TODOS SON IGUALES

El Universal (diario venezolano) anunció ayer 5 de noviembre de 2013, que el gobernador del estado Miranda (zona central del país, que forma parte del área metropolitana de Caracas) Henrique Capriles Radonsky viajó hacia El Vaticano para reunirse con el papa Francisco. Ya el señor Maduro, presidente de la república, lo hizo el 17 de junio, próximo pasado.
¿Por qué lo hacen? Para muchos la audiencia del papa, significa casi lo mismo que reunirse con Dios, porque él es eso, más o menos, para esta humanidad. Pero para los políticos podría significar más que eso. Muchas personas se rinden ante el poder del Vaticano, y allí quedan incluidos presidentes, reyes, príncipes, primeros ministros, empresarios, y todos aquellos que de una u otra manera ejercen autoridad y poder. Por los salones del Vaticano hemos visto desfilar a cuanta persona influyente existe, desde políticos hasta religiosos, e inclusos religiosos protestantes han hecho su fila para ver al “santo padre”.
Pero ¿qué busca un político, o una persona influyente cuando visita al papa? ¿Su bendición? Para el gran conglomerado, ciego a lo que ocurre en los sótanos de la “santa sede”, las visitas al papa significan recibir la “bendición de Dios”, porque le creen conectado con el Creador. Pero para el político es más que eso… es buscar dirección.

Ni derecha ni izquierda, ni comunismo ni capitalismo, escapan al poder de Roma. Todos son iguales. Quizá usted no lo sepa, amable lector, pero en las cuatro paredes de una oficina del Vaticano se planifica la dirección del mundo. Allí se encuentra el gobierno masónico-Illuminatis dirigido por el papa, quien no es religioso, ni santo, ni padre, ni nada de esto, sino un individuo guiado por Satanás, quien busca el máximo poder en todo el mundo. Él quiere el trono del máximo gobernante sobre la tierra, y todos seguirán rindiéndose delante de él.

Francisco, cuyo nombre verdadero es Jorge Mario Bergoglio, fue electo el 13 de marzo de 2013 en la quinta votación efectuada durante el segundo día de cónclave, después de la renuncia de Benedicto XVI, quien aún vive y ejerce el cargo de papa emérito. Jorge Mario es jesuita, es decir pertenece a la compañía de Jesús, y fue ordenado sacerdote en 1969, ocupando como superior provincial jesuita en Buenos Aires. De hecho Francisco es el primer papa jesuita.
Según el Dr. Alberto Rivera, ex jesuita de alto rango, que posteriormente se convirtió a Cristo, y que ya partió con el Señor, tanto la Francmasonería como los Illuminati, así como una lista casi interminable de siglas y grupos, no son sino creaciones de los Jesuitas. Ignacio de Loyola, fundador de la Orden de los Jesuitas, creó también los Illuminati, poniéndola bajo la cobertura de la institución romana católica.

La intención de Loyola era que los Illuminati fueran capaces de llegar a controlar la economía mundial, la banca internacional, las fuerzas militares; así como a ser maestros en toda suerte de poder de
brujería, controlando las religiones del mundo, con la finalidad de que la humanidad entera se arrodillara y sirviera al papa de Roma. Según Rivera, la Orden trabaja con los brujos a nivel mundial. No en vano la Biblia nos dice que la gran ramera de Apocalipsis 17, es la “madre de las abominaciones de la tierra”.
Cuando empezó a divulgarse que Loyola había fundado los Illuminati, los jesuitas hicieron que otro miembro fiel llamado Adam Weishaupt (jesuita bajo el juramento extremo e inducción), fingiera dejar la Orden Jesuita y afirmara ser el originador de los Illuminati en Baviera, el 1 de mayo de 1776. Esto fue hecho para que el mundo creyera que no existe conexión entre los Illuminati y el sistema católico romano.

El grupo Vaticano-masones-Illuminatis se reúne una vez al año, de manera oficial bajo el nombre de Clan Bilderberg, y el papa no aparece por ningún lado. En Bilderberg no puede, ni debe, aparecer el papa, porque sería demasiado evidente. El debe permanecer en el Vaticano, aparentando ser el “vicario de Cristo” o el “representante de Dios en la tierra”, mientras en los espacios públicos, “reparte bendiciones”, oficia misas, y recibe a personajes así en los oscuros sótanos de su sede, se decide la suerte de mundo. Todos le obedecen, desde el presidente de los EEUU, como el de Rusia, pasando por todas las naciones poderosas del mundo. Y mientras “eleva una plegaria por los pobres del mundo”, esos mismos pobres son cada día más pobres, y mueren sin piedad. Los papas no van a África, o lo hacen muy poco, sin embargo son vistos en naciones y continentes pudientes, donde su influencia notoria seguramente redundará en recompensa política y poder. Los papas no van a África, ni re reúnen con presidentes de ese continente, porque allí no hay petróleo, ni riquezas, ni influencia. Ellos se reúnen con gente de poder, donde pueden desarrollar poder. Mientras tanto Bilderberg, que recoge en sí mismo a las cabezas del mundo, imparte instrucciones, sobre lo que ha de ser hecho. Por ejemplo, el plan para mermar la confianza en las poderosas economías del mundo, como algunas europeas, y ahora EEUU ha dado resultado. Una caída en la economía de USA sería un gran descalabro mundial.

El gobernador de Miranda, Henrique Capriles Radonsky, ferviente católico y político de gran proyección, no dudo en acudir a Roma, cuando recibió la carta de invitación de  Bergoglio ¿Conocerá este político de las intrincadas redes de poder, del gobierno bajo las sombras? ¿O simplemente acudió como corderito, ante el llamado de su pastor? Es posible que sea esto último, pero cuando llegue allá, a lo largo de los pocos minutos que dure su reunión, sabrá del hombre más poderoso sobre la tierra: el papa Francisco y sabrá lo que debe hacer. Los lineamientos están definidos con más de dos siglos de anticipación, y todos tienen que sujetarse. Henrique los conocerá, y decidirá si responde o no. Mientras tanto, se presenta, ante la oficina papal cargado de idolatría, como suele hacerse en Roma...quizá así le agrade.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL SEXTO SELLO:

¿QUÉ PASA CON LA TRIBU DE DAN?

EL RAPTO Y EL ARREBATAMIENTO