTOS COMO A UNA ANTORCHA QUE ALUMBRA EN LUGAR OSCURO, HASTA QUE EL DÍA ESCLAREZCA Y EL LUCERO DE LA MAÑANA SALGA EN VUESTROS CORAZONES, ENTENDIENDO PRIMERO ESTO, QUE NINGUNA PROFECÍA DE LA ESCRITURA ES DE INTERPRETACIÓN PRIVADA, PORQUE NUNCA LA PROFECÍA FUE TRAÍDA POR VOLUNTAD HUMANA, SINO QUE LOS SANTOS HOMBRES DE DIOS HABLARON SIENDO INSPIRADOS POR EL ESPÍRITU SANTO.

Teniendo estos versos, los cuales dejó el Señor para que entendiésemos la importancia de la profecía, trataremos de adentrarnos en el inescrutable mundo de la palabra profética, inspiradora de los acontecimientos del fin.

ACERCA DEL LAPSO EN EL TIEMPO DE LA GRACIA: Este es una de los misterios más importantes que aparecen en La Biblia, y el cual es necesario entender. Empezaremos si Dios lo permite, por este punto.

LAS SETENTA SEMANAS: Daniel es quizá el escritor apocalíptico que más habló acerca del antiCristo. Veremos todo esto.

En el capítulo 9 el Señor fija el tiempo de la entrada del hijo de perdición: Daniel comienza el capítulo 9 dando la fecha en la que se produce la revelación. Es el año primero de Darío el medo. Darío gobernó en Babilonia entre los años 521 al 486 a. C. Daniel dice que en el primer año de Darío indagó sobre el tiempo que Dios la había dado a Jeremías para cumplir las desolaciones de Israel. Jeremías (Anatoth, Judea 650 a. C. - Daphnae, Egipto 585 a. C.) debío tener su profecía en el 630 a. C. porque este fue el primer año del gobierno de Nabucodonosor II. Jeremías fechó el sometimiento de Israel en setenta años.

LA PROFECÍA A DANIEL:
Daniel probablemente vivió entre el 6 30 a. C. y el 530 a. C.) Dice Daniel que Gabriel vino volando con presteza, como a la hora del sacrificio de la tarde, presumiblemente las 3 de la tarde.  El ángel le dijo a Daniel:

Y            SETENTA SEMANAS ESTÁN DETERMINADAS SOBRE TU PUEBLO Y SOBRE TU SANTA CIUDAD, PARA TERMINAR LA PREVARICACIÓN, Y PONER FIN AL PECADO, Y EXPIAR LA INIQUIDAD, PARA TRAER LA JUSTICIA PERDURABLE, Y SELLAR LA VISIÓN Y LA PROFECÍA, Y UNGIR AL SANTO DE LOS SANTOS.

Es interesante acá el número que Dios da, porque a nuestro entender es un número de cumplimiento profético, es un número de perfección.
La profecía de las setenta semanas le fue dada a Jeremías en el año primero de Nabucodonosor, el cual fue rey en Babilonia durante los años  630-562 a. C.,  es probablemente el gobernante más conocido de la dinastía caldea de Babilonia. Esto significa que entre la profecía de Jeremías y la investigación de Daniel habían transcurrido 91 años.

 Entre otras cosas el Señor Dios le dijo a Jeremías:

Y            TODA ESTA TIERRA SERÁ PUESTA EN RUINAS Y ESPANTO, Y SERVIRÁN ESTAS NACIONES AL REY DE BABILONIA SETENTA AÑOS. Y CUANDO SEAN CUMPLIDOS LOS SETENTA AÑOS, CASTIGARÉ AL REY DE BABILONIA Y A AQUELLA NACIÓN POR SU MALDAD, HE DICHO JEHOVÁ…”.

Sobre esto preguntaba Daniel a Dios cuando Gabriel le dijo lo que mencionamos arriba. Volviendo al capítulo 25 de Jeremías encontramos que el anuncio de Dios acerca de lo que sucedería al final de las 70 semanas, está precisamente en los versos 15 al 38: el juicio a las naciones.
A Jeremías Dios le dijo:

Y            Y CUANDO SEAN CUMPLIDOS LOS SETENTA AÑOS, CASTIGARÉ AL REY DE BABILONIA Y A AQUELLA NACIÓN POR SU MALDAD, HA DICHO JEHOVÁ…Y TRAERÉ SOBRE AQUELLA TIERRA TODAS MIS PALABRAS QUE HE JUZGADO CONTRA ELLA…PROFETIZADO POR JEREMÍAS CONTRA TODAS LAS NACIONES, PORQUE TAMBIÉN ELLAS SERÁN SOJUZGADAS POR MUCHAS NACIONES Y GRANDES REYES, Y YO LES PAGARÁ CONFORME A SUS HECHOS, Y CONFORME A LAS OBRAS DE SUS MANOS. (JEREMÍAS 25:12-14)

La lista de naciones que bebieron del cáliz de la ira de Dios, según las naciones de aquella época fueron: Jerusalén, Judá, Egipto, Uz, Filistea, Escalón, Gaza, Ecrón, Asdod, Edom, Moab, Amón, Tiro, Sidón; Dedán, Tema, Buz, Arabia, Zimri, Elam, Media, todos los reinos del norte, los de cerca, y los de lejos, los unos con los otros, y a todos los reinos del mundo que están sobre la faz de la tierra. El reino de Babilonia será el último.
No obstante esto, Dios permitió que Jerusalén fuese reconstruida, y el templo hecho de nuevo después del asolamiento hecho por Babilonia, pero nunca desató la ira sobre estas naciones. ¿Por qué? Porque este era un anuncio de doble referencia, o doble cumplimiento.  Aunque la Babilonia de Nimrod fue destruida, aún queda una Babilonia, aún peor que la primera, por ser destruida.
Este anuncio hecho a Jeremías complementa el hecho a Daniel.  Sobre la destrucción de Babilonia en los tiempos de Jeremías lea Jeremías 51.  
Regresando el tema del momento de la aparición del hijo de perdición, Daniel nos da el momento según la visión, en su tiempo y circunstancias.

LA LÍNEA DEL KAIROS DE DIOS: El kairo de Dios, en cuanto a la palabra profética dada a Daniel dice que:

SABE, PUES, Y ENTIENDE, QUE DESDE LA SALIDA DE LA ORDEN PARA RESTAURAR Y EDIFICAR A JERUSALÉN HASTA EL MESÍAS PRÍNCIPE, HABRÁ SIETE SEMANAS, Y SESENTA Y DOS SEMANAS; SE VOLVERÁ A EDIFICAR LA PLAZA Y EL MURO EN TIEMPOS ANGUSTIOSOS. (Daniel 9:25)

Nehemias nos relata el asunto de la restauración de la ciudad, y dice lo siguiente:

SUCEDIÓ EN EL MES DE NISÁN, EN EL AÑO VEINTE DEL REY ARTAJERJES, QUE ESTANDO YA EL VINO DELANTE DE ÉL, TOMÉ EL VINO Y LO SERVÍ AL REY. Y COMO YO NO HABÍA ESTADO ANTES TRISTE EN SU PRESENCIA, ME DIJO EL REY: ¿POR QUÉ ESTÁ TRISTE TU ROSTRO? PUES NO ESTÁS ENFERMO. NO ES ESTO SINO QUEBRANTO DE CORAZÓN. ENTONCES TEMÍ EN GRAN MANERA.

Artajerjes I  fue un rey aqueménida de Persia desde el 465/464 a. C. hasta el 424 a. C.)y sucedió en el trono a su padre, Jerjes I. De tal forma que si descontamos 20 años, quedamos en el 445/444 a. C. para el momento en que se dio la orden de restaurar Jerusalén.

EL KAIRO DE DIOS CONTINUA: El kairo de Dios continúa y encontramos lo siguiente: Sesenta y nueve (69) semanas transcurrirían, hasta que el Mesías Príncipe le quitaran la vida.

Sesenta y nueve semanas corresponden a 483 años.  Desde el 424 a. C hasta 483 años después, quedaríamos ubicados en el 39 d. C.   

EL ERROR DE DIONISIO: El sistema de numerar los años a partir del nacimiento de Jesucristo, de la indicación A. D. (Anno Domini, año del Señor), se debe a Dionisio el Exiguo en el siglo VI.

Concretamente fue en el año 525 de nuestra era, cuando el monje Dionisio el Exiguo introdujo el calendario cristiano, al afirmar que Jesús había nacido el sábado 25 de diciembre del año 753 a.u.c. El clero cristiano se apresuró a difundirlo entre la población y situaron el principio de la nueva era, el A.D. 1 (Anno Domini 1) comenzando el Sábado 1 de Enero del año 754 a.u.c. que era el comienzo del primer año tras el nacimiento de Jesús.

Sin embargo, Dionisio cometió varios errores. El primero de ellos fue no incluir el año cero que debería situarse entre el año 1 a.C. y el año 1 d.C. Realmente no es muy justo atribuir este error a Dionisio, pues el cero era un concepto matemático desconocido en aquella época en su entorno. Pero también cometió el error de olvidar los cuatro años en los que el Emperador Augusto gobernó bajo su propio nombre: Octavio. De este modo el error sería de 5 años en total.

De esta manera el año 0 se convirtió en +5, con lo cual la muerte de Jesús debería ser fechada no el 33, sino el 38/39 d. C. De tal manera entonces que la coincidencia con la palabra profética es firme, y segura.

EL CONTEO SE DETUVO CON LA MUERTE DEL MESÍAS:
Después de la muerte del Señor, el conteo de las semanas debió haber continuado para entrar en la semana 70. Pero no fue así, sino que se detuvo

LA SEMANA 70 QUEDÓ SUSPENDIDA: Al finalizar la semana 69  el tiempo quedó suspendido a la espera de que sea su tiempo. Pero ¿Por qué quedó suspendido en el tiempo el cumplimiento de esta semana? Porque requiere que se cumpla un lapso. Recordemos que la semana 70 es aplicable solo al pueblo de Israel, porque esto fue lo que le dijo el ángel a Daniel: Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad. De tal manera que todo lo que se atravesara en la línea del kairo de Dios, que no tuviera relación directa con el pueblo de Israel y la santa ciudad, necesariamente obligaría a detener el conteo

LA ENTRADA DE LOS GENTILES: Cuando el Señor Jesús estuvo entre nosotros, lo hizo entre su pueblo. Sin embargo Él dijo lo siguiente: También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor. (Juan 10:16). El Señor Jesús vino a buscar otras ovejas, las cuales completarían con las de Israel uno solo y único rebaño. Ese otro rebaño es el resto del mundo, es decir los gentiles.

EL ANUNCIO DE PABLO EN ROMANOS: En cuanto al tiempo de las semanas dadas a Daniel, encontramos que dentro del plan de Dios estaba prevista la interrupción, porque la misma esperaría a que el plazo de Dios se cumpliera.
Israel no creyó y aún sigue sin creer, en Jesús ni en su anuncio. Esto detuvo el conteo progresivo que se traía desde la profecía dada a Daniel. El conteo se detuvo porque Israel no creyó, lo cual dio chance a Dios para salvar a los gentiles. Esto escribió Pablo:

PORQUE NO QUIERO, HERMANOS, QUE IGNORÉIS ESTE MISTERIO, PARA QUE NO SEÁIS ARROGANTES EN CUANTO A VOSOTROS MISMOS: QUE HA ACONTECIDO A ISRAEL ENDURECIMIENTO EN PARTE, HASTA QUE HAYA ENTRADO LA PLENITUD DE LOS GENTILES; Y LUEGO TODO ISRAEL SERÁ SALVO, COMO ESTÁ ESCRITO:     VENDRÁ DE SION EL LIBERTADOR, QUE APARTARÁ DE JACOB LA IMPIEDAD. (Romanos 11:25,26)

El antiCristo aparecerá cuando se dé inicio a la semana setenta. Ese es el tiempo de la guerra entre Israel y las naciones vecinas, será el tiempo en que el pueblo judío será dominado por sus enemigos, y será el tiempo preparatorio para el final.
Del texto de Daniel vemos que la semana 69 duró hasta la invasión que hizo el general y emperador Tito, en el año setenta a Jerusalén.


LA SEMANA SETENTA: El versículo 9:27 habla de la semana 70.

Y POR UNA SEMANA CONFIRMARÁ EL PACTO CON MUCHOS; A LA MITAD DE LA SEMANA HARÁ CESAR EL SACRIFICIO Y LA OFRENDA. DESPUÉS CON LA MUCHEDUMBRE DE LAS ABOMINACIONES VENDRÁ EL DESOLADOR, HASTA QUE VENGA LA CONSUMACIÓN, Y LO QUE ESTÁ DETERMINADO SE DERRAME SOBRE EL DESOLADOR.

La semana 70 presenta, al parecer, una acción doble solapada en profecía de doble referencia, o doble cumplimiento. La profecía doblemente cumplida está en el final de la semana 69 y el comienzo de la 70. El final de la semana 69 dice: y el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario; y su fin será con inundación, y hasta el fin de la guerra durarán las devastaciones. El primer cumplimiento de esta profecía es con el general romano y luego emperador de Roma, Tito Flavio Sabino Vespasiano.
Sobre las acciones que emprendería este hombre el Señor Jesús dijo: Cuando Jesús salió del templo y se iba, se acercaron sus discípulos para mostrarle los edificios del templo. Respondiendo él, les dijo: ¿Veis todo esto? De cierto os digo, que no quedará aquí piedra sobre piedra, que no sea derribada. (Mateo 24:2)

Pero el texto correspondiente a la semana 70 inicia diciendo que por otra semana confirmará el pacto con muchos. Siendo que han sido gastadas sesenta y nueve semanas, solo queda la semana 70. Y esta debe ser la que hace referencia Daniel. En consecuencia hay un solape de hechos, y dado que hay una discontinuidad de 2000 años, esto indudablemente debe significar que las acciones de Tito Flavio Vespasiano, serán imitadas y superadas por el antiCristo, para así confirmar el solape. En consecuencia el antiCristo aparece en la semana 70. 
Ahora bien ¿Quién es el desolador? El desolador sólo aparece en Daniel 9:27. Ningún otro texto bíblico lo menciona. A Satanás nunca se le llamó el desolador, aunque le ajusta muy bien el apelativo.  ¿Será el antiCristo el desolador? Si el antiCristo es el mismo que confirma el pacto con muchos, entonces él no es el desolador.

EL ANTICRISTO:
Algunos interpretan la primera parte de la semana 70, como una habilidad para negociar la paz que tendrá el antiCristo, lo cual en un ambiente de guerra estaría justificado si estuviésemos hablando de alguien tan habilidoso para engañar, que usaría la paz para fomentar la guerra. La palabra “pacto” usada acá es interpretada como un cese de la guerra. Esto cobra sentido cuando uno sabe que sobre Israel viene una guerra con sus vecinos, y que mejor estrategia para conseguir el respaldo de la mayoría, que lograr un acuerdo de paz entre las gentes que pelean, pero la verdad no estamos muy convencidos en cuanto a que esto sea así.
Pacto es lo que Dios ha hecho con Israel primeramente cuando Moisés les entregó la ley, y segundo con toda la humanidad a través de Jesús. Pero los judíos no han creído en Jesús, por lo que queda vigente el primer pacto. Este hombre del cual habla la profecía a Daniel, conformará ese pacto por una semana. Se mostrará como un buen judío, amante de la ley de Dios, y servidor de la Torah. Pero su intención es engañar a Israel y al mundo. Recordemos que la profecía a Daniel está dada sobre su pueblo, de manera que Israel marca el designio de todas las cosas.
El sacrificio y la ofrenda son parte del ritual judío, que aún practican y que han mantenido por años.
El capítulo 11 de Daniel, que trata sobre los acontecimientos que envuelven la llegada del antiCristo,  también menciona a este momento. En el veros 31 dice: Y se levantarán de su parte tropas que profanarán el santuario y la fortaleza, y quitarán el continuo sacrificio, y pondrán la abominación desoladora.
En la profecía dada a Daniel contenida en el capítulo 11 de su libro se señalan las características de la llegada del antiCristo, la cual debería ser en todo semejante a la de Antíoco Epífanes IV.
Durante la semana 70, a la mitad de ella el antiCristo (al igual que Antíoco Epífanes IV) hará cesar los ritos religiosos en Israel.
Pero el capítulo 11 de Daniel da más detalles:
Y            Emprenderá una acción directa en contra de Israel. Su corazón será contra el pacto santo (Israel). (v. 28).
Y            Logrará que muchos judíos se vuelvan a él, y abandonen sus creencias. Él se entenderá con ellos, y hará pacto.
Y            A la mitad de la semana prohibirá la práctica de los rituales judíos. (v 30)
Y            Colocarán la abominación desoladora en el templo. Será necesario que el nuevo templo sea construido. Esta abominación podría ser la estatua de Baphomet. (V 31)
Y            Muchos apostatarán de su creencia en YHWH, y aceptarán lo que les ofrece el antiCristo, pero otros se mantendrán firmes. (V 32)
Y            Habrá algunos fieles que se mantendrán en incógnito enseñando a los valientes, pero luego serán descubiertos, atrapados, encarcelados y asesinados (v 33)
Y            Algunos ayudarán a los que estén en problemas. (v 34)
Y            El antiCRisto tendrá gran poder, y negará al Dios único. (v 35)
Y            No respetará a ningún dios, y su norma será la inmoralidad y la deslealtad. (v 36, 37)
Y            Con Satanás hará pacto, y con él se asociará  (v 38,39)
Y            Pero al final será quitado del medio

EL TIEMPO FIJADO: Hay un tiempo fijado para todo, y en este tiempo entran tanto judíos como gentiles. Dios ha dado un tiempo para que los judíos se conviertan, lo cual sucederá después que los gentiles hayan entrado.
El tiempo de Dios debe ser cumplido, porque la dispensación de la gracia requiere de un plazo. El momento para la aparición del hombre de pecado, es justo cuando se desate la guerra contra Israel. Este es el plazo acordado por Dios.

LA CONVERSIÓN DE ISRAEL: Israel se convertirá después o durante el momento que los gentiles estén siendo completados, y esto sucederá durante el asedio y la guerra.
HE AQUÍ YO PONGO A JERUSALÉN POR COPA QUE HARÁ TEMBLAR A TODOS LOS PUEBLOS DE ALREDEDOR CONTRA JUDÁ, EN EL SITIO CONTRA JERUSALÉN. (Zacarías 12:2)
Y EN AQUEL DÍA YO PROCURARÉ DESTRUIR A TODAS LAS NACIONES QUE VINIEREN CONTRA JERUSALÉN. (Zacarías 12:9)
Durante la guerra a Jesrusalén cuando el gobierno del antiCristo, de alguna manera Dios se manifestará a Israel, abrirá sus ojos y ellos verán. Entonces verán a Jesús, y le reconocerán y entonces ellos se convertirán a Él, en dolor.
Y DERRAMARÉ SOBRE LA CASA DE DAVID, Y SOBRE LOS MORADORES DE JERUSALÉN, ESPÍRITU DE GRACIA Y DE ORACIÓN; Y MIRARÁN A MÍ, A QUIEN TRASPASARON, Y LLORARÁN COMO SE LLORA POR HIJO UNIGÉNITO, AFLIGIÉNDOSE POR ÉL COMO QUIEN SE AFLIGE POR EL PRIMOGÉNITO. (Zacarías 12:10)
LUEGO DE LA CONVERSIÓN DE ISRAEL EL TIEMPO DE GRACIA HABRÁ TERMINADO: Acerca del lapso de gracia, el tiempo que existe entre la semana 69, y la semana 70, Oseas profetizó:

Y            OSEAS 6:2 DICE: NOS DARÁ VIDA DESPUÉS DE DOS DÍAS; EN EL TERCER DÍA NOS RESUCITARÁ, Y VIVIREMOS DELANTE DE ÉL.

Así como pedro dijo:

Y            MAS OH AMADOS, NO IGNORÉIS ESTO; QUE PARA CON EL SEÑOR UN DÍA ES COMO MIL AÑOS, Y MIL AÑOS COMO UN DÍA (2 PEDRO 3:8),

EN consecuencia es posible interpretar el pasaje de Oseas, como que Dios ha definido dos mil años para darnos vida, habiendo entrado el día tercero, es decir en el transcurso del año 3000, posterior a la primera venida,  nos resucitará. Esto es un hecho cierto y está en perfecto cumplimiento, y en total concordancia con la palabra profética. Dos mil años ya pasaron desde el momento en que Jesús vivió entre nosotros. Estamos justamente viviendo el tercer milenio desde su venida. Este es el momento adecuado. 

SEGUNDA PARTE: EL FIN DEL LAPSO DE GRACIA, LA VENIDA DEL SEÑOR JESÚS:
Según hemos entendido el lapso entre la semana 69 y la semana 70 es el lapso de gracia. ¿Por qué paso esto? Podríamos decir que por el amor de Dios a Israel, con lo cual caeríamos inevitablemente en que es por el amor a los gentiles. Esto lo veremos seguidamente.
Veamos:

En 2 Tesalonicenses 2 encontramos la primera porción profética:
Y            PORQUE YA ESTÁ EN ACCIÓN EL MISTERIO DE LA INIQUIDAD, SOLO QUE HAY QUIEN AL PRESENTE LO DETIENE, HASTA QUE EL A SU VEZ SEA QUITADO DEL MEDIO, Y ENTONCES SE MANIFESTARÁ AQUEL INICUO, A QUIEN EL SEÑOR MATARÁ CON EL ESPÍRITU DE SU BOCA, Y DESTRUIRÁ CON EL RESPLANDOR DE SU VENIDA, INICUO CUYO ADVENIMIENTO ES POR OBRA DE SATANÁS, CON GRAN PODER Y SEÑALES Y PRODIGIOS MENTIROSOS Y CON TODO ENGAÑO DE INIQUIDAD  PARA LOS QUE SE PIERDEN , POR CUANTO NO RECIBIERON EL AMOR DE LA VERDAD PARA SER SALVOS
Sin duda que hay alguien o algo que detiene al antiCristo. ¿Y esto qué es?

El poder que detiene al hijo de perdición se fundamenta no en que la iglesia está acá en la tierra, ya que ella estará durante el gobierno del hijo de perdición, como lo señala 2 Tes 2:1-5. Lo que detiene al hijo de perdición es que “tiene que esperar el tiempo”. Este tiempo está basado en Israel, el pueblo amado de Dios, escogido inicialmente a través de Abraham. Para entender esto debemos ir a Romanos 11.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿QUÉ PASA CON LA TRIBU DE DAN?

EL SEXTO SELLO:

EL RAPTO Y EL ARREBATAMIENTO