LOS SANTOS

ANTECEDENTES: Recientemente Bergoglio, el Papa Francisco, “canonizó” a dos Papas fallecidos, uno en 1963 Juan XXIII, y el otro en 2005, Juan Pablo II.  Canonizar sería algo así como incluir en el canon de Santos. Esto es porque la iglesia Católica, tiene su canon de santos.
Canon (religión), en el uso cristiano, regla o criterio. A mediados del siglo III, la palabra hacía referencia a aquellas doctrinas reconocidas como ortodoxas por la Iglesia cristiana. Más tarde, se utilizó para designar, de forma conjunta, la lista de libros aceptados como canónicos, que pasarían a formar las escrituras. El término canon también es utilizado para designar el catálogo o registro de los santos.
Pero uno, que conoce las Escrituras sabe que, no existe tal canonización, ni mucho menos la autoridad del Papa, para nombrar Santos. Es por esto que uno se pone remolón con el asunto y le da por escribir. Uno sube esto “a la red”, y a ver qué pasa. Aunque, la verdad, nunca pasa nada.
Las escrituras reconocen que el pueblo de Israel fue tomado por Dios como “sus santos” (2 Pedro 1,21; 2Pedro 3.2), y a los gentiles que fueron hechos hijos de Dios por gracia, también se les dio este privilegio (Ef 2.19) Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios.
LA MENTIRA DEL VATICANO: Según escuche, en parte de la transmisión hecha por EWTN, el canal oficial del Vaticano, el proceso de “canonización” requiere que la persona a “canonizar”, tenga cuando menos 5 años de muerta, y se le reconozcan, cuando menos,  dos milagritos.
Es que el proceso del Vaticano, es mucho más rígido y exigente que el de Dios. Las escrituras dicen claramente que todo el que se acerca a Jesús, es llamado a ser santo. Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo,  según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él,  en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad. (Ef 1.3-5). Según el protocolo de Dios, Él hace el llamado a ser santo, pero quien se santifica es el que recibe el llamado.
Porque ser santo, para el Creador, no es asunto de hacer milagros, sino de obedecer su Santa Voluntad, y no dejarse contaminar con el pecado (Efesios 5.3). Porque la razón de la cruz, es presentar a los hijos como santos y sin mancha delante de Dios (Colosenses 1.21-23), por ello Pedro hace esta invitación: sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir. (1 Pedro 1.15) Para ser santo, según el protocolo de Dios, no se requiere tanta formalidad, sino un corazón dispuesto a obedecerle. Porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo. (1 Pedro 1.16)
ES ESTANDO VIVOS: Para la iglesia católica la santificación se hace una vez que la persona tiene, cuando menos, cinco años de muerta. Pero, innumerables testimonios deja la Biblia que demuestran que Dios santifica, a los que están vivos.
 En este saludo de Pablo, queda claro que los santos eran personas que estaban vivas, al momento de él  dar el saludo. Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, y el hermano Timoteo, a la iglesia de Dios que está en Corinto, con todos los santos que están en toda Acaya. (2 Corintios 1.1)También en otra oportunidad, son los santos quienes saludan, quedando claro que no era un mensaje desde ultraumba, sino de seres que estaban muy vivos. Todos los santos os saludan. (2 Corintios 13.13).
En los tiempos del inicio de la iglesia neo testamentaria, los santos, no eran seres de altares para ser reverenciados, sino personas vivas, de carne y hueso, que llevaban sobre sí mismos la carga de una nueva fe que les  era perseguida, y que necesitaban de la ayuda de los más fuertes.
Como testifica en la carta a Filemón: Pues tenemos gran gozo y consolación en tu amor, porque por ti, oh hermano, han sido confortados los corazones de los santos. (Filemón 1.7) O lo que reconoce el escritor de la carta a los hebreos: Porque Dios no es injusto para olvidar vuestra obra y el trabajo de amor que habéis mostrado hacia su nombre, habiendo servido a los santos y sirviéndoles aún. (Hebreos 6.10).
Es por estos sufrimientos que los santos padecían, a causa de defender su fe, que Judas escribió: Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. (Judas 1-3)  santos de la iglesia católica no defienden fe alguna, sino que una vez muertos, son “adorados” por las multitudes.  En los tiempos proféticos por venir, los santos tendrán un gran papel, de sufrimiento y persecución. Precisamente, por el sufrimiento de estos santos, que presentarán oraciones de mucho dolor delante de Dios, es que Dios derramará castigo sobre la tierra (Apocalipsis8.3,4).
LA VERDAD: Casi llegando al final de la “santificación” de estos dos Papas, la televisión mostró a Bergoglio besando las reliquias de estos “santos”. Así entendemos que la visión de santificación de la iglesia Católica, no es la misma que la de Dios. Según Wikipedia una Reliquia es una parte del cuerpo de una persona, o todo él, venerado por algún motivo, o bien algún objeto que, por haber sido tocado por esa persona o por otros motivos, es digno de veneración. En general se refiere a cuerpos de santos, en el catolicismo; o, en sentido más amplio, a objetos que tienen un gran valor sentimental para alguien.
Entonces el objetivo de la iglesia Católica es crear adoración, o cuando menos veneración, hacia los santificados, cosa que ha sido rechazado por Dios y así aparece en Su Palabra: A Jehová tu Dios temerás, y a él solo servirás, y por su nombre jurarás.  No andaréis en pos de dioses ajenos, de los dioses de los pueblos que están en vuestros contornos;  porque el Dios celoso, Jehová tu Dios, en medio de ti está; para que no se inflame el furor de Jehová tu Dios contra ti, y te destruya de sobre la tierra.  No tentaréis a Jehová vuestro Dios. (Deuteronomio 6.13-16). O como había anunciado previamente: No tendrás dioses ajenos delante de mí. No harás para ti escultura, ni imagen alguna de cosa que está arriba en los cielos, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas ni las servirás (Deuteronomio 5.7-9).
Yo he tenido Biblias católicas, y este pasaje está escrito tal cual, como lo presento acá. Entonces ¿por qué la jerarquía católica se enfrenta tan directamente a Dios? ¿Por qué si dicen que el Papa es vicario de Cristo, le desobedece de manera tan insultante?
La iglesia católica ha añadido a dos hombres, al larguísimo canon de santos que posee; y desde ya las enrome multitud ha comenzado a reverenciarles. Sin embargo éstos no tienen el prototipo de los verdaderos “santos”, ya que mientras estuvieron vivos fueron llenos de comodidades, y sus vidas no respetaron “el canon de santidad de Dios”. En consecuencia, éstos burdos personajes no son verdaderamente santos.

Con relación a Bergoglio, el es un servidor y adorador de Satanás, y junto con él estará en el lago que arde con fuego y con azufre, donde seguramente le acompañarán  Angelo Giuseppe Roncalli (Juan XXIII) y Karol Józef Wojtyła ( Juan Pablo Segundo).  

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL SEXTO SELLO:

¿QUÉ PASA CON LA TRIBU DE DAN?

EL RAPTO Y EL ARREBATAMIENTO