Y FRACASARÁ DE NUEVO

Ya ni siquiera pienso que Harold Camping sea miembro de alguna sociedad secreta Illuminati, y que se disfraza de cristiano para que su profecías puedan ser creíbles. Pasaron seis meses desde que fracasó con su falsa profecía. Pero también pasaron seis meses desde que hizo el anuncio de una nueva fecha, el 21 de octubre. Es decir que al momento de escribir esto, solo falta un poco más de 24 horas.
Desconozco cual es el método que usa Camping para sus pronósticos, pero lo seguro es que tal análisis no lo hace leyendo su Biblia.
Harold Camping volverá a fracasar, y espero que no vuelva a dar fechas, aunque como le gusta el 21, es muy probable que diga que no calculó bien, y termine dándonos la fecha del 21 de diciembre de 2012, para así estar de acuerdo con las profecías mayas. Entonces si convendríamos en que el tipo si no tiene algo de Illuminati, por lo menos tiene de nuevariano.
Parece que últimamente a la gente le ha dado por anunciar el fin del mundo. Hace poco una iglesia adventista comenzó a publicar vallas en EEUU, Europa y América Latina, prediciendo que el fin del mundo sería el pasado 15 de octubre. !Que manía, no!
Estos también se estrellaron, y quien sabe adonde andarán ahora, o que nueva fecha nos tendrán preparada. A los que anuncian fin de mundo, luego se les termina el mundo, porque desaparecen.
Si a esta oleada de busca famas, les unimos los que anunciaban que cuando el comete Elenin se alineara con la tierra y el sol, sobrevendría un cataclismo de condiciones impredecibles, entonces encontraremos que la cosa es de epidemia. Aunque ya a Elenin no lo nombran, es seguro que para el 11 de noviembre de 2011 lo van a sacar de nuevo... Eso si, si no se termina la cosa el 21 de octubre, de acuerdo con HC.
La verdad es que el que se aventure a dar fechas terminara mal, porque el mismo Señor Jesús enseñó que del día y la hora del final nadie, ni siquiera él, sabía. Tan sólo el Padre. Pablo también alertó que no se buscarán fechas, no se dijese que el día del Señor estaba cerca, porque para que llegue Jesús, dio Pablo, es necesario que primero venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición. Y este, gracias a Dios, aún no ha llegado (2 Tesalonicenses 2:1-3).
Con relación a esto, y tratando de ser serios en este asunto, debemos decir con absoluta propiedad, basados en la profecía bíblica, que los que se aventuran a dar fechas, y peor aún a decir que esta próxima la fecha, es porque nunca se toman el tiempo de estudiar seriamente su Biblia. Solo la tienen, para llevarla debajo del brazo y nada más.
Veamos.
Ya dijimos que el Señor no vendrá sin que antes venga la apostasía, pero veamos algunos eventos asociados, que de paso ya hemos explicado en otras entradas, en esta misma página.
Cuando el hijo de perdición aparezca, y comience a gobernar, tendrán que desarrollarse siete sellos y siete trompetas para que el Señor aparezca, porque Él viene a la final trompeta, o sea a la séptima (1 Co 15:51-53). La ocurrencia de estos eventos exige tiempo entre ellos, NO sucederán en un momento. Cuanto tiempo no lo sabemos, pero lo que si es seguro es que no serán entre hoy y mañana, como para que HC tenga razón.
Ahora bien la venida del Señor no es el fin del mundo, porque si habrá fin de mundo. Pedro lo escribió en su segunda carta (2 Pedro 3.12-14). EL fin del mundo será después de la batalla de Arnagedón, cuando Satanás sea derrotado por el Rey de reyes, y aquel sea apresado, junto con el falso profeta, la muerte, el Hades, y todos los que no están escritos en el libro de la vida.
Después que todo esto haya terminado, Dios creara una nueva tierra y unos nuevos cielos, lugar adonde descenderá la Nueva Jerusalén, y el Padre habitará en ella.
Para la llegada de este momento deberán transcurrir como mínimo 1000 años, que es el tiempo que Jesús gobernará en la tierra, más los otros tiempos para que sucedan las eventos conexos, que ya hemos citado, a los que habría que añadir siete copas de la ira de Dios.
Sabiendo esto, podemos entender porque los HC fracasan a cada rato, y seguirán fallando. Sin embargo usted no se deje engañar porque el día del Señor es como la noche del ladrón, llega si avisar. Así que prepárese, para que no le sorprenda.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿QUÉ PASA CON LA TRIBU DE DAN?

EL SEXTO SELLO:

EL RAPTO Y EL ARREBATAMIENTO